mayo 7, 2019
Zacatecas, la ciudad barroca que lo tiene todo
Redacción Travesías

Una guía de la ciudad de cantera rosa para turistas y locales.

En el norte de México los paisajes son infinitos, el clima es fresco y las ciudades son vastas. Sólo hay que caminar por las urbes  de esta región para encontrarse  calles adoquinada llenas de fachadas de las casas de otros tiempos con  ventanas alineadas y en cada esquina encontrarse piedras de cantera rosa. Un ejemplo sorprendente de lo anterior es Zacatecas, una de las ciudades más antiguas de México, cuya arquitectura todavía conserva su esencia virreinal.

Existen muchas maneras de vivir esta ciudad barroca. Un sitio lleno de peculiares historias sobre la Revolución, platillos gastronómicos de tradición centenaria y vestigios arqueológicos inesperados. Un sitio retocado de pueblos mágicos y comunidades huicholas (que en esta región se denominan wirrarikas).

Dicho lo anterior, es correcto afirmar que si lo que están buscando es un plan perfecto para un fin de semana, Zacatecas es una de las mejores opciones para una escapada mágica. 

nochistlan-de-mejia

Nochistlán de Mejía, Zacatecas

 

Catedral y Centro Histórico 

La catedral fue construida como la parroquia de la ciudad entre 1731 y 1752, y aunque su interior es relativamente sobrio, en fechas recientes se agregó una especie de retablo moderno en el altar mayor con 11 grandes esculturas del artista Javier Marín. Por fuera, la fachada conserva toda la belleza original de sus portadas exquisitamente labradas, sobre todo la principal, que además de una lección de teología, es uno de los ejemplos más acabados del arte barroco americano.
Dónde: Módulo de Turismo en Palacio de Gobierno. Av. Hidalgo s/n, Centro

catedral-en-zacatecas

La Quemada

Durante siglos, los historiadores pensaron que fue de Chicomostoc, el “lugar de las siete cuevas”, de donde salieron los pueblos nahuas en su peregrinación hacia el sur de México. Y los letreros en la carretera todavía así lo indican. Pero, en realidad, no se sabe bien quién erigió esta ciudad que trepa los cerros del valle semiárido de Malpaso, muy al norte del ámbito civilizado de la antigua Mesoamérica. Sin embargo, en el 1% que se ha explorado, tiene estructuras semejantes a las ciudades del sur como una pirámide (aunque con pendientes muy empinadas) y un gran juego de pelota (de 70 por 15 metros).

Arriba, sobre el cerro, hay medio centenar de terrazas que fueron de uso habitacional, conjuntos ceremoniales y una larga muralla. Abajo está el majestuoso Salón de las Columnas, el recinto más voluminoso que se conozca del México antiguo. Se estima que la urbe estuvo ocupada entre los años 500 y 900 d.C. Para rematar el misterio, se encontraron señales de incendios que hablan de un posible fin violento y eventual abandono del lugar.

zona-arqueologica-la-quemada

Observación sideral

Una experiencia única es la observación sideral, en donde se pueden descubrir las pirámides iluminadas por la luna y las estrellas. Se trata de un recorrido guiado e interactivo con diferentes personajes clave en la historia de La Quemada (como un explorador, una mujer indígena y dioses) que inicia al atardecer  y termina en la noche estrellada.

La segunda parte consiste en acostarse sobre el pasto del Salón de las Columnas a mirar los astros. Para acceder a este sitio sagrado es necesario pasar primero por una limpia que involucra incienso y ramos de hierbas aromáticas. Una vez dentro, astrónomos profesionales guían un recorrido celeste por las estrellas y constelaciones visibles. En esta experiencia incluso es posible ver la textura tímida de la Vía Láctea que resalta en el negro absoluto.
Dónde: Carretera Federal 54 Zacatecas-Guadalajara km 34, Villanueva

Zacatecas La Quemada

Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez

Para hacer una revisión del arte abstracto en México, de mediados del siglo pasado a la fecha, hay que visitar el Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez, único en su tipo en todo el continente. El recinto se inauguró en 1998, por iniciativa del Instituto Zacatecano de Cultura, para montar una retrospectiva de Manuel Felguérez, miembro de la Generación de la Ruptura, quien además donó su colección de arte y varios objetos personales.

El patio interior está dedicado a piezas itinerantes, pero las distintas alas del recinto contienen obras en diferentes temáticas, como un pequeño patio interior donde el tema son los animales, un cuarto enfocado en el arte digital (de la cual Felguérez fue pionero) e incluso una sala de obras de gran formato provenientes del pabellón mexicano de la Exposición de Osaka de 1970, en donde no solo destaca Felguérez, sino también Vlady, Arnaldo Coen, Fernando Guardia Ponce y Roger von Gunten.
Dónde: Colón s/n, Centro
Sitio web

Museo Manuel Felguérez

Mina el Edén

Ubicada bajo el cerro del Grillo, al poniente del centro histórico de Zacatecas, esta mina de plata fundada en 1586 estuvo activa hasta 1960. Ahora funciona como museo bajo tierra al cual se accede a bordo de un pequeño tren minero. Una vez dentro se puede visitar el Museo de Rocas y Minerales, una colección de 600 tesoros subterráneos de cristales y piedras y 100 fósiles de formas y colores alucinantes provenientes de diferentes locaciones del mundo.

