mayo 21, 2020
Jaguares y pirámides color esmeralda: una reconstrucción asombrosa de Teotihuacán
Paola Gerez Levy

El artista y arquitecto David Romero explora la idea de cómo lucía Teotihuacán hace mil 500 años.

Ubicada en el Estado de México, a 45 km al noreste de la capital mexicana, se encuentra la antigua ciudad de Teotihuacán. Una urbe que resalta por su planificación impecable –alineada con el cosmos– que en su momento cumbre, en el siglo VI, fue el hogar de unas 150 mil personas y representó un epicentro económico, político y cultural en el corazón de Mesoamérica.

Teotihuacán se comenzó a explorar y a estudiar durante el Porfiriato y desde entonces las investigaciones en el sitio no han parado. No obstante, todo lo que se sabe de una de las primeras metrópolis mesoamericana se basa en las interpretaciones que los mexicas hicieron del sitio y en vestigios y pinturas que dejaron sus antiguos pobladores, que abandonaron la ciudad en el siglo VII.

Es tanto el conocimiento que se ha recopilado con los años que, con la intención de hacer una reconstrucción visual de lo que se sabe hasta ahora, el arquitecto y artista 3D David Romero construyó y decoró digitalmente la ciudad. Recreó con todo detalle tres de sus estructuras más emblemáticas: la pirámide del Sol, la pirámide de la Luna y la Ciudadela.

Imagen: David Romero

Imagen: David Romero

Imagen: David Romero

Darle colores y relieve a la arquitectura teotihuacana

Para lograr la exactitud de la imitación, Romero contó con la ayuda de especialistas del INAH y de la ENAH. Por un lado respetó las formas y elementos que, se sabe, formaron parte de la imagen de la urbe, como el estilo talud-tablero de las pirámides. Por otro, se tomó algunas libertades en aspectos que aún no están claros, por ejemplo, todavía no se sabe con precisión si la estructura piramidal de la Serpiente Emplumada tenía seis o siete pisos, así que el artista optó por ponerle seis.

Sus fuentes de inspiración fueron los jaguares y otros animales que rondaban por el territorio hace mil 500 años. Por otro lado, también se basó en los cuantiosos murales al fresco presentes en cuatro conjuntos residenciales que rodeaban el área ceremonial: Atetelco, Tepantitla, Tetitla y La Ventilla.

Imagen: David Romero

Imagen: David Romero

En estos sitios, algunas de las pinturas están dañadas por la erosión del paso de los siglos, pero otras han sido cuidadosamente restauradas por especialistas que incluso sostienen el uso de colores como el azul, negro, rojo y blanco. Las composiciones representan más que nada escenas de la vida cotidiana, la cosmogonía y las deidades de los antiguos habitantes. Hay incluso algunas piezas que indican la presencia de nobles mayas en Teotihuacán, pues contienen glifos característicos del sureste.

Imagen: David Romero

murales de teotihuacán

Mural teotihuacano. Foto: David Arreola / INAH

¿Qué tienen en común Teotihuacán y Frank Lloyd Wright?

Quizá es necesario aclarar que el nombre del proyecto de David Romero es Hooked On The Past, a través del cual el artista español trae a la vida construcciones, ya sea antiguas o que nunca se concretaron como el icónico puente Butterfly del arquitecto estadounidense Frank Lloyd Wright. Esta estructura se diseñó en la década de los 40 para cruzar la Bahía de San Francisco, pero nunca se construyó.

nuevos patrimonios mundiales 2019

Frank Lloyd Wright diseñó cientos de estructuras, entre ellas el museo Guggenheim de Nueva York. Foto: Solomon R. Guggenheim Museum

¿Te gustó esta nota? Suscríbete a nuestro newsletter aquí para tener acceso a todo el contenido de Travesías.

Imagen de portada: David Romero

***

También te recomendamos:
¿Cómo se veía Teotihuacan hace siglo y medio?
Los mayas inspiraron a Frank Lloyd Wright (y hay una casa que lo demuestra)
Museos en México para recorrer en línea gratis (con pirámides incluidas)

Más Leídas

Ver Más