octubre 24, 2018
Dónde encontrar las ofrendas de muertos más increíbles en México
Paola Gerez Levy

Conoce las ofrendas de Día de Muertos más elaboradas y atractivas de México (además de la ofrenda monumental en la CDMX).

La época de Día de Muertos es de las más esperadas del año, pues ha estado presente en nuestra cultura desde tiempos prehispánicos. Durante esta época,  hay  flores de cempasúchil casi en cada esquina, se puede oler un aroma a copal que inunda la atmósfera y en todos lados hay  fotos, papel picado y pan de muerto.

Sin embargo, todos podemos estar de acuerdo en que la mejor parte del 1 y el 2 de noviembre son los altares: esos monumentos a la memoria; coloridos y melancólicos a través de los cuales intentamos acercar a los muertos a la memoria.

En honor a todo lo que son las ofrendas para nuestro país, hemos creado una lista con las más impresionantes que hay en nuestro país.

Pátzcuaro, Michoacán

El lago de Pátzcuaro abarca muchos poblados, pero es en la isla de Janitzio donde el Día de Muertos  se celebra con mucho esplendor. En este pueblo, las construcciones de adobe brillan cálidas por la luz de las velas. Sin embargo, lo que hace especial a este lugar son las embarcaciones que los pescadores decoran con cempasúchil y vistosos colores. En ellas, es posible llegar a dicha isla y dar un paseo por el panteón, en donde la gente es recibida con comida y música purépecha. A lo largo del cementerio se pueden admirar ofrendas con adornos de flores y frutas.

Ofrendas de muertos

San Andrés Mixquic, Ciudad de México

Como lo dicta la costumbre en el Día de Muertos el panteón de Mixquic se cubre de flores y ofrendas vistosas. Sin embargo, el festejo en este pueblo originarios está dotado de humor. Una de sus tradiciones más arraigadas es el teatral cortejo fúnebre, en el cual se simula una procesión donde los actores hacen chistes y recolectan dinero. Al final del acto, el “muerto” salta del ataúd y comienza a correr entre los asistentes. Y por si fuera poco, también se realiza un concurso de calaveras y de poesía.

Ofrendas de muertos

Huaquechula, Puebla

En las faldas del volcán Popocatépetl, esta comunidad indígena poblana tiene su propio estilo de diseñar las ofrendas de muertos. Si bien los elementos como cempasúchil, pan de muerto y fotos de familiares son obligados, aquí el altar no es plano, sino piramidal. Esta estructura se adorna con tela blanca y puede ser tan alta que ocupa el espacio del piso al techo de una casa. Para sostener los tres niveles –terrenal, cielo y cúspide celestial– se emplean columnas. Cabe mencionar que montar estas ofrendas es todo un oficio, pues existen los altareros, personas que se dedican a diseñarlas e instalarlas.

Ofrendas de muertos

Oaxaca, Oaxaca

Esta ciudad es uno de los destinos culturales más ricos del país, y esta festividad no es la excepción. Entre panteones iluminados por velas, comida típica como mole o pan de muerto y desfiles de catrinas y catrines, resalta una tradición única. Se trata de tapetes enormes creados a partir de relieves de arena, pigmentos naturales y flores. En ellos, la muerte aparece en todas sus formas: baila, canta, convive con animales o se sumerge en flores y colores. Los artistas comienzan su trabajo  desde días antes para que, el Día de Muertos, la gente pueda admirar estas obras de arte efímeras.

Ofrendas de muertos

También re recomendamos:
Ocho exposiciones para ver en el otoño (aunque sea desde casa)
Viajes darwinianos: apareció en Groelandia un tiburón de 400 años
Un viaje a Pangea (cuando la Tierra era un mismo continente)

Más Leídas

Ver Más