julio 7, 2020
¿Por qué los mayas abandonaron Tikal tan repentinamente?
Paola Gerez Levy

Un grupo de investigadores de la Universidad de Cincinnati descubrió que el agua que se consumía en Tikal estaba contaminada con agentes tóxicos.

En el corazón de la selva maya, al norte de Guatemala, uno puede transitar por la carretera PET-3 y encontrarse con los vestigios de Tikal. Una ciudad, considerada Patrimonio dela Humanidad y Parque Nacional en el país, fue durante siglos uno de los principales desarrollos urbanos de la cultura maya, pero que, alrededor del siglo X, prácticamente se vació y sus habitantes la abandonaron sin dejar mayores explicaciones de por qué se iban. Desde ese día hasta ahora,  sobre las ruinas de las urbe siempre hubo un miesterio.

Por fortuna, recientemente, un equipo multidisciplinario –arqueólogos, biólogos, antropólogos, químicos, geógrafos y botánicos– de la Universidad de Cincinnati ha formulado una de las hispótesis más convincentes hasta el momento. Los especialistas sostienen que el abandono repentino de Tikal pudo deberse a la toxicidad del agua que había en la zona.  

El agua, una dicotomía en la ciudad de Tikal

Esta ciudad maya se fundó en el siglo III a. C., pero no fue hasta el siglo IX que alcanzó su auge. La región era un paraíso agrícola gracias a las propiedades del suelo que llegó a abastecer a sus 70 mil habitantes. Sin embargo, el agua era una preocupación recurrente. Mientras que la mitad del año llovía y la selva vivía por sí sola, la otra mitad había una sequía y las personas se veían en la necesidad de almacenar agua para abastecer sus necesidades. 

agua en tikal

Modelo de Tikal. Foto: Nicholas Dunning / University of Cincinnati.

Y precisamente fueron dichos depósitos naturales de agua los que llamaron la atención del biólogo David Lentz y de su equipo de expertos. Lo que hicieron fue tomar muestras moleculares, geoquímicas y de ADN de sedimentos en 10 embalses que estaban en las inmediaciones de Tikal, y que por su ubicación estaban destinados para el uso élite de la sociedad. Tras exámenes minuciosos, se dieron cuenta de que varias de las pruebas contenían sustancias tóxicas para el consumo humano, como rastros de mercurio y cianobacterias. En esos depósitos, cercanos a palacios y templos, también se encontraron cianobacterias –organismos de colores azul y verde intensos, resistentes al proceso de ebullición del agua–, las cuales son nocivas para la salud.

Por otro lado, en los pozos más lejanos del centro, que abastecían a las zonas residenciales de Tikal, se identificaron restos de mercurio. Este elemento deriva de un pigmento que los antiguos mayas elaboraban, a partir del cinabrio, para crear el color rojo que servían para pintar cerámicas y paredes.

En Tikal llegaron a vivir 70 mil personas. Foto: Jimmy Baum / Unsplash

Esto es sólo una parte de la teoría

Los resultados, publicados en la revista científica Nature, sugieren que pudo haberse tratado de una intoxicación multitudinaria –un suceso improbable, pero no por eso imposible–. A esto, el antropólogo Kenneth Tankersley argumenta que el agua nociva tuvo que haber presentado un color y un sabor desagradable, por lo que parece extraño que aun así se hubiera consumido.No obstante se sabe que la élite tenía una relación estrecha con el agua y los dioses de la lluvia, lo que abre un debate respecto a que trato se le podía dar al agua contaminada.

“Arqueólogos y antropólogos han intentado averiguar qué le pasó a los mayas desde hace 100 años”, comenta el investigador principal David Lentz. La pregunta principal continúa siendo ¿Qué desencadenó la migración masiva de Tikal? y aunque esta parece una teoría bastante prodente, los científicos regresarán a la Península de Yucatán a seguir investigando.

university of cincinnati

Brian Lane sale de uno de los embalses. Foto: Nicholas Dunning / University of Cincinnati.

Los secretos que esconde Tikal

Cada vez se arroja más luz sobre esta antigua urbe. Si bien este estudio busca descubrir por qué la ciudad decayó tan abruptamente, se han llevado a cabo otros estudios que demuestran las verdaderas dimensiones que alcanzó el sitio. A principios de 2019, gracias a la tecnología LiDAR se pudo ver que, además de pirámides que sobresalen de las copas de los árboles, plazas y templos, en Tikal había 60 mil edificios periféricos que correspondían a las residencias de los habitantes.

¿Te gustó esta nota? Suscríbete a nuestro newsletter aquí para tener acceso a todo el contenido de Travesías.

Foto de portada: Isaac Quesada / Unsplash

***

También te recomendamos:
10 cosas que debes saber antes de ir a Guatemala
Monte Albán: la zona arqueológica que nos sigue sorprendiendo
Conocer la Cultura Maya en 7 días (un roadtrip increíble)

Más Leídas

Ver Más