noviembre 19, 2019
Estos son los árboles más viejos de México (nuestros primeros habitantes)
Paola Gerez Levy

En el país podemos encontrar desde árboles sagrados mayas hasta troncos que cuentan leyendas de la Conquista.

Los sitios que atraen a los viajeros no siempre son grandes museos, obras de arquitectura, playas o parques urbanos. Hay quienes exploran el mundo para acercarse a la naturaleza, incluso para contemplar un árbol. Hablamos de esos humanos intrépidos que saben que mirar de cerca los troncos más antiguos del mundo es hacer en realidad un viaje a través de los milenios.

Y aunque en México los árboles no son tan longevos, existen varias especies que tienen varios siglos de edad y por lo tanto poseen grandes significados,  religiosos, históricos y cosmogónicos. El Tule en Oaxaca es el referente por excelencia de lo que ofrece nuestro país, pero además de esta joya, podemos encontrar otros especímenes que vale la pena conocer.

Árbol de la Noche Triste

Ciudad de México

Sobre la Calzada México-Tacuba hay un enorme tronco quemado rodeado de una cerca. Se trata del mismo árbol bajo el cual el conquistador Cortés lamentó una de sus derrotas en Tenochtitlán, un 30 de junio de 1520.

Y aunque este imponente ahuehuete se conservó casi intacto hasta el siglo XX, en 1972 y en 1981 fue víctima de dos incendios que lo redujeron casi a cenizas. Actualmente sólo queda la base del tronco. Por otra parte, en honor a la importancia cultural de este ejemplar, en 1921 se declaró al ahuehuete como el árbol nacional.

árbol de la noche triste

Árbol de la Noche triste en la actualidad.

árboles en méxico

Foto antigua del ahuehuete, ca. 1901.

El Pich

Quintana Roo

Las ceibas –Ya’axché– son el árbol sagrado de la cultura maya. Sus siluetas se han encontrado en numerosos murales representando a los cuatro puntos cardinales y al centro del universo. Según esta antigua cosmogonía, sus raíces se aferran al inframundo, mientras que sus copas se dirigen al cielo.

En el poblado de Solferino, cerca de la la costa que separa a la península de Holbox, se halla uno de estos ejemplares –actualmente bajo protección de los locales–, una ceiba que ha estado ahí cerca de un milenio. Su altura rebasa los 70 metros y su tronco alcanza los cinco metros de diámetro.

ceibas de méxico

Las ceibas crecen en la Península de Yucatán y en Centroamérica.

Árbol de la Cruz

Querétaro

Este árbol se encuentra dentro del jardín del Templo de la Santa Cruz, en la capital queretana y su valor se atribuye a una leyenda popular que se remonta a tiempos de la Conquista. Se dice que cuando el fraile franciscano Antonio Márgil llegó a evangelizar a las comunidades chichimecas, a finales del siglo XVII, clavó un bastón en el suelo y de ahí surgió este árbol que hoy tiene más de 300 años de antigüedad.

Esta especie, similar a un huizache, pertenece al género Mimosas y su particularidad es que no da frutas ni flores sino espinas. Lo que lo hace especial es que sus púas alcanzan los 10 cm de largo y crecen en forma de cruz.

árboles en méxico

El Templo de la Santa Cruz se construyó en 1645.

árbol de la cruz querétaro

Las espinas del árbol.

Ahuehuete de Chalma

Estado de México

Este enorme ahuehuete –que en náhuatl se traduce como viejo del agua– se eleva 40 metros al borde de la carretera que conecta a Ocuilan de Arteaga con Chalma. Se trata del Santuario del Señor de Chalma quees la segunda ruta de peregrinaje más concurrida del país.

Así, una parada necesaria para los feligreses es este árbol que ha estado ahí desde hace más de dos siglos. Hay que destacar que sus raíces se nutren de un manantial subterráneo y del cauce de riachuelos provenientes de las montañas; este viaje líquido es considerado por muchos un rito de purificación.

Sabino Gordo

Nuevo León

Cerca del pueblo de General Terán, a unos 100 km al sureste de Monterrey, corre el río Pilón. Sobre una de sus riberas está el Parque Sabino Gordo, el cual recibe su nombre por este enorme árbol de 18 metros de alto. Se le atribuye una edad aproximada de 500 años, por lo que podría tratarse del ser vivo más antiguo del estado.

Su longevidad se debe, en parte, a que obtiene el agua de un manantial que yace debajo del parque. El sabino pudo haberse venerado desde tiempos precolombinos, pues en el sitio arqueológico de Loma del Muerto se puede ver en pinturas rupestres chichimecas.

¿Te gustó esta nota? Suscríbete a nuestro newsletter aquí.

***

También te recomendamos:
Viajar verde: cómo compensar nuestra huella de carbono al volar en avión
Esta extravagante playa mexicana está dentro de un cráter
Hay un bosque de Maple en México que se creó hace 23 millones de años

Más Leídas

Ver Más