julio 29, 2020
Rutas para explorar la Ciudad de México (y alrededores) en bicicleta
Mariana Castro

Aire fresco y pequeños viajes: recopilamos siete planes para ciclistas de todos los niveles y gustos.

Los últimos meses nos han hecho replantear muchos hábitos cotidianos, incluido cómo nos movemos. En medio de la pandemia, la bicicleta se perfila como el transporte del futuro. Incluso la OMS emitió la recomendación oficial: “siempre que sea posible, considerar caminar o andar en bicicleta”. Y es que además de ser una aliada en términos de movilidad y seguridad, la bici es una gran herramienta de viaje. Si bien recorrer el mundo sobre dos ruedas suena a un plan complicado por ahora, siempre se puede empezar por lo que esta cerca. Explorar la Ciudad de México y sus alrededores en bicicleta es un buen punto de partida.

Si se trata de ciclistas, hay desde los muy clavados (adictos a comprar todos los accesorios posibles en internet) hasta los que se apegan a la infalible Ecobici. Ese es el gran valor de la bicicleta, su accesibilidad. Es fácil de conseguir, utilizar y personalizar al gusto y uso de cada persona. Además, hoy es una de las pocas actividades que se pueden hacer de manera colectiva respetando la sana distancia entre los involucrados.
Ahora sí, las rutas. La Ciudad de México (y alrededores) ofrece varios planes para todo tipo de niveles y gustos. Ya sea un domingo familiar  o una rodada para entrenar duro, la idea es tomar aire fresco y hacer un pequeño viaje cerca de casa. Estas son siete opciones para empezar:

Zona Xochimilco

La Pista Olímpica de Remo y Canotaje Virgilio Uribe tiene un circuito de cinco kilómetros, ideal para correr y rodar a pocos metros del agua. Muy cerca de ahí está el Centro Deportivo Xochimilco, que también tiene un circuito chiquito, pero efectivo. Lo mejor, siempre hay buenos puestos de tortas a la mano, para compensar las calorías invertidas como se debe. Los ciclistas más expertos también pueden salir del deportivo hacia el mirador La Loma. La ruta es de aproximadamente 80 kilómetros (ida y vuelta).
Tipo de recorrido: ruta principiantes-intermedios.

Ajusco (Parque San Nicolás Totolapan)

Además de tener más de 110 kilómetros de senderos, este parque cuenta con cabañas y zonas para acampar, así que es perfecto para un fin de semana dedicado a la montaña. También hay renta de bicicletas y guías disponibles (una buena opción para los ciclistas menos expertos). Los más aventureros incluso pueden pedalear desde el parque hasta los Dinamos o el Desierto de los Leones. Ojo, el clima suele ser frío (muchas veces con lluvia), entonces hay que ir preparados.
Tipo de recorrido: montaña intermedios-avanzados.

Ajusco. Foto: Phoebe Theodora.

Bosque de Chapultepec

Una opción más céntrica en la ciudad siempre será el Bosque de Chapultepec. La segunda sección definitivamente es la más bonita y disfrutable en bici, especialmente buena para un plan con niños. Sin embargo, la tercera sección suele ser popular entre los más experimentados gracias a sus rutas divertidas y altimetría para valientes. Esta es una de las zonas más abandonas y descuidadas del bosque; afortunadamente, hay un plan de recuperación en marcha que busca regresarla a sus mejores épocas.
Tipo de recorrido: ruta principiantes-intermedios.

Mother runners, Claudia Rigoletti, Chapultepec Park, Mexico DF

Los Dinamos

Ubicado al sur de la ciudad, este parque es igual de atractivo (y retador) para los ciclistas de ruta como para los de montaña. La subida del primer al cuarto dinamo por carretera es de solo siete kilómetros, pero es muy intensa y no da descansos. Afortunadamente casi no hay coches, pero hay que tenerle respeto a la bajada, porque el pavimento es traicionero. Por su parte, el bosque ofrece circuitos de entre 15 y 60 kilómetros, muchos de ellos para hacer downhill.
Tipo de recorrido: ruta y montaña avanzados.

Los Dinamos. Foto: Eunice Adorno.

Circuito Reforma

Saliendo desde el Auditorio Nacional hasta el Ángel de la Independencia (y de vuelta), este es una ruta perfecta para familias o ciclistas que apenas comienzan a hacer sus pininos en la ciudad. Es importante considerar que el famoso paseo dominical (con acceso vehicular limitado) por ahora está suspendido hasta nuevo aviso debido a la contingencia del COVID-19. Sin embargo, el circuito se puede hacer por la ciclovía sin ningún problema, solo hay que tener cuidado de los coches en cada cruce.
Tipo de recorrido: familiar para todos los niveles.

Ciclotón Reforma. Foto: Ana Lorenzana.

Desierto de los Leones

El ciclismo de montaña puede resultar intimidante en un principio, y lugares como el Desierto de los Leones son ideales para ganar confianza. Hay más de 20 trails para todos los niveles, con recorridos desde tres hasta 25 kilómetros (llenos de subidas y bajadas). El trail del “Convento”, por ejemplo, es una gran opción si se trata de una excursión familiar para divertirse sin mucho riesgo.
Tipo de recorrido: montaña intermedios-principiantes.

Ruta Nevado de Toluca – Valle de Bravo

Esta rodada de aproximadamente 50 kilómetros ofrece paisajes increíbles. Hay que reservarle al menos cuatro horas del día y armar un grupo de cuando menos 10 personas (idealmente con guía). Desde las faldas del nevado, el descenso (de casi 2,000 msnm) es entre bosques de encinos y oyameles. También puedes parar en un pueblito llamado Corral de Piedra y un criadero de truchas antes de terminar en el centro de Valle. Dato útil, hay una ruta similar desde el nevado, pero que llega hasta Ixtapan de la Sal. Por su parte, los ciclistas de ruta pueden hacer la ruta Toluca-Valle por la autopista de cuota; incluso hay una carrera anual (de 130 y 80 kilómetros) llamada Gran Fondo Izzi Kardias.
Tipo de recorrido: montaña intermedio-avanzado.

Foto: Ana Lorenzana

Seis básicos antes de rodar

  1. Revisar la bicicleta y asegurar que todo está en orden, especialmente los frenos.
  2. Preparar todo el equipo necesario: casco, guantes, zapatos, lentes, reloj, monitor, herramientas, etc.
  3. Si se trata de una ruta demandante, hay que llevar snacks y una camelback o un bidón con agua.
  4. No todos los ciclistas tienen la misma capacidad. Y si bien siempre es emocionante enfrentar una ruta exigente, es mejor conocer nuestros límites y no pasarla fatal.
  5. Si la ruta es flexible y no hay presión de tiempo, vale la pena mapear algunos puntos de interés (restaurantes, parques, museos) y hacer una escala aprovechando el viaje.
  6. Nunca rodar solo, siempre en grupo. Sobre todo cuando hay tramos de carretera involucrados.

Foto: Pexels.

¿Te gustó esta nota? Suscríbete a nuestro newsletter aquí para tener acceso a todo el contenido de Travesías.

Foto de portada: Ana Lorenzana.

***

También te recomendamos:
Una bicicleta/casa/bote para viajar y recorrer países
En este mapa se pueden ver todos los carriles de bicicletas en el mundo
Quitar estacionamientos y usar más bicicletas (ese es el futuro, según Oslo)

Más Leídas

Ver Más