diciembre 19, 2018
El cementerio de la Recoleta: 196 años de historia
Paula Bouchot

El cementerio de la Recoleta en Buenos Aires es un lugar de gran valor arquitectónico que está lleno de historias fascinantes.

Recoleta, en Buenos Aires, Argentina, es uno de los barrios residenciales aristocráticos y exclusivos tanto por su glamurosa arquitectura como por los monumentos históricos, espacios culturales y bellísimos jardines que lo rodean.

Tiene su origen a principios del siglo xviii, cuando la orden de los Recoletos se estableció en esta zona, y crearon un convento, un cementerio y la iglesia de Nuestra Señora del Pilar.

cementerio de la Recoleta

Cuando la orden se disolvió, en 1822, el predio fue utilizado para construir lo que sería el primer cementerio público de la ciudad. El ingeniero francés Próspero Catelin fue el encargado del proyecto y lo llamó Cementerio del Norte. En un principio sólo era para católicos, pero en 1863 el presidente Bartolomé Mitre firmó un decreto en el que permitía enterrar a los practicantes de otras religiones.

Más tarde, en 1870, la epidemia de la fiebre amarilla orilló a las familias más acomodadas a mudarse, pues era uno de los puntos más altos y seguros de la ciudad. A partir de entonces se convirtió en uno de los barrios más elegantes y caros, y el cementerio pasó a ser el lugar de descanso eterno de la gente de la alta sociedad.

cementerio de la Recoleta

El cementerio

El Cementerio de la Recoleta no sólo llama la atención por las personalidades de la historia argentina que se encuentran aquí sepultadas, sino también por su valor arquitectónico, ya que entre sus imponentes y majestuosas bóvedas y tumbas, 80 de éstas han sido declaradas monumento histórico nacional.

En realidad, este lugar es un museo de arte al aire libre en donde se pueden ver diferentes esculturas realizadas por famosos artistas, hermosos vitrales y puertas con trabajos de herrería bellísimas. Entre las bóvedas más visitadas está la de Evita Perón, en la puerta de acceso siempre hay ofrendas y flores; otras de las más visitadas son la del escritor Adolfo Bioy Casares y la del poeta Oliverio Girondo.

cementerio de la Recoleta

Historias de las tumbas

Historias hay muchas entorno a este lugar y las personas que yacen aquí, como la de Liliana Crociati, quien falleció durante su luna de miel. Su padre, un reconocido pintor y poeta italiano, mandó a hacer una escultura de bronce que se encuentra en la entrada de la bóveda. La estatua luce el vestido de novia, con el que fue enterrada, y está acompañada de su perro Sabú que murió ese mismo día, pero a miles de kilómetros de distancia. O está aquella otra capilla gótica de la familia Carril. En el interior del pabellón están dos figuras: la de Salvador María del Carril, sentado en un sillón y, detrás de él, su esposa Tiburcia, dándole la espalda.

El Cementerio de la Recoleta es, sin duda, un capítulo por demás importante en la historia del país, donde desde hace casi dos siglos descansan en paz célebres personajes, amantes y secretos.

cementerio de la Recoleta

***

También te recomendamos
Razones para viajar a Argentina (ahora más que nunca)
Los 5 lugares imperdibles de Argentina
5 galerías de arte en Buenos Aires

Más Leídas

Ver Más