abril 20, 2020
La Cueva de los Cristales, un tesoro geológico escondido en Chihuahua
Paola Gerez Levy

La Cueva de los Cristales, en el subsuelo chihuahuense, alberga formaciones cuyo proceso inició millones de años atrás.

Las maravillas de nuestro planeta van mucho más allá de lo que podemos ver en el horizonte. Así como existen bosques frondosos o islas de colores inimaginables, también hay tesoros en las entrañas del suelo. Uno de los paisajes subterráneos más impactantes es precisamente la Cueva de los Cristales, una caverna plagadas de formaciones minerales de selenita que alcanzan los 12 metros de largo y relucen tonos claros comparables a los de la Luna.

La Cueva de los Cristales, descubierta por casualidad

Todo empezó a finales del siglo XVIII, cuando un grupo de mineros divisó una veta en el suelo a 130 km al sur de la ciudad de Chihuahua. Ese fue el inicio de la Mina de Naica, de la cual se extrajeron plata, zinc y sobre todo plomo durante más de 200 años, hasta su cierre en 2015 debido a una inundación. En el 2000, los espeleólogos Eloy y Javier Delgado, que trabajaban a 290 metros de profundidad taladrando la roca, dieron con una cámara que estaba junto a un depósito natural de metales. Al ingresar, los hombres vieron cristales que rebasaban los 10 metros de largo; había algunos que atravesaban este espacio, de 20 x 35 metros, de suelo a techo y pesaban hasta 55 toneladas.

A partir de ahí, la Cueva de los Cristales y las otras tres cavernas que se encontraron en las inmediaciones (entre ellas la Cueva de las Espadas o la Cueva de las Velas) se han utilizado exclusivamente para su conservación y estudio científico.

El último hallazgo sucedió en 2017, cuando la espeleóloga estadounidense Penelope Boston, directora del Instituto de Astrobiología de la NASA, divulgó los avances de su estudio. En su trabajo, encontró que dentro de los cristales milenarios había diminutas burbujas que contenían microbios. Los investigadores sugieren que dichos microorganismos, que están en estado latente, han vivido ahí desde hace aproximadamente 50 mil años.

Cueva de los cristales

Foto: Alexander van Driescche

Los visitantes al paraíso de los cristales

Por desgracia, la cueva no está abierta al público. Además, pasear por estas esculturas naturales no sería agradable, pues dentro de la cueva, la temperatura ronda entre los 50 y 60 grados centígrados y registra niveles de humedad superiores al 90%. Esto se debe a que la mina se encuentra sobre aguas termales que, a su vez, son calentadas por una cama subterránea de magma.

En 2008, el cristalógrafo español Juan Manuel García Ruiz visitó la Cueva de los Cristales y, en un relato para El País, confesó que “A veces el aire te quemaba tanto –no sólo las fosas nasales y la garganta, sino el interior del cuerpo–, que nos obligaba a huir de inmediato de ese horno. Por eso, cada vez que entrábamos, uno de nosotros se quedaba fuera cronometrando el tiempo y avisando cada ocho minutos para que los que estaban dentro abandonaran la cueva”.

¿Cómo se formaron estos cristales masivos?

Hay bastante conocimiento respecto a la formación de estos cristales, de hecho existen varias hipótesis respecto a su origen y evolución. En primer lugar, se calcula que las estructuras originales cobraron forma hace 500 mil millones de años, aunque otros aseguran que fue hace 30 millones.

Debido a las condiciones de temperatura y humedad que tiene la caverna, la gran cantidad de anhidrita, que tienen las rocas, se transformó en yeso y éste se fue cristalizando lentamente hasta que se convirtió en selenita; un mineral hecho de masas cristalinas. Esta reacción se ha repetido por milenios, lo que junto con el aislamiento de la caverna, permite que las estructuras de vidrio hayan incrementando su tamaño ininterrumpidamente.

Selenita.

¿Te gustó esta nota? Suscríbete a nuestro newsletter aquí para tener acceso a todo el contenido de Travesías.

Foto de portada: NASA/GSFC/METI/ERSDAC/JAROS, and U.S./Japan ASTER Science Team

***

También te recomendamos:
El oasis rosa que se encontró bajo el océano de Baja California
En Playa del Carmen hay más de 150 cuevas secretas con vestigios mayas
Las cascadas de fuego (y otras razones para viajar a Yosemite)

Más Leídas

Ver Más