febrero 13, 2020
Le Bristol París, un hotel histórico con toda la esencia de la Ciudad de la Luz
Paola Gerez Levy

Le Bristol Paris se encuentra en el corazón de la cultura, la arquitectura y la moda parisina.

La Torre Eiffel, el río Sena, el museo del Louvre; estos son solo algunos de los símbolos que caracterizan a la capital francesa. Y así como hay atracciones emblemáticas, también hay alojamientos que ya son parte de la historia de París. Tal es el caso de Le Bristol Paris, un hotel que manifiesta el art de vivre francés en todo su esplendor.

Esto se reconoce desde el exterior: una mansión del siglo XIX que abrió sus puertas en 1925 y que, desde entonces, se ha posicionado como uno de los mejores hoteles parisinos. Su ubicación sobre la Rue de Faubourg Saint-Honoré no podría ser más céntrica: el Grand Palais se ubica a ocho minutos caminando y sobre la misma calle se tiene acceso a las galerías más concurridas y las boutiques de moda más relevantes.

Apenas entrar, un conserje recibe a los huéspedes con todo tipo de soluciones, desde entradas preferenciales al Louvre o reservaciones a la Ópera, hasta sugerencias para conocer el lado inadvertido de París. El interior se caracteriza por una ornamenta y mobiliario inspirado en la época de Luis XV y XVI. Parte de esta influencia se nota en los mil 200 metros cuadrados de jardines minuciosamente cuidados y llenos de plantas, que le dan un ambiente fresco a Le Bristol Paris.

hotel le bristol paris

La galería. Foto: © Eric Deniset, cortesía Le Bristol Paris.

le bristol

Suite 1925.Foto: © Claire Cocano, cortesía Le Bristol Paris.

El inmueble, ampliado en 2009, suma 90 habitaciones y 100 suites decoradas con toda variedad de telas finas europeas en tonos neutros y blancos. Algunas cuentan con balcón o terraza con vistas privilegiadas a los amplios jardines o a la silueta de París.

Por otro lado, quizá la comida sea uno de los puntos más fuertes en el hotelEn primer lugar, está el restaurante Epicure, que cuenta con tres estrellas Michelin; le sigue la brasserie Faubourg 114, con una estrella. Para terminar el día, la opción es Le Bar Bristol, que ofrece tapas y cócteles, así como fiestas nocturnas. 

epicure le bristol

Restaurante Epicure. Foto: © Claire Cocano, cortesía Le Bristol Paris.

En cuanto a los espacios de relajación, el spa es una gran opción gracias a sus ocho recámaras de tratamientos, tres de ellas con terraza privada y una con banya ruso –un cuarto de vapor diseñado según la tradición eslava. Por si fuera poco, en la parte superior hay una alberca con vista de 360º; desde ahí se puede apreciar la basílica del Sagrado Corazón y  la Torre Eiffel.

alberca le bristol

Alberca. Foto: © Roméo Balancourt, cortesía Le Bristol Paris.

Sin más, y para que una estancia en Le Bristol Paris sea lo más completa posible, aquí les dejamos algunas recomendaciones por parte del hotel.

Personaje clave

Este lugar no sería lo mismo sin la presencia del chef Eric Frechon, quien lleva 20 años a cargo de la cocina del hotel. Esta eminencia de la gastronomía suma tres estrellas Michelin.

eric frechon le bristol

Eric Frechon. Foto: © Benoit Linero, cortesía Le Bristol Paris.

Una habitación

La Suite 1925, con vista a la Torre Eiffel, es un homenaje a la bailarina Josephine Baker. En 1975, la artista utilizó esta recámara para invitar a 250 personas en la noche inaugural de los 50 años de su retrospectiva musical, celebrada en el Teatro Bobino. De las paredes cuelgan numerosas fotografías de Baker y sus invitados.

habitaciones hotel bristol

Suite 1925. Foto: © Claire Cocano, cortesía Le Bristol Paris.

Espacio público

El Jardín Francés, una terraza exterior dotada de mesas con sombrillas y rodeada de magnolias. Aquí uno puede venir a relajarse o leer, incluso ordenar algo de comer de la cocina del chef Frechon.

Detalle

Algo que apreciarán los huéspedes más pequeños es el Kid’s Club, un espacio diseñado en colaboración con la boutique Bonpoint en el que los niños pueden jugar y entretenerse mientras los padres se relajan.

kids club le bristol

Kid’s club. Foto: © Raphaël Dautigny, cortesía Le Bristol Paris.

Un platillo

Una estancia en Le Bristol Paris no estará completa hasta probar los macarrones rellenos de trufa negra, alcachofa y foie gras de pato, gratinados con queso parmesano; una creación icónica del chef Eric Frechon.

le bristol comida

Foto: © Benoit Linero, cortesía Le Bristol Paris.

Algo para beber

Hay que pedir el Old Fashion. Este cóctel se prepara a base de whisky Glenmorangie infusionado con el sabor del aceite de trufa blanca y colmenilla, licor de nuez y el toque amargo de hierbas frescas.

le bristol

Foto: © Claire Cocano, cortesía Le Bristol Paris.

Algo imprescindible

La cocina es una parte inseparable de la experiencia del hotel, por eso se recomienda participar en uno de los talleres de panadería. En ellos, se elaboran croissants y pan artesanal desde cero.

Visita: oetkercollection.com/hotels/le-bristol-paris

Foto de portada: cortesía Le Bristol Paris

***

También te recomendamos:
Casa Criollo, un hotelito para vivir Oaxaca como un local
National Hotel: esplendor imperial en el corazón de Moscú
Hospedarse como en casa: este es el hotel Casa Legado en Bogotá

Más Leídas

Ver Más