julio 22, 2020
Cinco sitios en México en los que reina la tranquilidad (y el silencio es música)
Paola Gerez Levy

Es hora de volver a viajar, y afortunadamente en México existen destinos tranquilos y alejados que nos permiten hacerlo con responsabilidad.

Nunca está de más apartar unos días para salir de casa y refugiarse en la naturaleza; ahí donde el tiempo no corre, el silencio es música, el aire es puro y las pandemias son fáciles de eludir. México es el destino perfecto para emprender una de estas exploraciones al aire libre; es un país en el que coexisten muchos ecosistemas, y que en estos momentos se ha convertido en la primera opción de muchos para retomar –de una manera responsable– los viajes.

Y es que después de meses en cuarentena, quizá no hay una opción más segura que planear una ruta, subirse a un coche, pasear por la carretera y conocer esos sitios inadvertidos en los que abundan los árboles, el agua y los sonidos de los pájaros al fondo.

De hecho, algunas de las recomendaciones que hacen los expertos en cuanto a viajar en esta temporada de verano son elegir destinos no muy concurridos, de espacios abiertos, donde haya buena circulación de aire. Es por eso que seleccionamos cinco localidades en el país que son ideales para una primera salida post-coronavirus.

Sierra Gorda

Querétaro

En esta región del Bajío uno puede encontrar cinco misiones franciscanas rodeadas por las imponentes montañas de la Sierra Gorda. Estos templos, que datan del siglo XVIII, y que son, desde 2003 son Patrimonio de la Humanidad, son un ejemplo del complejo proceso de evangelización que se dio en el país hace 300 años. Además de contemplar su arquitectura barroca, en estos pueblos –Jalpan de Serra, Arroyo Seco, Tancoyol, Tilaco y Santa María del Agua de Landa– se puede hacer ecoturismo y subir al mirador Cuatro Palos o nadar en el río Puente de Dios.

misión de san miguel concá

San Miguel Concá es la más pequeña de las misiones. Foto: Camilo Christen

Punta Mita

Nayarit

Lo que hace 30 años era un pueblo de pescadores, ahora se ha convertido en uno de los destinos más prestigiosos, no sólo del país sino del mundo. Su encanto inicia antes de llegar, pues es necesario manejar por una carretera flanqueada por exuberante naturaleza. En esta península que sale al Pacífico –en el norte de Bahía de Banderas– se pueden encontrar playas paradisiacas, olas perfectas para hacer surf, regatas y numerosos campos de golf. A pesar de que un gran número de personas lo visitan todos los años, hay que destacar que mantiene una atmósfera de tranquilidad, lejos del ajetreo del turismo masivo. Para conocer más, se pueden visitar las playas cercanas de la Riviera Nayarit.

riviera nayarit

Riviera Nayarit.

El Ocotal

Estado de México

Este bosque es una de las joyas naturales que ofrece el Estado de México. Se trata de un parque estatal que debe su nombre a los enormes ocotes que crecen en su relieve, junto con pinos y encinos. Es una buena idea sumergirse en los aromas de las coníferas y hacer senderismo entre los árboles, pasear a caballo, ver el paisaje desde un mirador y admirar los troncos, que alcanzan los 35 metros de alto. Para pasar la noche y sentir el acogedor frío forestal se puede acampar en una de las áreas designadas o bien hospedarse en las cabañas del hotel campestre.

El-ocotal-estado-de-mexico

El Ocotal tiene 122 hectáreas de bosque, lagos y riachuelos.

Xilitla

San Luis Potosí

La Huasteca Potosina es una región fascinante. Prueba de ello es el pueblo de Xiltla, enclavado en el relieve montañoso. Sus calles suenan a música bailable y huelen a café recién hecho. Los atractivos que no se pueden dejar a un lado son el Jardín Escultórico de Edward James, un santuario de piezas retorcidas y orgánicas en medio de las plantas, así como el Museo de Leonora Carrington, la artista surrealista por excelencia. Por otro lado, se puede visitar Las Pozas, un sistema de nueve albercas naturales en donde hay oportunidad de nadar.

xilitla san luis potosí

Xilitla, en San Luis Potosí, guarda en su salvaje vegetación un jardín surrealista mundialmente conocido. Foto: Erin Lee

Cuatro Ciénegas

Coahuila

A una hora de Monclova uno llega a un pequeño destino enfocado al ecoturismo. Hablamos de una de las zonas más biodiversas del país –alberga más de mil especies de flora y fauna; 70 endémicas–. Este es un sitio ideal para disfrutar del silencio y la inmensidad del horizonte. Para quitarse los zapatos y recorrer las dunas blancas de yeso, la mina de mármol y sus colosales rocas, la Poza Azul, con su infalible color entre turquesa y verde, o esperar a que caiga la noche para perderse en un cielo que tiene más estrellas de las que abarcan los ojos.

cuatro ciénegas coahuila

El valle tiene alrededor de mil especies de flora y fauna, de las cuales más de 70 son endémicas. Foto: Ritta Trejo.

¿Te gustó esta nota? Entra a nuestro nuevo sitio MÉXICOxTRAVESÍAS para más contenido.

Foto de portada: Ritta Trejo

***

También te recomendamos:
El paraíso de los bonsáis está en Veracruz (y tiene árboles de hasta 500 años)
Silencio y melancolía: así se ve Roma sin gente
Alucinantes y abrumadores escenarios lunares (uno está en México)

Más Leídas

Ver Más