agosto 25, 2020
Un espacio lleno de energía con las mejores vistas: bienvenidos a Aloft Madrid Gran Vía
Redacción Travesías

Un nuevo hotel para acercarse al diseño, la tecnología y a los barrios más atractivos de la capital española.

Estar en Madrid es caminar durante el atardecer entre la gente, frente a decenas de escaparates, ante luces que alumbran el relieve de las fachadas de los edificios de la icónica Gran Vía. ¿A dónde? Quizá de regreso de un gran museo, quizá rumbo a cenar en un restaurante de autor. Y si hay un hotel en el centro de todas estas actividades, en medio de recintos culturales, tiendas y cafés, de la Plaza de España, y a pocos pasos de los barrios de Malasaña y Chueca, es el Aloft Madrid Gran Vía.

Esta propiedad de Aloft abrió sus puertas en 2019 –a media cuadra del Metro Callao– como un hotel novedoso orientado a todos aquellos viajeros que toman a la tecnología como una herramienta para viajar mejor. Si bien el alojamiento se encuentra dentro de un edificio color crema que data de 1954, el interior es una explosión cromática, decoración glitch, mobiliario geométrico y una atmósfera futurista que celebra la energética vida social de la capital española. Obra del despacho de interiorismo Rockwell Group, la idea es que este espacio sea versátil y que se pueda aprovechar en viajes de trabajo, pero que tras el día laboral invite a tomar una copa y salir a explorar la ciudad.

aloft madrid gran vía

En cualquiera de las 139 habitaciones en las que pueden dormir los visitantes, las instalaciones no decepcionan. Como podría esperarse, la llave al cuarto no es física sino digital; los miembros de Marriott Bonvoy pueden abrir la puerta a través de la aplicación móvil o mediante un Apple Watch. Dentro, además de camas ultra cómodas –algo que caracteriza a todos los Aloft–, los huéspedes pueden disfrutar de una conexión a internet gratis y de alta velocidad y de un televisor de 49 pulgadas con Chromecast incluido. Con un techo de tres metros de alto, todos los cuartos cuentan con amenidades de baño de la marca Bliss Spa y una regadera efecto lluvia.

Como Aloft Madrid Gran Vía es un hotel para viajeros curiosos y sociales, el fuerte está en los bares más que en los restaurantes. Para comer se puede visitar Re:fuel, un café de autoservicio abierto las 24 horas –porque Madrid no duerme y porque siempre es hora de comer– donde se ofrecen bocadillos y platos sencillos para disfrutar ahí o para llevar.

Pero si se trata de aprovechar la vida nocturna madrileña, Aloft Madrid Gran Vía tiene en su azotea el secreto mejor guardado de la ciudad: el bar W XYZ. Favorito de visitantes y locales, se ubica en el piso 11 del hotel. Aquí, bajo la luz morada del neón y un piso de mosaicos, se puede incursionar en la escena de la mixología y comer desde tapas –las patatas bravas son obligadas– hasta platillos de cocina internacional.

refuel aloft madrid

Re:fuel.

Sin más, aquí les dejamos algunas recomendaciones que hace el equipo de Aloft Madrid Gran Vía para que una estancia sea lo más completa posible.

Una habitación

Las que más recomiendan son las Aloft Terrace que ocupan la décima planta. Cuentan con terraza privada y amueblada con vista a los tejados de Madrid.

aloft madrid habitaciones

Personaje clave

El crédito se lo lleva todo el equipo que conforma el personal del hotel. No es coincidencia que la atención y el servicio sean de los aspectos mejor reseñados por los huéspedes.

Espacio público

En la azotea del edificio está la alberca exterior –abierta únicamente durante el verano– y un área para tomar el sol en camastros con una panorámica de la ciudad que no se consigue fácilmente.

Un detalle

Debido a su antigüedad, el edificio del Aloft Madrid Gran Vía está protegido. Por lo mismo se puede, en los espacios públicos, sentir una esencia de antaño y admirar materiales originales que relucían en la urbe en la década de los cincuenta.

Algo imprescindible

Hay que dedicarle –por lo menos– una noche de la estancia al bar W XYZ: disfrutar de Madrid desde las alturas, en especial durante el atardecer, cuando la vista es inmejorable.

bar wxys aloft madrid

Un platillo

Un clásico: la ensaladilla rusa. Aquí se prepara según la receta casera y está posicionada como una de las mejores de toda la ciudad.

Algo para tomar

Uno puede optar por la sangría, un infalible en Madrid, o bien experimentar en el bar y elegir el Tech Mule que se prepara con vodka, jugo de limón y un toque picante de jarabe de jengibre.

¿Te gustó esta nota? Suscríbete a nuestro newsletter aquí para tener acceso a todo el contenido de Travesías.

***

También te recomendamos:
Más allá de la ciudad (tres escapadas en Madrid)
Salamanca: el barrio pijo de Madrid
Una ruta de antojos (dulces y salados) por Madrid

Más Leídas

Ver Más