mayo 8, 2019
La nueva zona arqueológica por explorar en Yucatán
Frida Méndez

Chaltún Ha será el nuevo sitio turístico de arqueología maya en el sureste del país.

Para los mayas, Chaltún Ha significa Piedra plana por donde se recoge agua. Ahora este topónimo será también el nuevo centro turístico del Pueblo Mágico Izamal en Yucatán. La nueva zona arqueológica abrió de forma oficial sus puertas al público a finales de abril como parte de las celebraciones los 80 años del INAH.

La zona arqueológica de Chaltún Ha

Estos vestigios mayas ya eran visitados por los locales y multitudes de científicos en busca de respuestas acerca de los mayas, y aunque las investigaciones y restauraciones seguirán llevándose a cabo, se decidió convertirlo en una atracción turística para tener un control de los visitantes y también con el objetivo de dar limpieza, seguridad y vigilancia al sitio. Por ello se instauró un horario de visita de lunes a domingo, de 8 de la mañana a 5 de la tarde.

nueva zona en Yucatán

Hay que destacar que en toda esta región del país existen alrededor de 168 estructuras arqueológicas. En esta zona arqueológica hay una plataforma de tres metros de alto sobre la cual se erigen tres pirámides. Las dos menores se encuentran en el este y oeste, mientras que la principal, de seis metros de altura, yace en el extremo sur.

Se trata de la cuarta estructura monolítica encontrada de los 12 que existen en la zona. Las pirámides datan del periodo Clásico Terminal (entre el 900 y  el 1200 d.C.) y podrían haber tenido funciones administrativas ya que se encuentran en el punto medio entre los límites y el centro de la ciudad.

nueva zona en Yucatán

Izamal más allá de las zonas arqueológicas

La zona arqueológica se encuentra a un kilómetro de las ruinas de Izamal, cuyo poblado (a una hora de Mérida) fue el primer lugar del país en ser considerado un Pueblo Mágico. Esta pequeña aldea es conocida como La Ciudad de Las Tres Culturas, un nombre que se ganó por la forma en que lo prehispánico, lo colonial y lo contemporáneo conviven día a día.

Se trata de la primera ciudad establecida en la Península de Yucatán, por lo que merece la pena ser visitado no sólo por los vestigios arqueológicos que hay a su alrededor, también por sus platillos típicos, las calles empedradas y el color amarillo de sus edificios. Una monocromía que se extiende hasta el Convento de San Antonio de Padua, cuyos 75 arcos que conforman el atrio cerrado lo hacen el más grande de América y el segundo más grande del mundo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por La Jornada Maya (@lajornadamaya) el

Sigue a Frida en Instagram

***

También te recomendamos

Pronto será posible caminar por Tenochtitlán, tal como lo hicieron los españoles
El sorprendente hallazgo de una ciudad maya de 60 mil edificios debajo de la selva
Descubrieron en el Templo Mayor dos ofrendas que cambiarán la historia

Más Leídas

Ver Más