mayo 25, 2018
¿Qué pasa en tu cuerpo cuando viajas en avión?
Fernanda López Díaz

Descubre qué hacer para combatir los daños

Al viajar en avión, tu cuerpo cambia. La diferencia de condiciones atmosféricas hace que funciones de manera distinta, y a veces perjudicial. ¿Qué pasa en tu cuerpo cuando viajas en avión? Descúbrelo aquí.

El nivel de oxígeno en la sangre baja

Las cabinas de los aviones están presurizadas para simular una elevación de 1830 a 2438 metros. A esas altitudes, el cuerpo absorbe menos oxígeno, y por lo tanto, aumenta el nivel de fatiga y disminuye la agilidad mental. Además, la sangre se mueve menos cuando estás horas sentado, lo que contribuye a la reducción de oxígeno.
¿Qué puedes hacer? Procura caminar por el pasillo cada media hora. Eso te activará.

Se acumula la sangre en las piernas

Esto hace que se te hinchen los pies y, en casos muy extremos, que se te hagan coágulos.
¿Qué puedes hacer? Haz movimientos para flexionar los pies y estirar las piernas.

Tu piel se deshidrata

Un avión tiene todos los ingredientes necesarios para una piel horrenda. La presión de la cabina y el aire acondicionado se encargarán de quitarle toda la humectación a la piel. Por si fuera poco, las ventanas de la aeronave no bloquean efectivamente los rayos UV.
¿Qué puedes hacer? Es importante tomar agua durante el vuelo y usar un tratamiento facial para revivir la complexión. Obviamente, el bloqueador es obligatorio.

que pasa en tu cuerpo cuando viajas en avión

Te enfermas con mayor facilidad

Durante un vuelo, tu riesgo de pescar un resfriado aumenta 100 veces. Si estornudas sin taparte la boca, el aire acondicionado hace que las partículas se dispersen más lejos.
¿Qué puedes hacer? Toma suplementos que fortalezcan tu sistema inmunológico.

Tu capacidad auditiva disminuye

Si tu vuelo dura más de 4 horas, tienes riesgo de pérdida auditiva. Idealmente, no se puede estar expuesto a ruido de más de 88 decibeles por 4 horas, o de más de 85 por ocho horas. En un avión, el rango de ruido es de entre 95 y 105 decibeles.
¿Qué puedes hacer? Lleva contigo unos audífonos reductores de sonido. Evita sentarte en la parte trasera del avión, pues es la más ruidosa.

En casi todos los vuelos internacionales, te expones a una pequeña pero significativa dosis de radiación de rayos cósmicos. Mientras más al norte vueles, mayor será la dosis. Según un estudio realizado en Reino Unidos, un vuelo de Washington a Pekín te expone a más radiación que una radiografía en el pecho.
¿Qué puedes hacer? Realmente, nada. Sin embargo, no está de más protegerse con suplementos y alimento antioxidantes.

***

También te recomendamos:
7 consejos de los sobrecargos para viajar en avión
8 trucos para dormir en el avión
5 tips para hacer un viaje zero-waste

Más Leídas

Ver Más