Fairmont Le Château Montebello: lujo accesible e historia con famosos
junio 12, 2021
Fairmont Le Château Montebello: lujo accesible e historia con famosos
Milagros Belgrano Rawson

Ubicado en Québec, este hotel pasó de ser reducto del jet-set hollywoodense a un refugio para amantes de la vida al aire libre.

Montebello es un pueblo de apenas mil habitantes en la provincia canadiense de Québec, a 125 kilómetros del aeropuerto de Montreal. Allí, el hotel más importante es el Fairmont Le Château Montebello, que se recuesta sobre una de las márgenes del río Ottawa. La propiedad es singular: una cabaña de troncos pintados de negro, construida hace más de cien años.

Su artífice fue un tal Saddlemire, un empresario que ideó esta cabaña gigante con la idea de fundar un club privado. Se necesitaron 3,500 obreros y más de 10,000 cedros rojos; todo el trabajo se hizo a mano. El proyecto comenzó unos meses antes del derrumbe de la Bolsa en 1929 y, a pesar de la crisis económica, Saddlemire consiguió terminarlo poco después.

Foto: cortesía Fairmont Le Château Montebello.

La flor y nata

Este refugio privado se inauguró en julio de 1930 con un gran baile de gala y pasó a llamarse “Club Seigniory”. Además de personalidades locales como el entonces Primer Ministro de Québec, Louis-Alexandre Taschereau, entre sus habitués VIP figuraban Bing Crosby, Bette Davis y Joan Crawford. Muy pronto, el lugar se hizo conocido entre el jet-set hollywoodense por sus facilidades para la pesca de trucha, su ambiente calmo en medio de la naturaleza y, sobre todo, la posibilidad de beber sin restricciones (la Ley Seca se abolió en 1933). 

Foto: cortesía Fairmont Le Château Montebello.

En la década de los 70, Fairmont Le Château Montebello pasó a ser propiedad de Canadian Pacific Railways, pero los ricos y famosos como Grace Kelly y su esposo Rainiero no dejaron de hospedarse allí. Hoy, el lugar pertenece a la cadena francesa Accor, que ha sabido explotar esa veta de “lujo sin pretensiones” que tiene la gigantesca cabaña. Al final, un resort a todo lujo no tendría sentido en medio de la campiña quebequense, donde las actividades al aire libre son parte del atractivo. 

Foto: cortesía Fairmont Le Château Montebello.

Todos los fuegos el fuego

A muchos huéspedes los enamora la gran chimenea circular del hotel, ubicada en el corazón del lobby, que oficia también de sala de estar. Encendido casi todo el año, su crepitar recibe a los viajeros que, ateridos por el frío en el largo invierno canadiense, llegan después de un día en la nieve. El verano también congrega a muchos turistas, aunque los latinoamericanos que suelen visitar el Norte lo hacen en la estación fría para aprovechar los deportes de invierno el centro de esquí Mont Tremblant es el mejor de la zona.

Foto: cortesía Fairmont Le Château Montebello.

Bienestar en todas sus formas

El fogón también sirve como antesala de su spa, que a su vez también tiene su propia chimenea, frente a camastros en los que uno puede recostarse en bata antes o después de un tratamiento (entre ellos una exfoliación con azúcar de maple o un facial con oxígeno). En Fairmont Le Château Montebello hay, además, un magnífico campo de golf, dos pistas de curling deporte típico que se asemeja a una “petanca” sobre hielo, una alberca techada, una sala fitness y un club de yates, ubicado a pocos metros, sobre el río.

Foto: Myriam Baril-Tessier.

Un plan familiar alterno

A tan sólo cinco minutos del hotel está el Parque Omega, que propone un circuito safari de 12 kilómetros en el que se pueden ver todo tipo de animales autóctonos, como ciervos, coyotes, visones, zorros, castores y lobos, entre otros. Todos ellos viven en una reserva protegida de 900 hectáreas que solo se puede visitar en auto, el cual debe permanecer con las ventanas cerradas durante el trayecto.Sin duda una buena opción para los que viajan en familia y buscan un plan distinto sin alejarse mucho del hotel. 

Foto: Myriam Baril-Tessier.

Foto de portada: cortesía Fairmont Le Château Montebello. 

¿Te gustó esta nota? Suscríbete a nuestro newsletter aquí para tener acceso a todo el contenido de Travesías.

***

También te recomendamos:
Quebec: la vida bajo cero
Mont Tremblant en Canadá, el mejor destino de esquí en Norteamérica
10 cosas que debes saber antes de visitar Montreal

Más Leídas

Ver Más