agosto 12, 2019
Hoy es el Día Mundial del Elefante (y algunos consejos para que no se extingan)
Paola Gerez Levy

Todavía estamos a tiempo de proteger a estos animales de los peligros que los rodean.

Cada 12 de agosto el mundo voltea a ver a los elefantes. Desde 2012 esta fecha es clave para hacer conciencia del estado en que se encuentran dichos animales en el mundo. Un grupo de mamíferos asombroso que tristemente ha figurado en la lista negra de especies amenazadas por décadas. Afortunadamente en los últimos años ha surgido una nueva tendencia que busca cambiar las cosas: viajar.

mamá elefante con su cría

Las elefantas desarrollan fuertes vínculos afectivos con sus crías. Foto: cortesía WTTC

Los viajes pueden contribuir a la conservación, tanto a nivel individual como a nivel industria. En honor a esto el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC) se encarga de promover acciones para eliminar la caza furtiva y el tráfico de especies. Los elefantes son una de los animales más afectados debido a la extracción ilícita de sus colmillos de marfil.

Este año, la WTTC aprovechó esta importante fecha para dar a conocer su informe 2019 sobre el impacto económico del turismo global en la flora y fauna silvestres (se puede leer aquí). En él se pone en perspectiva la importancia de la sustentabilidad a la hora de realizar cualquier tipo de exploración . En África, por ejemplo, el 36.3% de los viajes que se realizan están pesando a través de la biodiversidad. De esta manera, al crear empleos formales derivados del turismo disminuyen las acciones ilegales.

elefante con colmillos

En 1989, la CITES prohibió la comercialización de los colmillos de marfil a nivel internacional. Foto: cortesía WTTC

Asia y África: los dos grandes hábitats

Existen dos especies de un mismo animal; de lejos ambos parecen similares, pero si uno se fija bien puede distinguir a los africanos de los asiáticos. El de África es el animal terrestre más grande del planeta, llega a pesar hasta siete toneladas. Tiene las orejas más grandes, y tanto a las hembras como a los machos les crecen colmillos. Por otro lado, en Tailandia los elefantes tienen las orejas y el cuerpo más pequeñas, pero la cola más larga. Además, solo los machos cuentan con colmillos.

El papel de dichos mamíferos va más allá de ser el destino de muchos viajeros, sino que su mera existencia contribuye al desarrollo de su hábitat. En el caso de África, por ejemplo, en su recorrido  por la sabana dejan estiércol lleno de semillas que es responsable del crecimiento de una tercera parte de los árboles nativos del centro del continente. Asimismo, en el caso de la selva asiática, su paso entre la vegetación abre nuevos caminos que permiten la entrada de rayos de luz y la regeneración de los árboles.

elefantes asiáticos nadando en un río

Los elefantes asiáticos se reconocen por tener orejas más pequeñas. Foto: cortesía WTTC

¿Qué podemos hacer como viajeros para proteger a los elefantes?

Ante una oferta tan amplia de sitios en donde uno puede acercarse a los elefantes, es indispensable asegurarse de ir a un centro de conservación silvestre que se enfoque en la protección de los animales. Desde safaris por la sabana africana hasta un santuario en la selva de Tailandia, existen empresas que respetan la libertad de la fauna silvestre y que saben que los turistas están de visita en su entorno –y no al revés.

Foto de portada: cortesía WTTC.

Sigue a Paola en Instagram.

***

También te recomendamos:
La “Gran Migración” en el Serengueti: la esencia más pura de la vida salvaje
Aumentó la población de jaguares (y algunas razones para conocer la selva mexicana)
Viajes bioluminiscentes: luciérnagas y noches de verano que brillan

Más Leídas

Ver Más