marzo 15, 2019
Juana de Arco y cómo visitar ese castillo francés que cambió la historia hace 3 mil años
Frida Méndez

En este recinto tuvo el primer encuentro con el Rey Carlos VII.

La historia de Francia es algo fascinante por todos los símbolos que ha dejado en el mundo, basta detenernos en la Revolución Francesa; ese proceso que no sólo desmitificó a la monarquía sino que facilitó la independencia de muchas naciones en el mundo. Sus ideales llenaron los libros de filosofía del siglo XVIII y sus imágenes se volvieron inmortales gracias a la pericia de artistas como Delacroix.

Pero además de los acontecimientos de 1789, el pasado francés está plagado de momentos fundamentales. Una multitud de épocas que se pueden apreciar  sobre todo en los estilos arquitectónicos que hay en las distintas provincias. Un ejemplo de esto es la fortaleza real de Chinon, un castillo situado en el departamento de Indre-et-Loire, que vio pasar frente a sus muros uno de los instantes más icónicos de occidente.

castillo de Juana de Arco

Juana de Arco en Chinon

La historia de la construcción está ligada a Juana de Arco; una campesina que entre otras cosas lideró a las tropas francesas en el combate contra los ingleses, liberó a la ciudad de Orleans y terminó en la hoguera el 3o de mayo de 1431 acusada de herejía.

Las peripecias de esta joven empezaron cuando viajó a Chinon a los 18 años y convenció a la corte de Santa Catalina que el arcángel Miguel y Santa Margarita le habían pedido que fuera al auxilio del rey de Francia. Aunque la estancia de Juana de Arco en el castillo fue breve, la relevancia de lo sucedido fue tal que siglos después los gruesos muros del recinto todavía albergan un museo dedicado a la doncella de Orleans.

castillo de Juana de Arco

Este castillo de más de 3 mil años de antigüedad fue construido originalmente para proteger la ciudad y controlar el caudal del Río Vienne. A lo largo del tiempo el recinto estuvo bajo el dominio de romanos, visigodos, francos y monarcas ingleses, hasta que en 1205 el rey Felipe II logró hacerse del espacio y desde entonces este territorio ha pertenecido a Francia.

castillo de Juana de Arco

Fortaleza de Coudray

El castillo se divide en varias partes pero vale la pena destacar La Fortaleza de Coudrey que consta de una torre principal de 25 metros de altura y 12 de diámetro en la que, según algunos expertos, se alojó Juana de Arco durante su breve estancia. Asimismo, esta estructura está acompañada por dos torres menores llamadas Boisy y Moulin. 

Actualmente en esta sección se pueden observar la base de la vieja capilla de San Martín, el patio principal y las entradas a las cuevas. Además, la fortaleza cuenta unas mazmorras y más de mil calabozos, algunos de los cuales conservan las marcas de los prisioneros.

castillo de Juana de Arco

Castillo Medieval

En esta parte se encuentra el museo de Juana de Arco. Sin embargo, en la antigüedad este sitio albergaba los aposentos reales, la capilla de Sainte Mélaine y el Gran Salón donde se llevó a cabo la legendaria junta entre el rey y Juana de Arco; en la actualidad este cuarto ha sido reducido a un fragmento de muro.

Fortaleza de Saint George

Por último está Saint George, una fortaleza derruida por el tiempo que todavía conserva sus antiguas catapultas y las barreras naturales que en su momento  protegieron el castillo de las amanezcas externas.

castillo de Juana de Arco

castillo de Juana de Arco

castillo de Juana de Arco

***

También te recomendamos

Siete castillos italianos para ver una vez en la vida
El sitio en donde murió Julio César se podrá visitar en 2021
Nantes, la increíble ciudad del escritor Julio Verne
Hacienda Panoaya: el sorprendente destino escondido en el billete de 200

Más Leídas

Ver Más