marzo 22, 2019
Buenas noticias: las Islas Marías se convierten en centro cultural (y todos las podrán visitar)
Paola Gerez Levy

La isla se convertirá en una reserva natural y en un centro de educación ambiental.

Una de las riquezas más valiosas de México se encuentra en sus costas. Hablamos de una multitud de playas que se extiende a lo largo de más de 11 mil kilómetros de litoral (lo cual equivale a la distancia entre la Ciudad de México y Tokio) y albergan cientos de islas, islotes y cayos desde el Caribe que atraen a turistas de todo el mundo por sus colores, su clima y la cultura que las rodea.

Sin embargo, las Islas Marías son, sin duda, uno de los destinos más enigmáticos del país. Y es que desde hace décadas, su territorio se divide en dos categorías: por un lado Reserva de la Biosfera y, por otro, Penal Federal. Afortunadamente esta última etiqueta dejó de ser válida hace unas semanas después de 114 años de funcionar, para dar paso a un centro de arte, cultura y educación ambiental para niños y jóvenes.

Islas Marías

El nuevo proyecto

El objetivo de reformar la Isla Madre (en donde se encuentra la prisión) es crear conciencia sobre la conservación de la vasta naturaleza presente en la isla. El nuevo complejo se llamará Muros de Agua – José Revueltas en honor al escritor mexicano y su novela de 1941, en cuyas páginas se relata la vida de los presos que estaban ahí en 1934.

Tierra de naturaleza endémica

Ubicadas a 120 kilómetros mar adentro de la costa nayarita, las Islas Marías se conforman por cuatro trozos de tierra: San Juanito, María Madre, María Magdalena y María Cleofas. Estos sitios son hogar de cientos de especies vegetales y animales como tortugas o tiburones e incluso de especímenes endémicos como el loro cabeza amarilla.

Islas Marías

Las cuatro islas que comprenden este conjunto insular se convirtieron en Área Natural Protegida en el 2000, y en el 2005 entraron a la lista de Patrimonios Naturales Mundiales de la UNESCO. Además, gracias a la escasa intervención humana y a su lejanía a tierra firme, son excelentes sitios para practicar deportes como pesca o senderismo.

Un pasado tras barrotes

Esta prisión se mandó construir en la época porfiriana para retener a presos de alta peligrosidad. Su construcción terminó en 1905 y se catalogó como Colonia Penal Federal, lo que significaba que los presos tenían que trabajar en actividades varias para la subsistencia de la comunidad que los rodeaba.

***

También te recomendamos:
12 meses, 12 playas (para ver el mar todo el año)
Puentes del 2019, tómalos en cuenta para tus próximos viajes
Ya llegaron las ballenas a las aguas mexicanas (y todos pueden verlas)

Más Leídas

Ver Más