octubre 11, 2018
¿Dónde ver los asombrosos (y florales) tapetes del Día de Muertos?
Frida Méndez

Estos tapetes monumentales están hechos de aserrín, madera o flores y, además de adornar los poblados, dan la bienvenida a los difuntos.

Los dos primeros días de noviembre México se llena de cempasúchil, ofrendas, catrinas, veladoras, pan de muerto y tapetes coloridos que dan la bienvenida a los difuntos que vienen del inframundo.

Estos últimos, aunque menos populares que las ofrendas, son un reflejo del sentir popular que hay en estas fiestas.  Los tapetes son puro sincretismo, ya que se inspiran en las tradiciones prehispánicas que se preservan hasta estos días y también en los ritos católicos que, hace unos siglos, trajeron los españoles.

Significado de los tapetes

Estos tapetes son originarios de pueblos indígenas en el estado de Oaxaca, aunque en últimos años varios estados han querido preservar la tradición, por lo que estas obras de arte se pueden apreciar en plazas públicas de ciudades como Querétaro, Guanajuato, Zacatecas y el Zócalo de la Ciudad de México.

El significado que hay tras estos tapetes es dar la bienvenida y rendir un tributo a los que ya murieron e iniciaron su viaje hacia el Mictlán. Esos mismos seres, cada 1 y 2 de noviembre, cruzan hacia la vida terrenal para visitar a sus humanos queridos.

tapetes de día de muertos

Atlixco, Puebla

Este pueblo mágico es conocido por los arreglos florales de la explanada del Palacio Municipal. Durante Día de Muertos, el tapete empeiza a montarse el 28 de octubre y se compone de aproximandamente 150 mil flores típicas de la temporada.

Zaachila, Oaxaca

En este pequeño poblado todos los habitantes colaboran para llenar de tapetes de arena la calle Coquiza, que va del panteón a la iglesia de Santa María. Estos tapetes están adornados con coloridos motivos de catrinas, búhos, dioses prehispánicos y calaveras.

tapetes de día de muertos

Tuxtepec, Oaxaca

La fiesta a los difuntos en este lugar de Oaxaca tiene todas las características tradicionales, como los altares, las flores y las veladoras, pero si algo distingue al pueblo son sus tapetes temáticos hechos de aserrín. Todos los años en este lugar se realiza  un concurso en el que se exhiben varios tapetes llenos de colores y motivos religiosos, tanto católicos como indígenas.

***

También te recomendamos
Viajes y leyendas: ¿Qué pasó en el Callejón del Beso?
6 museos de México (para ver una vez en la vida)
Así ocurre el Día de Muertos en Francia

Más Leídas

Ver Más