abril 24, 2020
¿Cómo conocer Tokio desde casa? (Series, papelería, ramen y estaciones del metro)
María Pellicer

No hace falta cruzar el Pacífico para descubrir una de las metrópolis más fascinantes del planeta.

Tokio lo tiene todo. La locura de una ciudad que nunca duerme, la tranquilidad de los callejones y los barrios pequeñitos. El bullicio de las grandes avenidas y las estaciones de tren y el silencio de los parques y jardines. La capital nipona tiene mil caras y cientos de capas. Descubrirla es, para muchos, un deporte que nunca termina.

Esta selección de sonidos, lecturas, imágenes y sabores promete un pequeño viaje sin moverse de casa.

Una película

Lost in Translation
Vamos a empezar con un cliché, porque los clichés suelen tener una razón de ser. En 2003, cuando se estrenó Lost in Translation, Japón seguía siendo un misterio para muchos viajeros. Lo que Sofia Coppola veía entonces, sigue vigente: esa incapacidad del occidental de entender la cultura japonesa. Esas noches en vela, esa dificultad para comunicarse, esa sobredosis de estímulos y sensaciones. No importa cuántos años pasen, esta película sigue captando perfectamente ese confuso amor que sentimos todos al aterrizar por primera vez en Japón.

Una serie de televisión

Kantaro
Advierto, al principio es extraño, pero luego, ¡qué ganas de comer todos esos dulces! Kantaro es un personaje que nació en un cómic y que hace unos años pasó a la televisión con esta serie. La premisa es sencilla, un salary man tokiota que ama comer dulces y se busca un empleo que le permita escaparse a probar las mejores dulcerías de la ciudad. El recorrido de Kantaro por los barrios de Tokio es una genial manera de conocer el destino y sus tradiciones.

Una obra arquitectónica

Nakagin Capsule Tower
Para entender una ciudad gigantesca, pero de espacios habitacionales reducidos, no hay mejor referencia que Nakagin Capsule Tower, el proyecto insignia de la arquitectura metabólica que encabezó el grandísimo Kenzō Tange; ese urbanista japonés que aseguraba que una obra debe estar en constante evolución, crecimiento y adaptación.

Foto: María Pellicer.

Un museo

Museo Nacional de Tokio
El Museo Nacional de Tokio es uno de los más importantes de todo el país, con una colección que comprende piezas históricas de Japón y otros países asiáticos. Este recinto es tan grande que generalmente uno no sabe por dónde empezar; ahora, en línea, hay una selección más manejable de obras que recorrer desde casa.

Foto: Museo Nacional de Tokio.

Un platillo

Ramen
Ramen, siempre ramen. Para desayunar, comer y cenar (y en todas sus variaciones). Además de dedicarle una tarde a Tampopo, una película de culto para amantes de este platillo, es buen momento para probar las alternativas que ofrece nuestra ciudad: en Deigo, por ejemplo, se puede hacer un pedido y recibir un tipo de ramen deconstruido. En Kura tienen servicio a domicilio en todas sus versiones y en Rokai hay oportunidad de pedir por Rappi un kit para preparar en casa. Ahora que, para los más aventureros, lo mejor es educarse con los que saben, como Ivan Ramen o intentar hacer lo propio con recetas como esta.

Foto: María Pellicer.

Un souvenir

Papelería para el corazón
El mejor souvenir de Japón siempre es un objeto de papelería. Lo mejor sería poder pasarse una mañana en los ocho pisos de Itoya, en Ginza, pero si no es posible, una buena alternativa es MUJI, que tiene sucursales en España, Francia, Inglaterra, Estados Unidos y Canadá, entre otros muchos países. Un pedacito de Japón, fuera de Japón, que incluso está en Amazon.

Un parque

Kiyosumi
Aunque Tokio está lleno de jardines y parques, Kiyosumi tiene algo muy especial, el tamaño justo. Ni muy grande ni muy pequeño, este espacio es ideal para pasar unas horas de meditación y desconexión del mundo. Ubicado en un barrio lleno de cultura local, quienes lo visitan suelen hacer una parada en alguno de los cafés que han hecho de Kiyosumi Shirakawa el epicentro de la movida joven.

Foto: María Pellicer

Un dato curioso

El metro musical
Para moverse en Tokio, el tren y el metro son los medios más eficientes, pero con cientos de estaciones (tan solo en el sistema de metro hay 280), algún genio decidió que sería más fácil identificar dónde estaban con una melodía, así que cada estación de tren tiene la suya. Acá, la línea circular Yamanote y sus hermosos sonidos.

Un libro

Convenience Store Woman, Sayaka Murata
Una de las mejores maneras de empaparse de Tokio es a través de la lectura. Muchas de las historias de Murakami tienen como escenario la ciudad —Tokyo Blues, After Dark, 1Q84—, pero para cerrar saliéndonos del cliché, la recomendación es leer Convenience Store Woman de Sayaka Murata. Una historia que refleja el solitario mundo de muchos tokiotas. 

¿Te gustó esta nota? Suscríbete a nuestro newsletter aquí para tener acceso a todo el contenido de Travesías.

Foto de portada: Angela Suarez.

***

También te recomendamos:
¿Cómo conocer Buenos Aires desde casa? (libros, dibujantes y laberintos sin salida)
¿Cómo conocer Londres desde casa? (discos, bebidas, pájaros y datos curiosos)
¿Cómo conocer Berlín desde casa? (libros, comida, películas y parques)

Más Leídas

Ver Más