junio 4, 2020
Descubrieron bajo el suelo de Tabasco el templo ceremonial maya más grande y antiguo que se haya visto
Paola Gerez Levy

Investigadores de la Universidad de Arizona encontraron pruebas que desafían lo que se creía del surgimiento de las grandes ciudades mayas.

¿Llegará el día en que conozcamos –o al menos ubiquemos– todas las ciudades que dejaron detrás los antiguos mayas en México? Pareciera que no, pues en pleno 2020 todavía aparecen piezas del rompecabezas que nos hacer darnos cuenta de lo poco que sabemos de esta misteriosa comunidad. A propósito de esto, recientemente se publicó un estudio en el que se revela el hallazgo de una estructura que descansa debajo del suelo selvático, un terreno inmenso que rebasa las dimensiones de cualquier templo que se haya encontrado. 

Se trata de Aguada Fénix, un monumento ubicado en el extremo este de Tabasco, cerca de la frontera con Guatemala. En 2017, un equipo de antropólogos de la Universidad de Arizona encontró los primeros restos de esta edificación, sin saber con exactitud a qué se enfrentaban. Tres años después se subieron a un avión y dispararon rayos láser –una tecnología conocida como LiDAR– hacia la tierra para revelar, en 3D, el relieve que hay debajo de ella.

Foto: Takeshi Inomata

El resultado fue el descubrimiento de un sitio de 1.4 km de largo, 400 metros de ancho y entre 10 y 15 metros de alto donde además se identificaron nueve calzadas (su volumen total supera al de la Gran Pirámide de Giza en Egipto). Por desgracia no todo se encuentra cubierto por la jungla; algunas áreas se encuentran debajo de ejidos y campos.

Con permiso del INAH, el equipo de expertos, liderado por Takeshi Inomata y Daniela Triadan, recolectó 69 muestras de carbón del lugar y las sometió a pruebas, lo que indicó que Aguada Fénix pudo construirse entre los años 1000 y 800 antes de nuestra era. Esto resulta asombroso si tomamos en cuenta que en estos periodos solo se tenía el registro de aldeas mayas –pequeñas, austeras y alejadas– que cultivaban maíz.

Foto: Takeshi Inomata

¿Qué significa el hallazgo de Aguada Fénix?

Inomata y sus colaboradores publicaron los resultados de dicho estudio en la revista Nature. Quizá lo más importante de este hallazgo es que arroja más luz sobre la interacción entre los olmecas y los mayas (los dos lados del debate antropológico son si los mayas se desarrollaron a partir de los olmecas o si su cultura floreció independientemente).

Aguada Fénix luce similar a la ciudad olmeca de San Lorenzo, en Veracruz, pero existen algunos detalles que indican que no están tan relacionadas como algunos historiadores piensan. Una de las diferencias, quizá la más significativa, es la jerarquía social que dictaba el ritmo de la vida. A pesar de la similitud en arquitectura de ambas urbes, en la cultura olmeca hay evidencias de esculturas de cabezas colosales y tronos de piedra, lo que da indicios de la existencia de una élite poderosa y respetada que sin duda influía en las relaciones sociales.

Por el contrario, en las primeras ciudades mayas se encontraron más bien estructuras complejas que indican trabajos comunales y de colaboración, de la gente para la gente. Sin embargo, esta cultura también evolucionó hacia una jerarquía, pues sin ella no existirían las grandes pirámides ni piezas de joyería de piedras preciosas.

selva maya

Foto: Ronyrocael / Wikimedia Commons

Lo que aún falta por descubrir

Puede ser difícil de creer que una estructura ceremonial tan colosal como esta no se hubiera divisado antes. Inomata explica que “el sitio permanecía desconocido porque es muy plano y extenso. Se ve como un paisaje natural” característico  del sureste. “Con LiDAR, (este sitio) se mostró como algo bien definido”, añade.

Este hallazgo lanza datos sobre las construcciones ceremoniales y dedicadas al uso ritual. Ahora, el equipo continuará indagando desde el cielo con más luces láser para buscar los posibles asentamientos residenciales alrededor de Aguada Fénix y así seguir profundizando en la relación entre olmecas y mayas primordiales. En un tiempo, incluso se podría calcular cuánta gente llegó a vivir en esta zona tabasqueña.

Foto: Takeshi Inomata

¿Te gustó esta nota? Suscríbete a nuestro newsletter aquí para tener acceso a todo el contenido de Travesías.

Foto de portada: Takeshi Inomata

***

También te recomendamos:
Descubrieron una impresionante aldea maya rodeada de cenotes en Mahahual
Lo sentimos Egipto: la pirámide más grande del mundo está en México
Los mayas y su gran selva Lacandona (he aquí un documental para viajar a los límites de México)

Más Leídas

Ver Más