febrero 28, 2020
Amomoxtli: magia, naturaleza y serenidad
Mario Ballesteros

Un hotel cerca de la ciudad de México que parece de otro planeta

Quien busque alejarse del ajetreo de la Ciudad de México, para desconectarse y respirar, encontrará en el Hotel Amomoxtli en Tepoztlán, Morelos, el remanso perfecto. Este espacio se ubica apenas a 90 kilómetros y poco más de una hora de la capital, aunque bien podría ser otro planeta.

Transformando el lujo en serenidad…

“Lugar de magia”, reza el nombre, y lo cumple. Escondido entre callejuelas empedradas y resguardado por cazahuates, cacaloxóchitls (o flores de mayo), tabachines y pochotes, este hotel y spa a orillas del Tepozteco transforma el lujo en serenidad. 

Fotos: cortesía Amomoxtli

La antigua quinta y los árboles centenarios son el corazón del hotel. Si bien los jardines exuberantes son uno de sus mayores atractivos, las instalaciones y los servicios son también excepcionales. Una refrescante piscina al aire libre, un spa y el temazcal conectan con la energía peculiar de Tepoztlán, y las 37 habitaciones amplias, elegantes y diáfanas ofrecen un equilibrio ideal entre confort contemporáneo y naturaleza. 

Arrancar el día con una sesión de yoga o terapia de cosmiatría, purificarse en el temazcal, disfrutar una limpia energética, sumergirse en el azul de la piscina, descansar envueltos en el perfume sutil de las orquídeas y las araucarias. Así se pasan los días en Amomoxtli.

Hotel Amomoxtli

Foto: cortesía Amomoxtli

Comida Ancestral

El mismo principio de balance rige la cocina de Mesa de Origen, la apuesta culinaria del hotel Amomoxtli. Una propuesta nítida: recetas probadas por años, técnicas ancestrales como el horno de leña de adobe o el tlecuil —fogón triangular compuesto por tres piedras, o tenamastes—, depuradas por una sensibilidad absolutamente contemporánea. En Mesa de Origen, el respeto por lo propio se expresa en el goce puro y simple. Materia prima orgánica y local –con ingredientes exclusivos del estado de Morelos, que encarnan toda su riqueza y diversidad—, cocina de mercado elevada, opciones saludables que promueven el bienestar integral; todos estos elementos, aunados a la exquisita atención al detalle, un servicio impecable y un entorno elegante pero sin pretensiones, hacen de comer una experiencia con la que, por sí misma, ya valdría la pena el viaje. 

Foto: cortesía Amomoxtli

A veces olvidamos que México es especial y único. Lugares como Amomoxtli nos ayudan a aclarar la mente y recargar el cuerpo, a reconectarnos con la raíz de nuestra cultura y nuestra tierra, a sentir lo que es difícil expresar con palabras.

¿Te gustó esta nota? Suscríbete a nuestro newsletter aquí.

Foto de portada: cortesía Amomoxtli.

También te recomendamos
72 horas en Tepoztlán
Amomoxtli en Tepoztlán, el hotel que te conecta con la naturaleza

Más Leídas

Ver Más