julio 9, 2020
Fotos asombrosas para apoyar a las comunidades indígenas en su lucha contra el COVID-19
Diego Parás

Una iniciativa que busca recaudar fondos a través de fotografías para que las comunidades indígenas del mundo puedan luchar contra el COVID-19.

A siete meses que la Comisión Municipal de Salud de Wuhan notificara un “conglomerado de casos de neumonía en la ciudad”, pareciera que el COVID-19 ha llegado a todas partes del mundo. Incluso a lo más profundo del Amazonas donde hay comunidades indígenas que han reportado casos de esta enfermedad.

Foto Pablo Albarenga.

Con esto, los pueblos  indígenas que están en una lucha constante para proteger sus tierras ancestrales y su ecosistema, enfrentan un nuevo desafío: el COVID-19. Y como se trata de una de las poblacione vulnerables por vivir aisladas (y muchas en situación de pobreza),  la comunidad internacional ha generado un conjunto de iniciativas con el objetivo de apoyar a estas poblaciones para que puedan estar mejor preparadas y puedan atendar a sus enfermos. Una manera inesperada en la que se puede lograr es a partir de la fotografía. 

Foto Kalpesh Lathigra.

If Not Us Then Who, una organización que ve en estas comunidades una oportunidad única para combatir el cambio climático, juntó a artistas indígenas con personas con proyectos a largo plazo en estos pueblos para hacer una venta especial de su trabajo que se llevará a cabo en esta plataforma digital hasta el 22 de este mes. Las ganancias de esta selección de fotografías (cada una con la descripción de dónde se tomó y la historia detrás del momento retratado) van a ser donadas a diferentes organizaciones que dedican sus esfuerzos, entre otras cosas, a dar salud digna a comunidades aisladas alrededor del mundo. Aquí se puede ver más a detalle cómo se van a ocupar los fondos, que en el caso de México y Centroamérica, la organización beneficiada será la Alianza Mesoamericana de Pueblos y Bosques.

Foto Kiliii Yuyan.

Al respecto de esta iniciativa, hablamos con Nicola “Ókin” Frioli, fotógrafo que donó tres imágenes de su proyecto en el Amazonas, para que nos contara un poco más sobre la venta y la realidad que viven estas comunidades.

¿Cuál es y cómo empezó tu relación con las comunidades amazónicas (shuar, sápara, kichwa y kofán) de la amazonía ecuatoriana?

Los Shuar fueron los primeros que llamaron mi atención para mi proyecto. Fueron las primeras puertas que toqué y que gracias a “aliados” se abrieron sin demasiada dificultad. Todo empezó a pie libre, a ratos sin saber bien qué quería hacer y dónde empezar.

¿Cómo llegaste al proyecto de If Not Us Then Who?

Fui invitado como creo cualquier otro fotógrafo que apoya la causa. Carlotta Cardana, fotógrafa italiana residente en el Reino Unido que también donó parte de su trabajo, me nombró como posible candidato a ofrecer mis fotos.

Foto Nicola “Ókin” Frioli.

Tu trabajo retrata el peligro que representan las concesiones mineras y petroleras en territorio indígena. ¿Qué similitudes y diferencias ves entre ese riesgo y el del COVID-19 en esas comunidades?

Creo que las comunidades se están enfrentando a un reto muy complicado. El problema de las concesiones a empresas mineras extranjeras en sus territorios se agrava con una pandemia. La vida de las comunidades es, obviamente, comunitaria. Hay costumbres (como tomar en conjunto la chicha con la que se alimentan, festejan y toman decisiones comunitarias) en las que un abrazo o un beso se vuelve una ruleta rusa.

Una pandemia sumada a una resistencia contra la idea monetaria del progreso es aún más preocupante. Las dos amenazan el futuro de algunos grupos amazónicos y podrían ayudar a la desaparición de culturas importantes que quedaron más cercanas a “la raíz” de donde venimos como humanidad. De ellos, el “hombre tecnológico” debería encontrar el modelo de una conciencia y educación hacia el respeto a la naturaleza.

Foto Nicola “Ókin” Frioli.

¿De qué otra manera podemos apoyar a las comunidades indígenas en peligro (en México y en el mundo)?

Pienso que deberíamos tomar nuestras decisiones futuras evaluando los aspectos que puedan afectar “al otro”. Aprender del mundo indígena para vivir mejor, sin destruir todo lo que nos rodea. La gran amenaza del COVID-19 es que es más peligroso para los ancianos y en ellos encontramos el saber. Ellos son los Hombres del conocimiento.

***

También te recomendamos:

68 voces, 68 corazones: relatos indígenas (en su lengua original) para leer y dar esperanza
Esta es la Reserva Wirikuta: ritos, peyote y desierto
Entre piedras y desiertos así es el Viejo Oeste mexicano

Más Leídas

Ver Más