septiembre 29, 2020
Este es el Museo de la Felicidad (para entrar y mejorar los ánimos)
Paola Gerez Levy

Un recinto para explorar la felicidad desde la filosofía y la psicología hasta la política y la inteligencia artificial.

Por lo general, uno asocia la palabra museo con exhibiciones artísticas. Otros cuantos se enfocan en historia o en muestras infantiles, pero hay uno que se desvía de lo normal, pues su intención es explorar todo lo que gira alrededor de la felicidad. Hablamos del Museo de la Felicidad que abrió recientemente en la capital danesa Copenhague, un sitio que recibe a todo tipo de viajeros.

Dinamarca es el país del hygge, un término que, aparte de no tener traducción literal al español, hace alusión a los momentos acogedores o encantadores. Un estado mental que le permite a los humanos  disfrutar lo ordinario y crear ambientes –físicos y personales– de bienestar.

Es por eso que visitar el Museo de la Felicida –en uno de los países más felices– es una experiencia necesaria en estos tiempos. Fue creado por The Happiness Research Institute, un centro que busca integrar el bienestar en las políticas públicas y desarrollar una nueva forma de medir la calidad de vida con base en la felicidad, y no en índices económicos como se hace en la mayoría de las naciones.

felicidad

Hygge. Foto: Orlova Maria / Unsplash

Felicidad, ¿cómo medir algo tan subjetivo?

El Museo de la Felicidad divide su contenido en siete partes. Este sitio combina a la perfección los datos duros con actividades interactivas –es una excelente opción para viajes en familia–. El principio se enfoca en la geografía y política de la felicidad (dónde está la gente más feliz y cómo entra el bienestar en el funcionamiento de un gobierno, como en Bután).

Foto: cortesía The Happiness Museum

También hay un área de laboratorio, donde se explora el lado fisiológico y psicológico de la felicidad, así como una sección que estudia la anatomía de las sonrisas (distinguir una verdadera de una falsa). Otra parte más informativa presenta las diferentes nociones de la felicidad, desde aquella que tenían los griegos –más intelectual– hasta la que ahora rige la cultura nórdica (¿por qué estas naciones, a pesar del frío, los oscuros inviernos y la lluvia, son las más contentas?).

Para terminar el recorrido los visitantes pasan por un área para reflexionar sobre el futuro. Hay que aceptar que la inteligencia artificial llegó para quedarse y que, en menos de que podamos pensarlo, está ya estará integrada a nuestra vida diaria. El Museo de la Felicidad plantea el papel de esta nueva tendencia en nuestro estado de ánimo y bienestar y cómo –quizá– los aparatos serán fundamentales para reconocer nuestro humor.

Foto: cortesía The Happiness Museum

Copenhague, una ciudad feliz y con un futuro prometedor

Parte de la felicidad de los capitalinos de Dinamarca recae en todo lo que podemos encontrar en la urbe, por ejemplo más bicicletas que autos, una escena gastronómica orgánica y natural, balnearios de aguas abiertas en el puerto o, próximamente, un complejo de islas verdes flotantes en las amplias superficies marinas de la urbe. Esto explica en gran parte los planes de Copenhague de convertirse en una de las urbes más sustentables para 2025.

Parque de islas flotantes. Render: Copenhagen Islands.

¿Te gustó esta nota? Suscríbete a nuestro newsletter aquí para tener acceso a todo el contenido de Travesías.

Foto de portada: Konstantin Planinski / Unsplash

***

También te recomendamos:
Copenhague: parques flotantes y cero contaminación (así pinta el futuro)
Ya abrió el VOMA: el primer museo 100% virtual (y gratis) del mundo
De México a Canadá: caminando (para sanar y viajar)

Más Leídas

Ver Más