septiembre 24, 2018
¿Cómo evitar enfermarse en un avión?
Fernanda López Díaz

Tips para mantenerse saludable durante un vuelo

No es ningún secreto que viajar en avión tiene consecuencias en el cuerpo. debido a factores como el aire acondicionado, la alimentación y el cambio de presión. Desde problemas dermatológicos hasta contagios de bacterias, volar puede tener efectos negativos en el cuerpo. Recientemente un vuelo de Emirates quedó en cuarentena en NY,  debido a que 100 personas que viajaban en su interior dijeron sentirse enfermas.

Afortunadamente  hay muchas acciones que se pueden tomar para minimizar los daños y prevenir malestares. En honor a esto enlistamos aquí algunas medidas, que no implican un gran esfuerzo, que pueden a hacer toda la diferencia a la hora de subirse a una aeronave. Estos tips para realizar travesías sanamente pueden a evitar resfriados, mareos y el contagio de bacterias. La mejor botana


En vez de consumir los snacks del avión –o incluso los del aeropuerto– hay que apostar por empacar alimentos ricos en vitamina C y antioxidantes –como moras, jugos naturales o vegetales de hoja verde–, e incluso considerar tomar suplementos que fortalezcan el sistema inmunológico, como la equinácea. A las personas propensas a mareos, se les recomienda tomar cápsulas de jengibre.

La hidratación es clave

https://travesiasdigital.com/wp-admin/admin-ajax.php?action=mic_editor_window&postId=218728
La deshidratación nos vuelve más vulnerables a las enfermedades, así que hay que tener cuidado. Idealmente, hay que evitar consumir bebidas alcohólicas un día antes del vuelo, y tomar agua frecuentemente durante el trayecto. También es importante tener en cuenta que la la falta de agua no sólo afecta a la salud, sino a la belleza de la piel. Para esto, es importante usar frecuentemente una crema facial durante el vuelo.

El atuendo ideal


El atuendo perfecto para volar en avión consiste en usar capas –suéter, chamarra y una bufanda –. Entre más tapados estemos será más fácil será ajustarse a la temperatura del avión. Asimismo hay que usar calcetines para evitar la exposición a hongos y bacterias, sobre todo en los países donde es requisito quitarse los zapatos en el checkpoint de seguridad. Otro detalle que hay que considerar son las cobijas y almohadas que dan en el avión: si no están empacadas en plástico, no hay que usarlas: podrían tener gérmenes de vuelos anteriores.

El asiento correcto sí existe


Para las personas que se marean fácilmente, el lugar ideal para sentarse es a la altura de las alas del avión, pues es donde menos se sienten las turbulencias. Una vez en el asiento, hay que direccionar la salida del aire acondicionado – que está en la parte superior del avión, en cada asiento–, de tal forma que el viento filtrado pase justo frente a la cara. Esta brisa ayuda a que las partículas contagiosas y aromas indeseables se alejen. Finalmente hay una media que aunque podría parecer exagerada, podría  ser de mucha ayuda: si nos toca sentarnos junto a un pasajero que presenta síntomas de gripa, es completamente válido pedir un cambio de lugar.

Un freak de la limpieza


Aunque no hay que ser obsesivos, no está de más tomar precauciones extrañas con tal de no enfermarse. Además de llevar gel, hay que comprar toallas antibacteriales y usarlas para limpiar los descansabrazos, la charola de servicio y cualquier superficie dura. Por otro lado, según lo recomiendan los doctores, en la medida de los posible no hay que tocarse la cara. ***

También te recomendamos:
7 consejos de los sobrecargos para viajar en avión
 ¿Qué pasa en tu cuerpo cuando viajas en avión?
¿Cómo perder el miedo a volar?

Más Leídas

Ver Más