julio 14, 2020
Papaya Playa Project: un hotel al que siempre queremos volver
Mariana Castro

La propiedad de Design Hotels es un reflejo de la esencia de Tulum: playa, bienestar y jungla tropical.

Durante la última década, Tulum pasó de ser un secreto bien guardado a uno de los destinos más atractivos de la Riviera Maya. Sin embargo, de una forma u otra, ha mantenido un carácter más auténtico y menos gigantesco (a diferencia de sus vecinos Cozumel y Playa del Carmen). Uno de los primeros en descubrir el enorme potencial de Tulum fue Papaya Playa Project, que llegó de la mano de Design Hotels a esta antigua ciudad maya en 2011.

Originalmente, Papaya Playa Project se planeó como un hotel pop-up, pero después de varios meses se convirtió en algo permanente y hoy es un referente de hospedaje en Tulum. A este hotel uno llega con la idea de desconectarse y poner en marcha un plan que no tiene falla: relajarse entre el mar Caribe y la selva tropical.

El arte de bajar el ritmo

Papaya Playa Project nació como una oportunidad para ponerle pausa al ritmo acelerado de la ciudad y encontrar inspiración en la tranquilidad de la playa. Desde sus inicios, el hotel también se pensó como un punto de reunión para la comunidad creativa que visita Tulum, ya sea para un retiro de yoga o un festival de cine. Además, se ha convertido en un sinónimo de buena fiesta, sobre todo gracias a sus full moon parties.

Un enfoque local y sustentable

Con la idea de respetar el entorno e introducir a los viajeros a la riqueza de Tulum, el hotel funciona bajo dos ejes principales: el “lujo local” y la sustentabilidad. De hecho, el diseño del proyecto (con materiales naturales y vegetación por doquier) fue pensado así para minimizar su impacto ambiental, y conservó el 93% de la jungla que existía antes de su construcción. El hotel también tiene una emisión mínima de CO2 y un programa de recuperación del suelo con anacardos, bananos y cocoteros. Además del respeto a la naturaleza, Papaya Playa Project cuenta con una serie de iniciativas enfocadas en el cuidado y desarrollo de la comunidad de Tulum.

Refugios para el descanso

Como una especie de refugios escondidos en la selva, Papaya Playa Project ofrece tres opciones de hospedaje. Primero están Las Cabañas, con un diseño simple, relajado y libres de lujos innecesarios. Después están Las Casitas, que brindan a los viajeros una experiencia más integral, y, finalmente, Las Casas, equipadas con varias habitaciones, sala, comedor y espacios privados. Estas últimas incluyen servicios personalizados y opciones de transporte, por lo que son perfectas para grupos de amigos o familias grandes. A pesar de la privacidad de las Cabañas, Casitas y Casas, vale la pena explorar todo lo que el hotel tiene para los huéspedes: clases de yoga diarias frente al mar, spa, temazcal, juice bar, restaurante y bar, entre otras.

¿Te gustó esta nota? Suscríbete a nuestro newsletter aquí para tener acceso a todo el contenido de Travesías.

Fotos: cortesía Papaya Playa Project.

***

También te recomendamos:
Tulum: el paraíso bohemio en la selva de la Riviera Maya
Sac Actún, la zona arqueológica más grande del mundo está bajo el agua de Tulum
Tulum, mejor que nunca

Más Leídas

Ver Más