diciembre 10, 2019
Este es el Mar Muerto de China (y está lleno de colores)
Frida Méndez

Cada vez más personas llegan a este lugar atraídos por el asombroso paisaje que cambia de acuerdo a la estación del año

Hay algo en la inmensidad del agua. En el azul turquesa de un cenote, en la corriente de un río, en las olas, que hace que todos quieran contemplarlos. Quizá por eso, cada escenario acuático es la posibilidad de un viaje. Todos los años miles de personas se dirigen a las playas, a las albercas, a los ríos y aunque parezca que ya se ha descubierto todo, aún se pueden encontrar algunos sitios escondidos en los que el paisaje estrafalario es único, casi imposible.

Se trata de un antiguo salar

Quizá el ejemplo más remoto de esto sea el lago Yungcheng también conocido como “El Mar Muerto de China”.  Por casi 4 mil años este sitio ha sido el epicentro de producción salina más importante de la región. Al punto de que se han librado guerras por su control, y que los poblados cercanos han construido templos dedicados a la sal y sus extrañas deidades.

Ubicado en la provincia de Shanxi, al norte de China, el lago ha dejado atrás su papel industrial, para convertirse poco a poco en un destino turístico. Y es que cada vez más personas llegan a este salar atraídos por un asombroso paisaje que cambia según las estaciones del año.

El lago durante el verano

Durante el verano, los 120 kilómetros cuadrados del lago (el tercer ojo de agua de sulfato de sodio más grande del mundo) se convierten en un auténtico caleidoscopio líquido, en el que coexisten distintas tonalidades de magenta, verde y amarillo, separadas y delimitadas por delgadas lineas blancas de sal.

Mar Muerto de China

Como todo suceso natural estos colores tienen una explicación científica que se reduce a la proliferación de un alga llamada Dunaliella Salina; una especie tolerante a la sal que cambia de tonalidad según las condiciones del agua. En el mar estos especímenes son azules, pero si se les exponen al aumento de concentración salina se vuelven rojos.

¿Y durante el invierno?

En el invierno el lago se pinta de blanco. Este color no se debe al hielo ni a la nieve de la temporada, la responsable es más bien la Sal de Glauber. Se trata de un grupo de estructuras cristalinas, con formas similares a la de los corales, hechas de un tipo de sulfato de sodio que se transforma en cuarzo a temperaturas inferiores a cinco grados bajo cero.

¿Qué tan similar es al Mar Muerto?

Aunque por su seudónimo podría inferirse que este lago comparte similitudes con el Mar Muerto, los dos cuerpos de agua no podrían ser más diferentes. Mientras que el de Medio Oriente es famoso por no ser demasiado hostil para la vida, el de China presenta un rico ecosistema para distintas aves, peces y las algas que dan color al agua durante el verano.

Otra diferencia es que en el Mar Muerto podemos encontrar a personas nadando, en tanto que en el lago Yungcheng esto no es posible, en especial si el agua está de colores, porque eso significa que el lago está contaminado. Afortunadamente para estos casos siempre están los ojos. 

Mar Muerto de China

Lo anterior debido a que la presencia de las algas es consecuencia de un exceso de nutrientes en el agua, a lo que se conoce como zona muerta.  A medida que se reproducen las algas, en ocasiones llegando a millones de células por milímetro, éstas van consumiendo más oxígeno y otras formas de vida se ven asfixiadas.

Sigue a Travesías en Twitter, Instagram y Facebook

***

También te recomendamos

Una alucinante montaña de siete colores (que no salió de la imaginación de nadie)
Este es el volcán que expulsa lava azul (y hay que verlo una vez en la vida)
Estas son las extrañas (pero increíbles) playas de arena rosa

Más Leídas

Ver Más