septiembre 17, 2018
Buenas noticias: la capital de Oaxaca prohibe el uso de unicel
Frida Méndez

La capital de oaxaqueña prohibe el uso de unicel para uso comercial, para sumarse a la lucha contra el calentamiento global.

Es correcto afirmar que Oaxaca es un lugar lleno de riquezas. Un sitio  en el que abundan las expresiones culturales más diversas: jardines botánicos hechos por pintores, galerías de arte moderno en las que se exhiben los talentos de los artistas locales, desfiles ancestrales y hasta pirámides monumentales a menos de una hora de la capital. Es también un estado con una propuesta gastronómica muy atractiva: restaurantes en los que la comida mexicana se reinventa y se convierte en algo nuevo y genial. Pero ahora además de todas estas virtudes es un lugar verdaderamente comprometido con el medio ambiente. 

¿Qué pasó?

En octubre de 2018 entró en vigor la reforma del artículo 16 que estipula el reglamento para el funcionamiento de establecimientos comerciales en el municipio; ésta ley prohibe el uso de unicel en el municipio de Oaxaca de Juárez con el fin de reducir los niveles de generación de basura en la ciudad.

Esta iniciativa fue presentada por la regidora de salud pública y vialidad, Leslie Jiménez Valencia, quien tras presentar diversas razones de peso, como la falta de un mecanismo de reciclaje de este material en la ciudad, logró que la Comisión de Gobernación y Reglamentos de Desarrollo Económico, Vinos y Licores de la municipalidad aprobara la iniciativa.

Antecedentes

Oaxaca de Juárez se sumó a de San Bartolo Coyotepec, el primer pueblo en prohibir el EPS, un lugar con tanta conciencia social que  además de impedir el uso de unicel ha implementado iniciativas efectivas  como la de otorgarle a los habitantes de la región, de forma gratuita, vajillas para sus eventos.

El poliestireno expandido (EPS) o unicel es un materia prima de varios productos de uso único y ha ganado mucha popularidad por su bajo costo; sin embargo pocas personas saben las repercusiones que éste puede tener, tanto en la salud como en el medio ambiente. Es un material que contiene toxinas, como las dioxinas, y al estar en contacto con los alimentos puede generar cáncer y envejecimiento; además, al no ser reciclado puede tardar, por lo menos, 50 años en degradarse y contaminar el suelo.

***

También te recomendamos
#Mareslimpios, para eliminar 8 millones de toneladas de basura plástica al año
Aquí debes comer cuando viajes a Oaxaca
Aparecieron en Oaxaca unos murales legendarios

 

Más Leídas

Ver Más