agosto 6, 2019
La luz de las obras de James Turrell y dónde encontrarlas
Frida Méndez

Este artista es mundialmente conocido por instalaciones que juegan con luces y colores neón.

James Turrell creó su carrera alrededor de la luz. Pero además de ser un artista estupendo, logró mezclar en sus obras su amplio conocimiento en psicología con su fascinación por el cielo, porque a James le gustaba volar y, antes de caer en el mundo del arte, fue un piloto con más de doce mil horas entre las nubes. Luego, cuando encontró su vocación se volvió famoso gracias a la confección de piezas que tomaban al cosmos como inspiración y usaban los contrastes lumínicos como materia prima.

Turrell trabajó con la luz y el color y con conceptos tan efímeros como las horas del día. Por su parte, la mayoría de  sus instalaciones son a gran escala y pretenden generar en el espectador una noción de la realidad distinta.  Sus obras son universos en sí mismo y tal vez por eso se pueden encontrar en 29 países.

En honor a esto y a la exposición que llegará al Museo Jumex en noviembre, hemos seleccionado aquellas piezas del americano que hay que conocer al menos una vez en la vida.

House of Light, Tokamachi, Japón

En lo más profundo de los campos de Japón, a tres horas de Tokio, se encuentra esta peculiar casa de huéspedes dedicada a la meditación. En este recinto el artista fusionó diversos aspectos de la arquitectura e interiorismo tradicional japonés, con la iluminación y los colores distintivos de su obra. 

Uno de los espacios más icónicos del lugar es el Light Bath; espacio donde los huéspedes pueden adentrarse en una tina que en la noche se ilumina con fibra óptica y durante el día con la luz del bosque que rodea a la propiedad. Pueden reservar la casa en el sitio web de la casa.

obras de James Turrell

Capilla del cementerio Dorotheenstädtische, Berlín

Para un cementerio de Berlín, James Turrell remodeló el interior de una capilla construida en los años 20.  Ahí el artista creó un espectáculo de luz que se mimetiza con el atardecer al interior del templo.

Turrell escondió focos LED dentro de la estructura, así que parece que la luz emerge de la nada creando un efecto silencioso y místico. Además, durante el ocaso se puede contemplar un espectáculo de luces neón que dura una hora, y el cual cambia según las fechas. En Navidad o Pascua, la capilla se ilumina de blanco, y de violeta durante el Adviento.

memorial-chapel-turrell-berlin

Interior de la capilla del cementerio

Second Wind, España

Para acceder a esta instalación permanente se tiene que pasar por un túnel subterráneo. Una vez dentro se observa uno de los icónico Skyspace de Turrell, que en este caso se trata de una estructura de piedra sobre un pequeño ojo de agua y con una apertura a través de la cual se ve el cielo, para que este mismo forme parte de los juegos de luces y colores.

Esta obra de Turrell se encuentra en la Fundación Montenmedio, en la provincia de Cádiz, en España. La instalación tiene una conexión con el budismo, ya que, para esta religión, este tipo de estructura son sitios donde las personas pueden acercarse al cosmos.

obras de James Turrell

Foto: Florian Holzherr

Aten Reign, Nueva York

Esta obra fue creada por James Turrell en 2013 para una exposición en el Museo Guggenheim en Nueva York. Para realizarla, el artista tomó muy en cuenta los elementos arquitectónicos de Frank Lloyd Wright en el recinto. Y como resultado nos dió una serie de elipses concéntricas ubicadas en un pabellón donde un considerable grupo de personas pueden admirar los diferentes colores.

Como es típico en el artista norteamericano, cada color alude al cosmos y tiene en cuenta la experiencia del espectador. Por lo que cuando las elipses son blancas simbolizan a la luna, el osa hace referencia al crepúsculo, el naranja a las puestas del sol y el gris al crepúsculo.

obras de James Turrell

Encounter, Culiacán

En esta obra ubicada en el Jardín Botánico Culiacán, el artista juega con la luz natural del cielo y con los contrastes que la luz artificial puede crear. Así esta instalación (desde su nombre) invita al espectador a un encuentro con el color, a través de esta especie de observatorio con una apertura en el centro de la bóveda que enmarca el cielo.

Aquí la pieza se pone más negra durante la madrugada y los colores artificiales buscan acentuar más esa oscuridad. Conforme pasa el día, los tonos de la bóveda cambian poco a poco hasta que logran simular un atardecer y fusionar las tonalidades artificiales con las del alba.

obras de James Turrell

Foto: sitio web del Jardín Botánico de Culiacán

Ekebergparken’s Sculpture Park, Oslo

Noruega es un país lleno de espectáculos de luz natural como las auroras boreales o el sol de medianoche. Sus instalaciones se ubican en el Parque de Esculturas Ekebergparken en Oslo.

En primer lugar está GanzfeldDouble Vision; un espacio blanco en el que el artista obliga al espectador a llevar su sentido de percepción al límite debido a los espacios blancos iluminados de colores neón. También se puede experimentarSkyspaceThe Color Beneath; un cuarto con una apertura al cielo en la que la luz natural y artificial interactúan.

Double Vision 2013.Foto: Florian Holzherr

Twilight Epiphany, Rice University, Houston

Más que una simple instalación, este lugar es un centro musical en el campus de la universidad estadounidense, por lo que además de un minucioso trabajo con la luz, la construcción de este sitio también involucró un gran diseño acústico. El recinto cuenta con un pabellón interior y otro exterior que en total dan una capacidad para 120 personas.

Como todos los Skyspaces de Turrel, la luz artificial del lugar se adapta al momento del día para dar una experiencia al espectador que involucre a la luz natural del día. Con esto en mente, esta obra ofrece un espectáculo de luces de 40 minutos programado para el amanecer y el atardecer.

Foto: Rice universirty

The roden crater, Arizona

Esta es una pieza en proceso que el mismo artista considera su obra maestra. En 1977, Turrell adquirió el cráter de Roden, al borde del Desierto Pintado de Arizona. Durante los últimos 40 años ha estado trabajando en el sitio con la idea de edificar una obra que constará de 27 espacios (de los que sólo están terminados seis) que por su ubicación (en medio de la nada) serán  un observatorio ideal para mirar a las estrellas.

Se trata de un proyecto único, sin precedentes en los últimos años. Para algunos más que una simple instalación la obra es un verdadero templo maya por el papel que ocuparán los eventos astronómicos y la luz del cielo.

Portal este de la instalación. Foto: Skystone Foundation

Colomé Winery and Estate, Argentina

En el viñedo más alto del mundo, en Colomé, Argentina, se encuentra el Museo James Turrell. Este recinto forma parte de la Colección de Arte Hess, y alberga una multitud de piezas que representan medio siglo de carrera del artista.

Dentro del sitio se puede contemplar Unseen Blue; un salón con una apertura en el techo, para apreciar el cielo, donde la luz artificial que lo rodea se transforma según la hora del día.

Foto: Florian Holzherr

Sigue a Frida en Instagram

***

También te recomendamos

Las alucinantes obras de Gustav Klimt (y en dónde verlas)
Sorprendentes obras de Jeff Koons alrededor del mundo
Viajar (por México y el mundo) a través de las obras de Leonora Carrington

Más Leídas

Ver Más