¿Cómo vamos a viajar después de recibir la vacuna de COVID-19?
mayo 4, 2021
Viajes posvacuna 
Diego Parás

¿Viajar para vacunarse o vacunarse para viajar? La vacuna contra COVID-19 llegó para cambiar la industria de los viajes pero aún hay mucho camino por recorrer.

Este artículo fue escrito el 20 de abril y es importante mencionarlo, porque en el contexto de la pandemia por COVID-19 la industria de los viajes cambia todos los días (no es exageración). Cuando Estados Unidos anunció que iba a clausurar los vuelos a Europa, el mundo se dio cuenta de que la situación era más grave de lo que se pensaba. A raíz de esa noticia, muchos países tomaron la decisión de cerrar sus fronteras y los viajes no han vuelto a ser los mismos desde entonces.

Hace poco más de un año, con clientes viajando por África, Asia y Europa, Ana Paula Rosete, Marketing & Product Manager de Turismo Exmar, tuvo que hacer llamadas incómodas que empezaba con “Creo que es momento de que regresen, porque tal vez se queden”. A quienes tuvieron que volver —y los miles que nunca salieron— les reagendaron sus viajes para junio, julio y agosto de 2021…, con la enorme diferencia de que la mitad de sus clientes ya se vacunó, según calcula Ana Paula.

De un día a otro, los pasillos de los grandes centros de transporte lucían vacíos. Foto Diego Berruecos.

Por su parte, Paola Prieto, Operations Director de ITG Cruises, afirma que la gente que ha tenido la oportunidad de vacunarse empieza a reservar nuevos viajes. “Creí que iba a tardar años en volver a recibir reservaciones para barcos, pero es increíble lo que estamos reservando para finales de este año y 2022”, asegura Paola. Navieras como Silversea, Seabourn y Crystal tienen itinerarios para este verano, varios de ellos modificados especialmente para evitar tocar muchos puertos, como es el caso de Crystal, que circunnavega Islandia “y se está reservando deliciosamente bien”.

Islandia por Pia Riverola.

¿Vacunarse para viajar o viajar para vacunarse?

“Hay lugares en Estados Unidos que realmente no están abiertos ni lo están impulsando como tal… Nosotros no lo podemos promocionar sino hasta que lo hagan ellos, pero lo que te puedo decir es que estamos vendiendo vuelos a Texas como locos”. Un día después de mi conversación con Ana Paula, el gobernador de Alaska tuiteó que cualquier viajero que visite el estado podrá recibir la vacuna de manera gratuita como medida para incentivar el turismo internacional.

Una de las mejores formas de conocer Alaska es en crucero. Foto Camilo Christen.

Ante la distribución poco equitativa de las vacunas en el mundo, mucha gente opta por viajar a Estados Unidos para vacunarse, lo que podría abrirles las fronteras gracias a un pasaporte de inmunidad, pero, ¿cuál será el alcance de este papel?

El pasaporte de inmunidad

Cada país tiene requisitos distintos para permitir la entrada de turistas: algunos piden pruebas pcr, otros certificados de vacunas y algunos (los menos) aún solicitan cubrir una cuarentena al llegar. Si bien hay muchos esfuerzos por homogeneizar la manera en que los viajeros puedan demostrar que están libres del virus, la cantidad de factores por considerar es demasiado amplia y la vacuna se volvió una variante más. “Hay navieras que tienen políticas muy estrictas; si presentas una vacuna que no sea Pfizer, Moderna o Johnson & Johnson, no te vas a poder subir al barco”, me cuenta Paola Prieto. Esto, según Ana Paula Rosete, se debe a que las empresas podrán decidir con qué lineamientos se regulan; por ejemplo, si el proveedor se rige de acuerdo con lo que diga la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) y ese organismo no ha validado el uso de la Sputnik V, puede negarle el servicio a un viajero que compruebe tener esa vacuna.

En cuanto al pasaporte tradicional, los sellos en él podrían tener más peso que nunca. El surgimiento de nuevas cepas del virus ha hecho que algunos países sean etiquetados por la comunidad internacional como de mayor riesgo. “Tener un sello reciente de Brasil o Sudáfrica te podría complicar el viaje”, admite Ana Paula.

Ahora, ¿cómo viajaremos? 

“Pensamos que con la vacuna todo se iba a arreglar como si fuera una varita mágica, pero la realidad es que no”, dice Paola Prieto, quien admite que 2021 todavía será un año complicado para la industria y, con todo y que ha notado una mejora significativa, calcula que el retorno paulatino de los viajes en realidad se dará hasta 2022.

Son tantos los requerimientos para viajar que ahora, pronostican, los planes serán más largos y con menos destinos. “Antes hacías un itinerario internacional de 10 días y tocabas cinco ciudades; ahora con suerte visitarás dos, porque moverse entre destinos es complicado. Esto permitirá llevar un paso mucho más tranquilo y tener tiempo de descubrir rincones de ciudades a las que tal vez hemos ido mil veces y no conocíamos realmente”, dice Paola.

El futuro de los viajes sigue incierto. Foto Ana Hop.

Por su parte, Ana Paula anota que “la mayoría de la gente que está viajando en México se toma vacaciones cortas de tres o cinco días, y lo que al principio fue tendencia (renta de casas y departamentos), poco a poco da pie a que la gente viaje a hoteles y ayuden más a los destinos”.

Más Leídas

Ver Más