Royal Oak Offshore de Audemars Piguet: una nueva generación
noviembre 9, 2021
Royal Oak Offshore: una nueva generación
Luz Arredondo

Platicamos con Michael Friedman, director de Complicaciones de Audemars Piguet, sobre los retos al renovar un reloj tan icónico.

Para esos viajeros deportistas que planean sus escapadas para coincidir con un maratón o el inicio de la temporada de esquí hay ciertas piezas emblemáticas de alta relojería que, sí o sí, forman parte de la lista de equipaje. Una de ellas es el Royal Oak Offshore de Audemars Piguet, que este año se renueva con el lanzamiento de cinco modelos de 43 mm, incluido el calibre 4401, el último cronógrafo integrado de la manufactura.

Hace poco platicamos con Michael Friedman, director de Complicaciones de Audemars Piguet, sobre los retos al renovar un reloj tan clásico, la importancia del Royal Oak en la historia de la industria y las cualidades que lo hacen una creación tan especial.

 ¿Qué hace al Royal Oak Offshore un ícono?

Para hablar de su naturaleza icónica primero hay que viajar en el tiempo, hasta 1972, cuando el primer Royal Oak introdujo una nueva categoría de reloj deportivo de lujo a la industria. Posteriormente, a finales de 1980 y principios de 1990, nos enfrentamos a un periodo que pedía a gritos otro cambio. El mundo de los deportes y las artes estaba rompiendo fronteras, así que fue natural que quisiéramos hacer lo mismo. En la búsqueda de dimensiones más atrevidas y fuertes, el lanzamiento del Royal Oak Offshore incrementó el tamaño original del reloj de 39 mm a 42 mm. Una respuesta al diálogo cultural de esa época que, una vez más, creó una nueva categoría.

 ¿Cuál es la relación entre el Royal Oak Offshore y los deportes?

La relación entre ellos es absoluta. Están intrínsecamente conectados, ya que este reloj nació con la idea de poderse utilizar en cualquier contexto: en la cancha de básquetbol, esquiando en la montaña o nadando. Por ende, no fue sorpresa que tanto los entusiastas de los deportes (en el nivel amateur) como los deportistas profesionales gravitaran hacia el Royal Oak Offshore. Creo que nunca antes habían tenido la opción de acompañar actividades tan complejas y diversas del día a día con una pieza de relojería tan exquisita.

¿Qué elementos destacaría de la nueva línea Royal Oak Offshore?

De entrada, queríamos mostrar una mayor cantidad de detalles a mano en la caja rediseñada, así como elongar la pieza y mostrar su versatilidad en todo tipo de muñecas. También vale la pena resaltar el sistema de pulseras intercambiables —sencillo y eficaz, pero que respeta los códigos de la manufactura—, el cual refleja la diversidad del Royal Oak Offshore y prueba que los clientes pueden jugar con la estética del reloj con el simple hecho de pasar de una pulsera negra a una de color. En Audemars Piguet sabemos que nuestras piezas se utilizan en muchos contextos, pero ésta lleva el “dónde” y el “cómo” a un nuevo nivel.

Si el Royal Oak Offshore fuera una persona, ¿quién sería?

Debido a su naturaleza fuerte y poderosa, suelo asociar otras versiones del Royal Oak Offshore con boxeadores, sobre todo pesos pesados. Sin embargo, esta nueva línea brinda un elemento más refinado que me recuerda a alguien que practica artes marciales. Una persona que, si bien es muy atlética y puede moverse rápido, tiene mayor elegancia y fluidez en sus movimientos. Creo que esas cualidades reflejan elementos nunca antes vistos en la colección Royal Oak Offshore.

Fotos: cortesía Audemars Piguet.

Más Leídas

Ver Más