marzo 8, 2019
El fascinante (y oscuro) Sótano de las Golondrinas
Paola Gerez Levy

Cada amanecer y atardecer sucede un espectáculo protagonizado por miles de aves.

Montañas, cañones, acantilados, volcanes y valles, sin duda  las formaciones de la naturaleza en la superficie del planeta son infinitas y por algún motivo solemos pensar que conocemos la mayoría de ellas, sin embargo existe un tipo de relieve que no se puede apreciar en todos lados: las dolinas; esas depresiones pronunciadas y muy profundas del suelo.

Una de las más grandes del mundo se encuentra en el corazón de la Huasteca Potosina. Se trata del Sótano de las Golondrinas, un agujero de 60 metros de diámetro que se clava 512 metros hacia el centro de la Tierra. La luz natural únicamente alumbra la parte superior del Sótano y gracias a ella se pueden observar las líneas horizontales de los sedimentos sobre la roca caliza. No obstante, unos cuantos metros hacia adentro solo hay oscuridad.

Sótano de las golondrinas en la Huasteca Potosina

Además de la impresión natural, este sitio alberga un espectáculo protagonizado por miles de aves que habitan dentro del agujero. Aunque muchos las clasifican como golondrinas, los pájaros que se ven son vencejos de cuello blanco (muy similares). Cada amanecer, un parvada sale en un espiral estruendoso para comenzar el día, y al atardecer, vuelven y se clavan en picada al precipicio de regreso a sus nidos.

Sótano de las golondrinas en la Huasteca Potosina

Existe otro sitio en México en donde sucede algo similar. La Sima de las Cotorras, en Chiapas; otra dolina incrustada 140 metros hacia el subsuelo. En ella habitan miles de loros verdes que salen disparados al inicio de cada día. Además, en sus paredes de roca existen pinturas rupestres que tienen miles de años de antigüedad.

Desde tiempos prehispánicos

El origen de esta extravagante formación se remonta a una falla que sucedió millones de años atrás y que se ha ampliado debido a la constate erosión que el agua provoca sobre la piedra. Desde hace siglos, la cultura téenek que habita la Huasteca ha relacionado este orificio (el cual se denomina Jolol Uclif en idioma téenek) con dios del trueno, por lo que se considera un lugar para actividades rituales.

Sótano de las golondrinas en la Huasteca Potosina

La Huasteca Potosina ofrece mucho más

Si bien el Sótano de las Golondrinas es uno de los puntos más atractivos de la Huasteca, existen otros sitios imperdibles para complementar el viaje. A dos horas en coche se puede llegar a la imponente cascada de Tamul, un salto de agua turquesa que rebasa los cien metros. Por otro lado, a poco más de una hora se encuentra el pueblo mágico de Xilitla y los jardines de Edward James, llenos de estructuras que desafían a la arquitectura.

El asombroso Sótano de las Golondrinas en la Huasteca Potosina

***

También te recomendamos:
En San Luis Potosí hay un museo que también es un laberinto
San Luis Potosí para sibaritas
Ya abrió el nuevo Museo Leonora Carrington en Xilitla

Más Leídas

Ver Más