junio 10, 2019
La (asombrosa) vida después de la muerte: los inmensos animales que nacieron en Chernóbil
Karen Martínez

Hoy en día nadie sabe a ciencia cierta lo que pasó esa noche de abril en Chernóbil.

En la madrugada, a eso de la 1:27, cientos de familias despertaron en medio de un abrumador estruendo. Sin saber lo que ocurría, niños y adultos (con bebés en brazos) salieron de sus casas y se acercaron a lo que parecía una extraña –y hasta bella – manifestación luminosa. No sería sino hasta mucho después que todos ellos, y el mundo en general, se enterarían de lo sucedido. Un gravísimo accidente nuclear y medioambiental.

lo-que-de-verdad-paso-en-chernobil

Una guardería aledaña a la planta de Chernóbil.

El desastre de Chernóbil

Nos referimos a la tragedia ocurrida el 26 de abril de 1986 tras la explosión de un reactor nuclear de la Central Vladimir ilich Lenin, al norte de Ucrania. El incidente se suscitó luego de que una serie de pruebas realizadas de manera dudosa y sin todos los controles de seguridad hicieran estallar el núcleo del reactor. Esto provocó la muerte de 31 personas (en un primer momento) y del éxodo forzoso de 135 mil humanos, incluyendo los 50 mil que vivían en Prípiat, la cuidad más cercana a la Central.

Además, cientos de animales (entre ellos mascotas) quedaron en el abandono. Semanas después, y por considerarse “agentes contaminantes”, estos ejemplares murieron poco a poco, pues una de las tareas de los cuerpos de emergencia era exterminar cualquier rastro de vida, así se tratase de un cachorro, animal salvaje o de los integrantes de una granja.

que-paso-en-chernobil

Letrero de bienvenida de Prípiat en la vieja URSS, una de las nueve ciudades construidas para acoger a los empleados de la central nuclear de Chernóbil.

lo-que-paso-en-chernobil

La lluvia radiactiva generó una epidemia de cáncer infantil de tiroides. Foto: David McMillan.

que-paso-en-chernobil-fotos

Antes, se creía que el vodka protegía contra la radiación. Niños y adultos bebieron un trago tras la explosión.

lo-que-paso-en-chernobil-fotos

Durante días, los niños consumieron leche con yodo radiactivo de vacas alimentadas con hierba contaminada.

La vida después de la muerte

Chernóbil no deja de sorprender a propios y extraños. Una prueba de esto es que, pese a todo, el ciclo de la vida no terminó y encontró maneras misteriosas de sobrevivir a esta radiación. Flores y animales se abrieron paso en medio de la devastación, el miedo y el olvido.

Desde hace años, decenas de investigadores intentan comprender este fenómeno. Se preguntan cómo es que la naturaleza revivió en un espacio tan contaminado. Y es que 33 años después de la catástrofe, perros, zorros, bisontes, nutrias y hasta peces conviven tranquilamente en la llamada “zona de exclusión”. Los árboles reverdecieron y las flores empezaron a brotar de entre las grietas.

fotos-chernobil

Vista de la planta nuclear en octubre de 1994. Foto: David McMillan.

fotos-de-chernobil

Vista de la planta nuclear en octubre de 2011. Foto: David McMillan.

fotos-de-chernobil

Octubre de 1998 por David McMillan.

foto-de-chernobil

Octubre de 2007 por David McMillan.

una-nutria-en-chernobil

Como parte de un estudio, se instalaron cámaras-trampa para captar a los animales de la zona. En este caso, el pescado fue la carnada.

animales-que-viven-en-chernobil

Han encontrado ciervos, ardillas, linces, lobos, zorros, caballos y osos (eliminados por los humanos hace cien años).

visones-en-chernobil

Hasta 2007 existían más de 400 centrales nucleares.

Aunque mucho se ha dicho sobre la radiación y su potencia como “escudo” para la vida silvestre, habría que pensar en otras posibilidades. Algunos expertos sugieren que este resurgimiento de la vida se debe a que animales y plantas se desarrollan mucho mejor –incluso a tamaños espectaculares– gracias a que están lejos de la presión y el asedio del humano. Es decir, son libres de alcanzar su máximo esplendor.

Sigue a Karen en Instagram

***
También te recomendamos

Arqueología del olvido: lugares abandonados alrededor del mundo

Acrópolis, un templo del olvido en el Estado de México

Más Leídas

Ver Más