febrero 7, 2020
El paraíso de los bonsáis está en Veracruz (y tiene árboles de hasta 500 años)
Redacción Travesías

Museo Tatsugoro: el templo de bonsáis en Veracruz.

Según las tradiciones de los monjes taoistas, todo aquel que logre conservar un árbol en maceta tendrá asegurada la eternidad; un infinito sin límites. O como lo expresara el filósofo Aristóteles, “el tiempo que perdura siempre”. Esto lo podemos practicar hoy en día con los bonsáis: el arte de cultivar arbustos y plantas controlando meticulosamente sus raíces para que el ejemplar permanezca pequeño por siempre, pero sin perder su forma natural.

Museo Tatsugoro: el templo de bonsáis en Veracruz

Foto: Museo Tatsugoro A.C.

Y aunque se trata de una tradición principalmente japonesa, en México existe un santuario con más de mil bonsáis de 120 especies distintas y con edades que oscilan entre los cinco y los 500 años. Hablamos del Museo Tatsugoro A.C., que aunque parezca un gran jardín, es un museo registrado oficialmente ante Conaculta. Abrió sus puertas en 2008 y desde entonces no ha dejado de recibir personas de todo el territorio nacional.

Museo Tatsugoro

Con el Pico de Orizaba como escenario lejano y rodeado de vegetación endémica, el Museo Tatsugoro cuenta con una impresionante colección de ahuehuetes, olivos, olmos chinos, maples y fresnos miniatura, distribuidos en poco más de mil 500 metros cuadrados con jardines, fuentes y cascadas de estilo oriental. El árbol más viejo es El águila azteca, proveniente de Mérida, Yucatán.

En el sitio también destaca una hermosa buganvillia de más de 25 años, una corona de cristo, arbusto típico de la región veracruzana que se caracteriza por sus espinas y pequeñas florecillas blancas. Otra de las plantas más fascinantes es una legendaria conífera punta azul recolectada de las faldas del Nevado de Toluca y que suma más de 400 años de existencia.

arbustos

Foto: Museo Tatsugoro A.C.

Además de la posibilidad de tomar recorridos guiados por lugareños que recibieron una minuciosa instrucción sobre las técnicas de cuidado y tratamiento de los árboles por parte de maestros italianos, argentinos, brasileños y españoles; los domingos se ofrecen talleres educativos para todos aquellos que deseen tener un bonsái en casa. Eso sí, uno de los requisitos principales para dedicarse a este arte es la paciencia.

árboles en méxico

Foto: Museo Tatsugoro A.C.

Aunque México no es el principal exponente de bonsáis en el mundo, su aporte en la materia es relevante y cada vez genera más interés entre los curiosos y los amantes de las plantas. En la Ciudad de México, por ejemplo, se puede ir a San Luis Tlaxialtemalco, en Xochimilco, donde diversos agricultores usan jacarandas, pirules, sabinos y árboles frutales como durazno, toronja, limón y chabacano para crear este tipo de arbustos.

Qué más hacer en Veracruz

Uno de los grandes atractivos de Veracruz, y también uno de los menos explorados, son las dunas del Sabanal, donde se puede hacer sandboarding. Ubicadas al norte de la playa Chachalacas, estas montañas de arena tienen una consistencia estable gracias a la humedad que guardan por su cercanía con el mar; de ahí que sea posible deslizarse como si se estuviera sobre la nieve.

playas en Veracruz

Museo Tatsugoro A.C

Dónde: Privada de Huatusco 6, Fortín de las Flores, Veracruz.
Sitio web

***
También te recomendamos

Las “margaritas mutantes” de Fukushima (y los cazadores de plantas extrañas)

Sobre el día en que el desierto de Atacama se cubrió de flores

Tulum: palmeras que caminan, plantas que se mueven sin viento y árboles que bailan

Más Leídas

Ver Más