marzo 22, 2019
Este bonsái tiene 400 años (y sobrevivió Hiroshima)
Paola Gerez Levy

Se puede recordar la historia con monumentos, esculturas, arte o con un pequeño bonsái.

Existen diferentes maneras de conmemorar la historia y el pasado. La más común es dejar vestigios de antiguas construcciones, como el Muro de Berlín, o construir monumentos especiales en honor a eventos del pasado. Casi todas las ciudades cuentan con una estatua o placa que remite al pasado y conserva la memoria colectiva. Pero la ciudad de Washington, D. C. tiene otra manera de recordar la historia del país: lo hace a través un bonsái que fue testigo de la bomba atómica de Hiroshima.

El bombardeo

Se trata de un pequeño pino blanco japonés que tiene más de 400 años de edad. Se calcula que este espécimen fue sembrado en 1625 en la isla de Miyajima, al suroeste de la ciudad de Hiroshima. En aquella época, las tareas de poda y mantenimiento del pequeño árbol eran una tradición familiar de los Yamaki, que pasó por diferentes generaciones.

Bonsái que sobrevivió Hiroshima

Foto: U.S. National Arboretum

Para cuando el Enola Gay dejó caer la bomba atómica sobre Hiroshima, el 6 de agosto de 1945, el bonsái se encontraba resguardado entre las paredes de un invernadero a pocos kilómetros del epicentro del ataque.

Afortunadamente, la familia Yamaki y el bonsái sobrevivieron a uno de los ataques civiles más catastróficos en la historia. Se calcula que la bomba dejó 80 mil muertos en el momento del estallido y que cerca de 100 mil personas murieron los días posteriores, además de que la ciudad quedó devastada.

Bonsái que sobrevivió Hiroshima

El Sobreviviente de Hiroshima

Para 1976, el bonsái medía poco menos de un metro y ese mismo año su suerte cambió. Masaru Yamaki, el miembro de la familia que se encargaba de él en ese momento lo regaló al Arboreto Nacional de los Estados Unidos. Sin embargo, no fue hasta el siglo XXI que se percataron de que no se trataba de cualquier arbolito.

En el 2001, dos de los nietos de Masaru Yamaki viajaron a la capital estadounidense para conocer el bonsái sobreviviente. Para sorpresa de todos, revelaron los detalles de la historia del árbol: de dónde venía y por todo lo que había pasado. Fue así como ganó el apodo de El Sobreviviente de Hiroshima

Bonsái que sobrevivió Hiroshima

Foto: U.S. National Arboretum

Hoy en día el bonsái se encuentra en el Museo Nacional de Bonsái y Penjing en Washington, D. C. La colección de árboles es de más de 300, y este espécimen es el ejemplar más antiguo. Asimismo, es una muestra de la conexión histórica entre ambos países y una prueba viva de que es posible una reconciliación amistosa.

***

También te recomendamos:
Japón: más fácil (y más barato) de lo que pensabas
Del impresionismo a la realidad: los jardines de Monet
Dos días en Washington

Más Leídas

Ver Más