enero 7, 2020
Los monumentos de Irán (que no se deberían nunca perder por una guerra)
Paola Gerez Levy

La tensión entre Estados Unidos e Irán es tal, que hasta los monumentos históricos entran en juego.

En los últimos días, la atención del mundo se ha fijado en dos países: Estados Unidos e Irán. Ambas naciones se encuentran en el ápice de un conflicto lleno de amenazas que, para muchos, podría derivar en una guerra. En medio de una avalancha de declaraciones y provocaciones, el presidente estadounidense Donald Trump amenazó con dañar algunos de los 52 sitios de importancia histórica, cultural y religiosa para los iraníes.

Ubicado entre el Mar Caspio y el Golfo Pérsico, Irán tiene una historia interminable. Este país fue la casa de culturas milenarias como la Mesopotamia o Sumeria, y de imperios por demás poderosos como Persia. Su legado para la humanidad es tan valioso que La UNESCO ha protegido 24 sitios; dos de ellos naturales (los Bosques Hircanianos y el Desierto de Lut) y 22 patrimonios culturales que, de hacerse realidad la amenaza de Estados Unidos, podrían desaparecer.

Conservar estos sitios es importante no sólo para el Medio Oriente sino para todo el mundo. Dicho lo anterior, seleccionamos seis sitios que cuentan, a través de su arquitectura, colores y formas, las infinitas memorias de esta nación.

Palacio de Golestán

El centro histórico de Teherán, la capital del país, alguna vez estuvo protegido por una muralla. Ahí se encuentra el Palacio de Golestán, que en el Siglo XIX fue una residencia real, y que actualmente es un museo. Dicha construcción integra ocho edificios y es un ícono de la era Qajar. Es un verdadero monumento arquitectónico donde la tradición iraní (caracterizada por el uso de arcos, cúpulas y un sinfín de detalles geométricos) se fusiona con estilos europeos como el barroco. Además, dentro del recinto existen jardines exuberantes y albercas.

teheran

Foto: Mohammad Yadzi Rad

Persépolis

En el año 518 a.C., el rey Darío I designó a esta ciudad como la capital del antiguo arqueménida (el primer imperio persa). Ubicada al sureste de Irán, al pie de la Montaña de la Misericordia, esta urbe es uno de los mejores ejemplos de arquitectura, tecnología y diseño urbano de Persia. En este sitio existen numerosas estructuras cuya apariencia se inspiró en Mesopotamia, como en el Palacio de Apadana o la Sala de las 100 Columnas.

persepolis

Foto: Borna Mir

Meidan Emam

Meidan Emam, una de las plazas públicas más grandes del mundo, se encuentra en la ciudad de Esfahan, sobre coordenadas que antiguamente coincidían con los cruces de las rutas comerciales más importantes de la época. Fue planeada por el sah Abbas I el Grande a principios del siglo XVII. Las nueve hectáreas que abarca están rodeadas por construcciones largas de dos plantas, y en el interior uno puede admirar la Mezquita Real, la Mezquita del Jeque Lotfollah, el pórtico de Qeyssariyeh o el impresionante palacio timúrida, el cual reúne elementos decorativos turcos y mongoles.

iran monumentos

Sheikh Safi

Pensado como un lugar de retiro espiritual de la corriente filosófica del sufismo, este sitio es un conjunto arquitectónico que integra espacios que se utilizaron como bazares, baños, plazas y lugares de culto entre los siglos XVI y XVIII. Aquí también se encuentra la entrada al mausoleo del jeque Safi Al Din, por lo que el recinto recibe a mucha gente que va a peregrinar. En el interior destacan obras de arte sacro del siglo XIV y numerosos arcos ojivales.

Soltaniyeh

Este destino fue la antigua capital durante el Ilkanato, una de las dinastías mongolas que reinó en la región. Ahí se encuentra el mausoleo Oljaytu, un ejemplo único de arquitectura persa que para muchos es “el precursor del Taj Mahal. Se trata de una sepultura octagonal edificada a inicios del siglo XIV cuyo sello distintivo es enorme cúpula doble que se eleva 50 metros sobre la construcción. Está adornada con azulejos turquesa por fuera, y su interior está recubierto de mosaicos, ladrillos, marquetería y pinturas al fresco.

irán

Conjuntos Monásticos Armenios

En el noroeste del país, cerca de la frontera con Armenia, uno puede contemplar  un grupo de construcciones medievales que se remontan al siglo VII. Se trata de tres templos de piedra que están al borde de un acantilado. Estos recintos son prueba de la influencia que tuvo el cristianismo armenio en Irán, así como del intercambio cultural que existió con las culturas asiria, bizantina, persa y musulmana de Oriente Medio. Estas son San Tadeo, donde se supone que yacen los restos del apóstol, San Esteban y la capilla de Santa María de Dzordzor.

monumentos en irán

¿Te gustó esta nota? Suscríbete a nuestro newsletter aquí para tener acceso a todo el contenido de Travesías.

***

También te recomendamos:
De por qué la UNESCO es la nueva Alejandría
Estos son los nuevos Patrimonios de la UNESCO (que todos deberíamos conocer)
Australia se incendia… y el mundo debería de hacer algo más que contemplar el fuego

Más Leídas

Ver Más