abril 30, 2020
Los 10 pueblos de México que hay que conocer una vez en la vida
Paola Gerez Levy

Una serie de destinos nacionales ideales para las primeras escapadas post-contingencia.

Aunque estos días de quedarse en casa nos impiden viajar, podemos aprovecharlos para planear nuestra próxima aventura. Antes de decidir a dónde iremos, hay muchos temas que considerar; es probable que cuando podamos al fin salir de casa no podamos visitar ningún destino del extranjero, porque diversos gobiernos han dicho que las reglas irán relajándose poco a poco.  La buena noticia es que para vivir experiencias únicas (capaces de cambiarnos la vida), no tenemos que ir muy lejos ya que nuestro país tienen una riqueza infinita que se ve en playas, ciudades, altas montañas y, por supuesto, en los infinitos pueblos pintorescos que están en todo el territorio.

En estas ciudades diminutas vive esencia de lo que somos. Cada una está llena de historia, de gastronomía única y de arquitectura centenaria. Cada una merece que la conozcamos, el problema es que son tantas que recorrerlas en su totalidad sería casi imposible. En honor a esto, y para imaginar la ruta del primer viaje que haremos cuando pase la contingencia, hemos seleccionado 10 pueblitos perfectos para conocer o reconocer México.

Atlixco

Puebla

En las faldas del Popocatépetl hay un pueblo que goza una de las mejores vistas del volcán. Basta escalar el Cerro San Miguel, sobre el que hay una ermita, e ir a alguno de sus cuatro miradores. Una gran ventaja de Atlixco es que tiene buen clima todo el año; aún así, la recomendación es ir en octubre y noviembre cuando los campos se llenan de cempasúchil.

atlixco pueblo magico

Foto: Sam Kano Rojas

Cuetzalan

Puebla

Escondido entre las montañas del norte del estado, este pueblo se caracteriza por sus callejones, casitas y tejados. Aquí se expresa la cultura nahua; un ejemplo de ello es el uso del trueque en el mercado, ubicado, paradójicamente, cerca del centro colonial.

Cuetzalan, un pueblo mágico en Puebla

Izamal

Yucatán

También llamada La ciudad amarilla, Izamal se tornó de este color en 1993, cuando los aldeanos decidieron pintar las fachadas del tono del sol en honor a la visita del Papa Juan Pablo II. El lugar se edificó sobre los restos de la ciudad maya de Pap-hol-chac, por lo que no extraña encontrar algunas pirámides pequeñas en medio del pueblo. Otro de sus atractivos es el convento de San Antonio de Padua, que también reluce un cálido ocre.

Yucatán

Mitla

Oaxaca

El nombre oficial de este pueblo –rodeado de magueyes, fábricas de mezcal y una de las cuevas más antiguas de América es San Pablo Villa Mitla. Su encanto radica en la conservación del pasado zapoteca del sitio, un rasgo que se puede contemplar en las innumerables estructuras prehispánicas que enmarcan las arterias. Además, vale la pena visitar la Iglesia de San Pablo construida en el siglo XVI con enormes cúpulas rojizas y un interior barroco.

mitla

Foto: Oaxacavisual

Pátzcuaro

Michoacán

Con un 10% de hablantes de purépecha, este pueblo a orillas del lago del mismo nombre es una visita obligada para la época de Día de Muertos, pues ofrece un espectáculo de flores, comida, colores y veladoras que es único en la Tierra. Los más aventureros pueden subirse a una lancha para llegar a la isla de Janitzio y conocer una nueva cara de esta celebración.

pátzcuaro pueblo magico

Foto: Visit México

San Cristóbal de las Casas

Chiapas

En el corazón de los Altos de Chiapas hay un pueblo colonial que se fundó en el siglo XVI y desde ahí no ha perdido su atractivo. Aquí, entre calles empedradas, cafés y tiendas de diseño uno puede sentirse lejos de todo. Basta visitar la Catedral, cuya fachada amarilla y roja esconde un interior dorado o escuchar cómo hablan en maya algunos locales.

Foto: Javier Azuara

Taxco

Guerrero

Aunque el icónico templo churrigueresco de Santa Prisca exista desde el siglo XVIII, la fama de Taxco se disparó en los años 40 como un destino de diseño especializado en la joyería de plata. Al caminar por sus calles, empinadas y empedradas, se puede llegar a miradores asombrosos que ofrecen vistas panorámicas.

taxco pueblo

Foto: Comisión Mexicana de Filmaciones

Todos Santos

Baja California Sur

En en lado oeste de la Península de Baja California se encuentra un sitio de alma bohemia que atrae a toda clase de mentes creativas que buscan alejarse de la ciudad. En sus calles, bordeadas por buganvilias, uno encuentra galerías de arte, hoteles boutique y numerosas terrazas, así como clubes de playa para gozar del Pacífico mexicano. Para un poco de historia, está la Misión de siglo XVIII.

todos santos

Foto: Ana Rodríguez Carrington

Valladolid

Yucatán

El centro de esta ciudad (una de las más antiguas de la Península) todavía conserva su esencia pueblerina. Entre sus arterias, trazadas con precisión y llenas de casitas de colores bien conservadas, uno puede toparse con el cenote Zaci, en plena urbanización, o bien con el exconvento franciscano de San Bernardino.

valladolid

Cenote Zaci. Foto: Eduardo Manchón

Valle de Bravo

Estado de México

Valle de Bravo es un paraíso para las actividades al aire libre como bici, parapente, veleo o senderismo. Entre los espacios naturales en los que uno puede ponerse en movimiento está el Parque Estatal Monte Alto, con una serie de rutas en medio del bosque. Si no, siempre se puede disfrutar de sus callejuelas sinuosas, del bullicio del centro y, en invierno, de fogatas en medio de la niebla.

valle de bravo

Foto: Visit México

¿Te gustó esta nota? Suscríbete a nuestro newsletter aquí para tener acceso a todo el contenido de Travesías.

En portada: Atlixco. Foto de Visit México

***

También te recomendamos:
Un documental (gratis) de Miyazaki para inspirarnos durante la cuarentena

Los niños y los museos (algunas actividades virtuales que amarán)
Nikon ofrecerá clases de foto (gratis) durante abril

Más Leídas

Ver Más