mayo 6, 2020
Postales felices en tiempos difíciles, así se vive la vida en Europa cuando el COVID se aleja
Paola Gerez Levy

Antes o después, la libertad tras el confinamiento llegará para todos.

Aunque sea cursi, y muy repetido, el sol siempre sale después de la tormenta. A veces esta frase se cumple y una proueba de ello se encuentra en España, un país que fue gravemente afectado durante la pandemia de COVID-19 y que el 2 de mayo comenzó su moderado regreso a la normalidad.

Fue un camino largo, de 48 días, en el que las personas no pudieron salir de casa desde que se declaró el estado de emergencia nacional el 14 de marzo. Pero ahora la posibilidad de dejar las casas y caminar por las calles de las ciudades está cada vez más cerca. Por ahora los españoles no tienen absoluta libertad, pero ya pueden al menos salir por un rato a pasear en un parque o a tomar un poco de aire fresco.

La imágenes son por demás conmovedoras. Niños que saltan, ancianos que sonríen y personas que se reencuentran con sus actividades físicas cotidianas. Y como contemplar algunas postales felices en tiempos difíciles siempre se agradece, aquí les dejamos una selección del momento en el que las personas vieron de nuevo su libertad de frente y de pronto valoraron la vida como era antes del COVID-19.

Otro país que parece progresar en este asunto es Italia, una de las naciones europeas que más ha sufrido las consecuencias de la pandemia. Aquí, el 4 de mayo entró la fase dos, con la cual 4.4 millones de personas han podido regresar a trabajar a los sectores de construcción y producción. Asimismo, los restaurantes abrieron para brindar servicio de comida para llevar. Si todo marcha bien, para el día 18 de mayo incluso abrirán los museos y las tiendas. Por lo pronto, estas son algunas imágenes que muestran cómo se vivieron los primeros momentos sin confinamiento:

Cansancio colectivo del confinamiento

Al principio no era pesado, a todos nos caen bien un par de días de no salir de casa para dedicarle tiempo a lo que normalmente dejamos a un lado, sean manualidades, lecturas o arreglar la casa. Pero en las últimas semanas, la tensión, el hartazgo y la necesidad de salir se ha hecho notar por todos lados, a tal grado que las personas buscan hasta la más mínima razón para salir y moverse un poco, o aunque sea a orearse. Al respecto, el doctor Lei Zhang, director del Instituto de Transporte de Maryland dijo que todos sufrimos un fenómeno llamado Fatiga de la cuarentena; se refiere a ese cansancio colectivo de tener que quedarse en casa.

Todos podemos decidir, por voluntad propia, quedarnos adentro por el tiempo que queramos –días, semanas–, pero en el momento en que deja de ser un deseo y pasa a ser una imposición (cabe aclarar que, en muchos lados, se maneja como una mera recomendación), nuestra urgencia de recuperar la libertad es mayor.

salir de casa

Foto: Alex Vasey

Hay diversos factores que hacen más llevadera esta circunstancia: estar en una casa con jardín o en un departamento; estar solo o con familiares; tener una mascota a quien sacar a pasear o salir únicamente a cubrir necesidades básicas. Todos hemos tenido opción de hacer lo que queramos adentro, pero no poder salir al exterior, después de tanto tiempo, termina por afectarnos a nivel emocional, ya que está en nuestra naturaleza estar rodeados de otros, ya sea una persona o un grupo grande.

En México todavía faltan algunas semanas, pero ejemplos como el de España e Italia nos dan la esperanza de que ese momento en que podamos volver a gozar de nuestra ciudad, de los restaurantes, tiendas, museos y calles como lo hacíamos antes, llegará.

La otra cara de la moneda

Aunque ahora es el momento menos indicado para pensar en seguir en casa, este ejercicio involuntario de confinamiento le abrió a más de uno las puertas a nuevos horizontes, desde gastronómicos o literarios, hasta artísticos y deportivos. Quizá en el futuro, cuando la vida cotidiana en el mundo se haya estabilizado, le demos más peso a aquellas actividades que se pueden hacer en el interior y con las que crecemos como seres humanos.

¿Te gustó esta nota? Suscríbete a nuestro newsletter aquí para tener acceso a todo el contenido de Travesías.

Foto de portada: Alev Takil

***

También te recomendamos:
Rosewood Raise: apoyo a la comunidad en tiempos de COVID-19
Un reto para la cuarentena: recrear obras de arte con lo que hay en casa
Aprender a cocinar en cuarentena (de la mano de los mejores chefs del mundo)

Más Leídas

Ver Más