Miradores para admirar los paisajes de México desde las alturas
septiembre 23, 2020
Miradores para admirar los paisajes de México desde las alturas
Paola Gerez Levy

Sitios donde sólo se ve el horizonte y la naturaleza.

Pararse sobre los límites de un terreno elevado, sentir el suelo bajo los pies y luego ver la inmensidad delante es una sensación paradógica; algunos la viven con vértigo otros como un momento para pensar. De eso se tratan los miradores, esos espacios que combinan magistalmente lo que se observa en el piso con las vistas que se obtienen desde un avión.

Por suerte, gracias a la orografía de México existen múltiples puntos desde los cuales admirar las extensiones de bosque, selva, ríos o mares que hay en el territorio nacional. Y aunque desde cualquier coordenada, que esté un poco elevada, se puede espiar el horizonte, existen miradores específicamente construidos donde, desde hace años o incluso décadas, los exploradores han establecido lugares exactos donde simplemente está la mejor vista de México.

Así como desde el Ajusco se puede contemplar el valle de la Ciudad de México o desde la pista de aterrizaje de Valle de Bravo mirar cómo se extiende el lago y el pueblo, en nuestro país hay numerosas opciones para obtener este tipo de libertad y quizá un poco de brisa. Aquí les dejamos nuestra selección.

Divisadero, Chihuahua

En el corazón de las Barrancas del Cobre, en tierras de los rarámuri, hay un lugar donde se pueden ver no solo las barrancas, sino las localidades de Urique y Tararecua. La mejor forma de llegar a Divisadero, en medio del bosque, es con el Chepe, el tren de pasajeros que hace una parada aquí.

Cerca de la estación las construcciones se detienen, pues hay un acantilado  dramático. Desde el borde, a 2,200 msnm, se respira uno de los aires más puros, se puede escuchar el silencio forestal y mirar capas de montañas que se vuelven pálidas hacia el horizonte.

Tepozteco, Morelos

Hace más de 500 años, el señorío de Tepoztlán edificó una pirámide en honor del dios del pulque sobre una contundente montaña, a más de 2,300 msnm. Se trata de la pirámide del Tepozteco, desde donde podemos vislumbrar el pueblo,  la exuberante naturaleza que rodea sus callecitas empedradas y su convento dominico.

Para llegar hasta acá hay que caminar alrededor de media hora por un sendero de escaleras, rocas, riachuelos y veredas de tierra que asciende unos 400 metros.

tepoztlán

Foto: Jesús Galván / Wikimedia Commons

Hierve el Agua, Oaxaca

A 70 km de la capital oaxaqueña se puede llegar a uno de los miradores más icónicos del país, no solo por la vista que tiene sobre las sierras Mixe y Norte de Oaxaca, sino porque el sitio en sí es fascinante. Un par de cascadas petrificadas –de 12 y 30 metros de altura– que han escurrido desde hace miles de años. En este sitio, se puede caminar sobre la superficie mineral de las estructuras y mirar hacia abajo a los árboles, o hacia delante, hacia la rugosidad frondosa que separa a la ciudad de Oaxaca del Océano Pacífico.

mirador

Foto: LMB1948 / Wikimedia Commons

Ensenada, Baja California

Si uno conduce desde Tijuana a Ensenada por la carretera escénica –que es un mirador en sí misma–, poco antes de llegar a la segunda se puede tomar una desviación hacia la parte más alta. Es aquí donde se encuentra el mirador, que brinda un panorama a la urbe y a la bandera monumental que se eleva en el centro, pero también de la bahía y de las islas Todos Santos, dos picos de desierto enclavados en medio del azul oscuro del Pacífico. La postal desde allá arriba es especialmente asombrosa si se visita en el atardecer.

Cañón del Sumidero, Chiapas

Existen muchos ángulos desde los cuales dejarse asombrar por la belleza exuberante de este parque nacional, ya sea desde el agua del río Grijalva a bordo de una ancha o desde la cima en alguno de los cinco miradores que se han instalado en el lugar. De ellos, quizás el que más vale la pena es El Roblar, pues es uno de los más altos y permite ver de cerca las paredes de la falla geológica, algunas alcanzan los mil 200 metros de altura. Si uno pone atención, tal vez logre distinguir un ave en vuelo o el aullido de un mono araña escondido entre la selva.

cañón del sumidero

Foto: Wikimedia Commons

¿Te gustó esta nota? Suscríbete a nuestro newsletter aquí para tener acceso a todo el contenido de Travesías.

***

También te recomendamos:
La fascinante relación entre los murciélagos y el tequila (crónicas de un gran animal)
Estos son los 9 muelles más impresionantes de México
Reserva de la Biósfera El Triunfo… ahí donde se concentra la riqueza de México

Más Leídas

Ver Más