julio 29, 2020
Seis escapadas de fin de semana a menos de tres horas de la CDMX
Paola Gerez Levy

En los cuatro puntos cardinales de la Ciudad de México hay destinos fascinantes que valen la pena un fin de semana: desde pueblos coloniales y pirámides hasta lagos y bosques frondosos.

El país está pasando por un momento extraño en lo que respecta a los viajes. ¿Es hora de salir, o hay que esperar más? Todo depende de la meta que se tenga en mente. Mientras que los aeropuertos siguen siendo lugares de alto riesgo, las personas han encontrado en los viajes en carretera y en los lugares cercanos a casa los destinos perfectos para retomar la curiosidad por descubrir nuevos horizontes.

Siguiendo esta tendencia, en Travesías hicimos un recuento de los destinos para una escapada de fin de semana más queridos por los capitalinos. En los cuatro puntos cardinales de la Ciudad de México hay pueblos a los que se puede llegar en coche y pasar unos días llenos de cultura, buena comida, arqueología, naturaleza y aire puro. Estos seis son nuestros preferidos.

Al norte: Huasca de Ocampo

Hidalgo

Un destino conocido por sus cabañas en el bosque y por su cerámica, Huasca de Ocampo fue el primer pueblo mágico del país. Uno de los atractivos naturales más fascinantes son los Prismas Basálticos –estructuras de lava enfriada a lo largo de milenios– que se encuentran en Santa María Regla. Se puede admirar estos monumentos pétreos, a un lado de la Presa San Antonio, desde un puente colgante. Otra opción es dirigirse al Parque Nacional El Chico, un paraíso para los amantes del senderismo, ciclismo y de la naturaleza.

Para llegar: El camino más directo es tomar la autopista México 85D rumbo a Pachuca y después desviar por la MEX 105 –que tiene un tramo muy sinuoso que traviesa las montañas–.
Tiempo total: 2:20 horas.

prismas basálticos

Foto: Diego Delso / Wikimedia Commons

Al suroeste: Malinalco

Estado de México

Este pequeño pueblo en la región occidental del Estado de México se caracteriza por sus calles empedradas y fachadas tradicionales que dan acceso a cafés, restaurantes y un sinnúmero de boutiques; probar las nieves debe estar en el itinerario de todos. Para conocer el pasado del lugar se puede visitar al convento Agustino de la Transformación, en cuyo patio central relucen frescos del siglo XVI. Otra opción es subir al sitio arqueológico de Malinalco –cuyo nombre significa lugar donde se adora a la flor del malinalli– mediante una corta caminata por un camino fácil entre la vegetación.

Para llegar: la ruta más corta (94 km) es tomar la autopista 15D hacia Toluca y desviar hacia el sur por la MEX 6.
Tiempo total: dos horas.

Al este: Valle de Bravo

Estado de México

Este es quizá uno de los destinos de escapada más célebres entre los capitalinos, ya que se combinan dos lugares en uno. Por un lado está Valle de Bravo, con callecitas empedradas y empinadas, fachadas blancas y el imponente templo de San Francisco de Asís. Por otro está Avándaro, más al sur, que destaca por sus boutiques, restaurantes y clubes náuticos. Donde sea que uno se hospede, está la opción de hacer senderismo por el Parque Estatal Monte Alto, uno de cuyos caminos termina en lo alto de la montaña, desde donde despegan los parapentes y desde donde se obtiene una vista panorámica sobre el lago y el pueblo.

Para llegar: Tomar la autopista 15D rumbo a Toluca, desviar hacia el norte por el libramiento 6D y seguir por la 7D, tomar la MEX 1.
Tiempo total: dos horas.

valle de bravo

Foto: Visit México

Al sur: Taxco

Guerrero

Una de las capitales de la plata en México, Taxco es uno de los destinos favoritos en el estado de Guerrero y el centro minero más antiguo del continente. Enclavado en las montañas, este sitio destaca por sus callecitas coloniales sinuosas y empinadas –ninguna es plana–, donde cada esquina es un mirador ideal. Sin embargo, para la panorámica se puede abordar el teleférico de Montetaxco y admirar el valle desde las alturas, así como las torres de la icónica iglesia de Santa Prisca, un templo churrigueresco construido en el siglo XVIII.

Para llegar: Manejar hacia el sur por la carretera federal 95D –la autopista del Sol– y, poco antes de llegar a Tequesquitengo, desviar hacia Taxco, sobre la misma vía. El tramo previo al pueblo, lleno de curvas, es en sí un mirador.
Tiempo total: 2:30 horas.

escapadas cdmx

Al sureste: Atlixco

Puebla

Cerca de la ciudad de Puebla, pero suficientemente lejos como para ofrecer una atmósfera tranquila, Atlixco es uno de los destinos ideales para conocer los campos de cempasúchil durante octubre y noviembre. Sin embargo, fuera de esta época se pueden conocer numerosas atracciones en el pueblo. Una buena idea es caminar 45 minutos hacia la cima del Cerro San Miguel, donde hay una ermita y cuatro miradores. De bajada, hay que dirigirse a la zona de viveros, donde se consiguen desde flores hasta árboles; o bien caminar por el centro y entrar al Exconvento del Carmen, un pequeño museo arqueológico.

Para llegar: la opción más directa es tomar la autopista 150D hasta llegar a Puebla, y de ahí seguir hacia el sur por la 438D.
Tiempo total: dos horas.

atlixco pueblo magico

Foto: Sam Kano Rojas

Al sur: Tepoztlán

Morelos

Este pueblo mágico al norte de Morelos es conocido por su atmósfera bohemia y orientada al bienestar. Así, una buena visita puede empezar con una caminata a la Pirámide del Tepozteco –dedicada al dios azteca del pulque–. En época de lluvias el camino, de grandes rocas, es más peligroso pero la vista desde arriba es más impresionante. Una vez abajo, hay que premiarse con un spa en los múltiples establecimientos. Mientras que el centro es ideal para pasear entre artesanías o visitar alguna de las exposiciones itinerantes en el atrio del exconvento –que data del siglo XVI y forma parte de la Ruta de los Conventos–; el sur ofrece hospedaje en hoteles boutique y hermosas casas.

Para llegar: tomar la carretera 95D y, una vez en Morelos, tomar la desviación por la 115D, un tramo que por el momento se encuentra en trabajos de ampliación.
Tiempo total: 1:30 horas.

escapadas

Ojo, por el momento Tepoztlán no está abierto al turismo; únicamente pueden ingresar al pueblo quienes tengan una residencia o cuenten con una reservación.

¿Te gustó esta nota? Suscríbete a nuestro newsletter aquí para tener acceso a todo el contenido de Travesías.

***

También te recomendamos:
Cinco sitios en México en los que reina la tranquilidad (y el silencio es música)
Siembran cientos de girasoles en Oaxaca (y todos podemos verlos)
¡Ya comenzó la siembra masiva de corales en el Caribe Mexicano!

Más Leídas

Ver Más