enero 2, 2020
Puebla, la ciudad que todos tenemos que visitar este 2020
Karen Martínez

Puebla fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Gracias a su oferta arquitectónica, cultural y gastronómica, Puebla fue elegida como una de las ciudades del mundo que se tienen que visitar este 2020, según la revista National Geographic y su lista de los 25 destinos para explorar en la nueva década.

Construida en 1531 por los españoles, es la cuarta ciudad más grande de México y uno de los epicentros más relevantes de la arquitectura barroca novohispana. Prueba de ello es la exuberancia que demuestran los edificios correspondientes al siglo XVII y XVIII; como la Capilla del Rosario, anexa a la iglesia de Santo Domingo, bañada con láminas de oro de 24 quilates. (La construcción inició en 1690 y la decoración finalizó en 1697).

Detalle del interior de la Capilla del Rosario.

Azul Maya

Cúpula de la Catedral de Puebla

Además del legado artístico en sus construcciones, Puebla destaca por otro recurso sumamente apreciado: la talavera, obra maestra elaborada con arcilla y pintada a mano con una clara mezcla de influencias indígenas y de la Europa colonial. De hecho, este 2019 México logró la inscripción de los “Procesos artesanales para la elaboración de Talavera de Puebla y Tlaxcala” en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Esto, por considerar que se trata de conocimientos transmitidos de generación en generación que han tenido constancia en una comunidad específica que los identifica como parte de su patrimonio e identidad.

Piezas de talavera en Taller Talavera de la Reyna.

Taller de talavera en Puebla.

Qué hacer en Puebla

Para pasear

En plena Reserva de la Biosfera de Tehuacán-Cuicatlán está Zapotitlán Salinas, una comunidad que se extiende entre los estados de Puebla y Oaxaca, y en donde unos 70 productores continúan trabajando la sal como desde hace más de dos mil años. Ahí, donde antes hubo un mar y ahora se extra el llamado “oro blanco”. Además de recorrer estas salinas y consumir el producto local, los visitantes pueden visitar la Biosfera de Tehuacán-Cuicatlán (abarca 20 municipios de Puebla), en donde es posible escuchar el canto de las guacamayas, observar los bosques de cactáceas, hacer senderismo o acampado.
Encuentra más información aquí.

Salinas en Puebla

Fotos: Andrew Reiner

Para descansar

Lo que en el siglo XIX fungiera como una planta purificadora de agua, hoy es un moderno alojamiento de 27 habitaciones, obra del despacho de Ricardo Legorreta, que logró conjugar de manera orgánica la arquitectura colonial con detalles contemporáneos. Del hotel La Purificadora destaca la terraza y su carril de nado con vista a la cúpula del templo de San Francisco de Asís.
Encuentra más información aquí.

Para comer

Moyuelo es uno de esos restaurantes en donde se come rico y bien. Los platillos, inspirados totalmente en la cocina poblana, van desde chalupas de camarón, huazontles con puré de camote, arroz cremoso con longaniza ahumada y plátano macho, hasta pulpo al carbón y sus famosas cemitas. La cocina está a cargo del chef Fernando Hernández Ruiz, uno de los cinco finalistas del certamen S. Pellegrino Young Chef México 2016.
Encuentra más información aquí.

¿Quieres leer más de Travesías? Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí.

***
También te recomendamos

El volcán más pequeño del mundo está en Puebla (y se puede entrar hasta el cráter)

Paraísos naturales (cerca) para desconectarnos este puente

¿Por qué los mejores chiles en nogada están en Puebla?

Más Leídas

Ver Más