agosto 29, 2017
Destinos para escapar de la ciudad un fin de semana
Diego Parás

Te recomendamos cinco destinos, poco explorados, para que escapes por carretera.

Tenancingo, Estado de México

Por su clima tropical y templado, Tenancingo es un importante centro de producción floral para el Estado de México. Localizada unos 50 kilómetros al sur de Toluca, esta ciudad ofrece una gran variedad de sitios de hospedaje para pernoctar. Prueba su famosa cecina y los licores de fruta típica (limón, guayaba, zarzamora, ciruela y nanche). Los jueves y domingos se arma el bullicio en el tianguis, lugar perfecto para comprar rosas, nardos, claveles y crisantemos.

Zacualpan de Amilpas, Morelos

En este tranquilo pueblito, la plaza principal está rodeada por viejos edificios con portales, tiendas con tradicionales mostradores de madera y pequeños puestos de antojitos en la sombra. Los fines de semana, a un costado de los viejos muros del Convento de la Inmaculada Concepción se establece un mercado de frutas, verduras, ropa y música. El clima es casi tropical y la vegetación, frondosa, de ahí que se antoje caminar por las calles empedradas y tranquilas.

Ocuituco, Morelos

Aquí se encuentra el primer convento construido por los agustinos en América Latina, que data de 1534, con sólidos muros y más parecido a una fortaleza que a un monasterio. A pesar de su austeridad, el claustro es acogedor, gracias a sus geranios y a los simpáticos leones que surten agua a la fuente. Pero el complejo también es históricamente importante, pues aquí Fray Juan de Zumárraga fue designado primer arzobispo de la Nueva España, en 1547, por órdenes del Papa. El lugar que hace cuatro siglos y medio fuera el centro de la autoridad augustina en la Nueva España ahora yace tranquilamente entre los llanos.

Zapotitlán de Méndez, Puebla

A primera vista, Zapotitlán parece un lugar poco atractivo, pero en la montaña están las grutas que, para quienes estén dispuestos a agacharse y mojarse las rodillas, deparan enormes bóvedas con estalactitas y estalagmitas brillantes que se suceden una tras otra hasta llegar a la Laguna Encantada. El mejor guía, y el más antiguo, es Herminio Rojas, quien ha realizado esta actividad desde niño, y se nota en sus explicaciones. Encontrarlo no tiene dificultad, sólo hay que dirigirse a las grutas y, tras cruzar el puente, preguntar a cualquier vecino. El recorrido sólo puede hacerse con guía y su duración oscila entre dos y seis horas.

Cacaxtla y Xochitécatl, Tlaxcala

Cacaxtla es un lugar de visita obligada debido a sus extraordinarias pinturas murales prehispánicas, cuyos colores se han conservado de manera sorprendente en el gran edificio olmeca montado en una prominencia natural.

El centro ceremonial de Xochitécatl está constituido por dos plazas; en la principal se encuentran la Pirámide las Flores, el Edificio de la Serpiente y, en la segunda, ubicada al oeste, se levanta el magnífico Edificio de la Espiral. Ambos sitios están muy cerca uno del otro.

Más Leídas

Ver Más