septiembre 24, 2019
Cómo encontrar vuelos baratos a Europa desde México
Diego Ávila

Encontrar vuelos baratos al Viejo Continente no es tan complicado si se siguen estos consejos

Europa es uno de los destinos más cotizados por los viajeros mexicanos. Sin embargo, además de la distancia que separa a nuestro país del Viejo Continente, algunas de las principales ciudades europeas se encuentran entre los lugares más populares de todo el mundo, por lo que a veces los precios de los vuelos llegan a encarecerse bastante.

Esto no significa que encontrar un vuelo barato sea imposible. Por eso, a continuación presentamos una serie de consejos para encontrar la solución más económica para que las próximas vacaciones sean en Europa.

Usar navegador incógnito

Las páginas web utilizan cookies para guardar nuestras preferencias de búsqueda, así que cuando empezamos a planear un viaje –y navegamos en internet en busca de inspiración–, es posible que los anuncios no sean los más adecuados, según nuestro interés de ahorrarnos unos pesos. Para evitar eso, el primer paso para buscar vuelos es abrir una ventana de incógnito en el navegador de internet.

Fechas (y destinos) flexibles

El verano es la temporada más popular del año para visitar el Viejo Continente, y por lo tanto también es la más cara. Por ello, siempre será más económico ir en primavera u otoño. Incluso si se quiere ir en verano, recorrer un poco las fechas puede asegurar encontrar mejores precios. Volar a finales de junio en lugar de julio, o a principios de septiembre en vez de agosto, será de gran ayuda a la hora de hallar un pasaje a menor precio.

El aeropuerto de Cancún cuenta con vuelos a muchos más destinos europeos que el de la Ciudad de México.

Asimismo, elegir el aeropuerto de llegada puede ser tan importante como las fechas. Salir y/o aterrizar en destinos secundarios, en lugar de las grandes capitales, puede generar una gran diferencia en cuestión de precios. Por ejemplo, buscar vuelos que salgan de Cancún en lugar de la Ciudad de México, y que lleguen a Bruselas, Dublín o Manchester, en vez de París o Londres. Para ello, siempre es bueno investigar qué aerolíneas operan en cada aeropuerto y con qué destinos se conectan.

Usar aerolíneas de bajo costo

El consejo anterior está directamente relacionado con éste. En Europa existen una gran cantidad de aerolíneas de bajo costo que vuelan del Viejo Continente a destinos turísticos populares, principalmente de playa. Aunque algunos son estacionales, nunca está de más explorar opciones que salgan de Cancún, Puerto Vallarta, o incluso Los Cabos, pues suelen ser más económicos que las rutas entre las ciudades principales. Londres, Manchester, Helsinki, Copenhague, Zürich, Moscú, o incluso Estocolmo, son algunas de las urbes que tienen conexión directa con las playas mexicanas.

Usar buscadores de vuelos

Páginas como Skyscanner y Google Flights muestran cómo los precios para volar a cierto destino pueden variar según los días del mes. Si se tienen fechas flexibles, esta herramienta es ideal, pues según el precio, incluso a veces sale más barato prolongar el viaje. Además de dar un panorama y ayudar a planear días, estas plataformas también permiten realizar búsquedas por países o regiones. En este sentido, la herramienta de mapa de Google Flights muestra cuánto cuesta volar a diferentes ciudades europeas en una fecha dada. Si se desea un destino en específico, establecer una alarma también puede ayudar a saber cuando los precios bajen en alguna ruta en particular.

Foto: Christin Hume

Buscar directamente con aerolíneas

Aunque los motores permitan explorar la misma ruta con diferentes aerolíneas, nunca está de más indagar en las páginas propias de las aerolíneas, en especial si se quiere llegar a una ciudad en específico. Las compañías suelen tener ofertas propias en algunos momentos del año, así que siempre es bueno seguirlas en redes sociales o apuntarse a sus boletines de noticias.

Establecer un tope

Entre la emoción de planear un viaje y los nervios de haber encontrado un vuelo, a veces terminamos comprando boletos por impulso, aunque no sean los mejores. Para evitar eso, lo mejor es establecer un límite según el destino, por ejemplo, decidir no pagar más de $15,000 MXN por un vuelo redondo a Europa. Este consejo siempre nos permitirá mantener la cabeza fría:

Menos de 13 mil: ¡cómpralo ya!
Entre 13 mil y 16 mil: buen precio 
Más de 16 mil: Espera, puedes encontrar algo mejor

Buscar con antelación… pero no tanta

El mito de que hay que comprar vuelos con muchísima antelación es sólo eso: un mito. Empezar a rastrear desde un año antes realmente no sirve de mucho puesto que con tanta anticipación las aerolíneas aún no sacan ofertas. Para encontrar buenos precios, basta con iniciar la búsqueda con entre tres y seis meses de antelación. Por ejemplo, si se quiere volar en junio, buscar vuelos en febrero o incluso en marzo, es ideal.

Imagen: Estée Janssens

Sigue a Diego en Instagram.

***

También te recomendamos:
Nuevos vuelos directos que conectarán a México con Chicago (solo por temporada)
Esta es la mejor época para viajar a Italia (gracias a los precios accesibles)
Atlas de ahorradores: consejos para encontrar vuelos baratos

Más Leídas

Ver Más