marzo 12, 2018
De Uruapan al Paricutín
Redacción Travesías

Un paseo por una de las zonas más bonitas del occidente del país, donde existe una localidad arrasada por un imponente volcán.

México esconde uno de los volcanes más jóvenes del mundo y la mejor guía para visitarlo está en el pueblo de Angahuan. Por años los habitantes, de etnia purépecha, han mantenido la tradición de contar la historia del volcán. En la alcaldía de Angahuan y en el pueblo es posible iniciar un recorrido único. El ayuntamiento de Uruapan ofrece una guía para aprovechar al máximo las actividades y tours, en permanente colaboración con las comunidades indígenas de la zona.

Para llegar al Paricutín el primer paso es arribar a Uruapan, la segunda ciudad más grande de Michoacán, situada a unos 40 kilómetros del sitio en el que en 1943 nació uno de los volcanes más recientes del mundo.

Uruapan está a dos horas de carretera de Morelia, la capital de Michoacán, y se enorgullece de ser “la capital mundial del aguacate”. La ciudad, de 400,000 habitantes, alberga también el sitio donde murió Vasco de Quiroga, un fraile que entregó su vida a los indígenas de la región, quienes al día de hoy recuerdan los oficios que aprendieron con Tata Vasco. Tiene además el único parque nacional dentro de una zona urbana en el país, el de Barranca de Cupatitzio.

Michoacán

Tata Vasco murió en La Huatápera, una casa del siglo XVI que proveía de alojamiento a los indígenas de la región, y es considerada la primera construcción colonial de la zona. Hoy funciona como museo. No muy lejos se alcanza a ver el pico que alberga el volcán, el Paricutín, que ahora está inactivo.

El volcán nació con un terremoto, recuerdan los pobladores, pero permitió evacuar los pueblos de Paricutín, desaparecido tras la erupción, y San Juan Parangaricutiro, del que sólo queda la torre de su iglesia. Para acceder hay que cruzar el bosque Pantzingo, una zona ecológica gestionada por la Comunidad Indígena de Nuevo San Juan, el pueblo que los pobladores de San Juan Parangaricutiro fundaron después del nacimiento del volcán.

Pinos, encinos y cedros cubren el recorrido, que desde Nuevo San Juan dura cerca de una hora y desde Angahuan, la población al otro lado de los vestigios, se lleva unos 30 minutos. En el camino es posible ver construcciones de madera tipo troje, hechas con piedra volcánica, adobe, madera y cubiertas con tejas rojas.

Al subir por la montaña el camino comienza a cubrirse de negro. Son poco más de 20 kilómetros de una senda rodeada de piedra volcánica. El viento frío de la sierra silba durante el trayecto, en el que es posible detenerse para admirar el verde paisaje. También abundan en la zona cabañas para el visitante que desee pasar ahí la noche. Asimismo es posible quedarse en los albergues, con mayor capacidad de hospedaje, indicados en el recorrido: el Centro Ecoturístico de Angahuan, en el pueblo aledaño, o el Centro Ecoturístico Pantzingo, a unos cuantos kilómetros de la zona.

Michoacán

La recompensa al final del camino en coche es el punto de partida para visitar el volcán, ya sea a pie o a caballo. El recorrido hacia los vestigios de la iglesia se lleva poco más de una hora y el que va hacia el volcán puede tomar entre tres o cuatro, dependiendo del paso. Pequeños cenadores albergan a mujeres vestidas a la usanza tradicional purépecha, que ofrecen refrescos, agua, nopales y quesadillas con tortillas recién hechas.

Los guías esperan a los turistas para llevarlos a la cima del volcán, el único que el ser humano ha visto nacer, hacer erupción y volver a estar inactivo. La vista, como ninguna en el mundo, reúne una profusa zona boscosa, de clima templado y lluvioso y a veces cubierto por la neblina. La visita a Angahuan —el pueblo del que son la mayor parte de los guías del recorrido— permite un vistazo a otro tiempo. Mujeres vestidas con coloridas faldas y rebozos charlan en purépecha con soltura, una de las lenguas más antiguas del mundo.

Para realizar este paseo: Oficinas de Ecoturismo de la Comunidad Indígena de Nuevo San Juan Parangaricutiro. Av. Mariano Matamoros s/n, Barrio San Mateo, Nuevo San Juan Parangaricutiro. T. (452) 594 0086.
pantzingo.com

También te puede interesar:
Ruta en carretera por Taxco.
Para escapar de la ciudad un fin de semana.
Fin de semana en la Huasteca Potosina.

 

Más Leídas

Ver Más