La mina se recorre a pie siguiendo los viejos y frescos túneles que recrean escenas de la vida minera en la era colonial. En el camino se puede asomar a un depósito subterráneo de agua. Caminar entre las rocas, iluminadas parcialmente por luz tenue, a 380 metros debajo de la capital zacatecana, genera una atmósfera atemporal, silenciosa y tranquila: una antítesis a la gran actividad que vivió la mina durante los 380 años que estuvo activa. Por la noche, una de las cavernas de la mina se transforma en una alucinante discoteca donde luces de colores iluminan las rocas alrededor de la pista.
Dónde: Antonio Dovali Jaime s/n

mina-el-eden-zacatecas

Zacatecas

Teleférico y Cerro de la Bufa

Jnto a la salida norte de la mina se encuentra la estación inferior del teleférico, por eso ambas experiencias pueden gozarse una tras otra. El teleférico –el primero que se construyó en México– recorre 650 metros en un lapso de seis minutos y ofrece vistas panorámicas espectaculares de la ciudad desde 85 metros de altura (para ver más detalles, vale la pena esperar a la góndola con piso transparente).

El paseo finaliza en la cumbre del cerro de la Bufa, donde el visitante puede ver los crestones del cerro, el Museo Toma de Zacatecas y el santuario de la Virgen del Patrocinio, entre otros recintos monumentales. Una parada imperdible es la Cámara Oscura. Con la luz prendida luce extraña, pues consiste de un cuarto pequeño de paredes negras y un enorme plato cóncavo en el centro. Pero al apagar la luz, una proyección en tiempo real que proviene de una cámara móvil que abarca los 360º del panorama zacatecano. Otra actividad que ofrece el Cerro de la Bufa es lanzarse por los 840 metros de la tercer tirolesa más grande de Latinoamérica.
Dónde: Del Grillo s/n
Sitio web

Zacatecas

panoramica-cerro-de-la-bufa

Cerro de la Bufa

Museo Rafael Coronel

En la parte norte del centro histórico de Zacatecas se localiza el bello edificio que, del siglo XVI al XIX, fuera el convento de San Francisco. Su templo de estilo barroco estuvo abierto al culto hasta 1928, cuando su techo se vino abajo. En 1990, y luego de una cuidadosa restauración a cargo de Federico Sescosse, reabrió como museo. Desde luego exhibe obra del pintor zacatecano Rafael Coronel, quien nació en 1931 pero también tiene otras colecciones muy llamativas: cerámica prehispánica, figurillas de terracota de tiempos virreinales, dibujos de Diego Rivera (quien fue suegro de Rafael Coronel), marionetas de la compañía de Rosete Aranda, exvotos, instrumentos musicales, artesanías y otras piezas, que rebasan las 16,000 en total.

Sin embargo, la colección más célebre de este museo son sus máscaras. Consta de miles de ejemplares que reunió Coronel y probablemente sea la mayor colección del mundo en su tipo: diablos, ángeles, viejitos, chinelos, negros, pascolas, parachicos y un largo etcétera.
Dónde: Callejón de San Francisco s/n, Centro

museo-rafael-coronel-

¿Dónde comer?

Acrópolis

De hecho, es más café que restaurante. Pero se come a gusto y no le faltan sabrosos platillos tradicionales zacatecanos como las enchiladas o el asado de boda. Además, tiene especialidades propias como las quesadillas en pan árabe y las nieves, que fueron su giro original en las primeras décadas del siglo XX. Por lo demás, este lugar es parte de la historia de la hermosa ciudad minera.

Su fecha oficial de nacimiento es 1943, cuando lo adquirió don Said Samán Farah, el inmigrante sirio que lo convirtió en un clásico del centro. Estuvo en varios locales hasta que en 1983 se mudó al actual, en la esquina norte del Mercado Jesús González Ortega, justo a un lado de la catedral. Este elegante edificio porfiriano, convertido ahora en un centro comercial, es de los que el viajero no debe perderse al visitar Zacatecas.
Dónde: Av. Hidalgo esq. Candelario Huizar, Centro
Sitio web

donde-comer-en-zacatecas

El Paraíso

Entre callejoneadas nocturnas, la catedral iluminada y faroles prendidos, este restaurante hace un guiño a la cocina contemporánea. Aquí, el chef Alfonso López crea platillos de personalidad única e inspirados en la cocina internacional, pero nunca deja de lado los sabores tradicionales zacatecanos, como el delicioso adobo. En el menú figuran platos que varían desde un poke de atún con soya hasta tuétano con camote crujiente o enchiladas de camarón con salsa de jitomate casera. El pan, horneado cada día en las cocinas del restaurante, se sirve caliente a la mesa y cada día es diferente.

Así como El Paraíso es una opción para comer o cenar, también es un sitio recomendable para disfrutar del bar. Disfrutar ya sea de un trago clásicos o uno de los numerosos cócteles de autor con vista a la concurrida Avenida Hidalgo es una forma especial y relajada de terminar un día en Zacatecas.
Dónde: Av. Hidalgo 505, Centro
Sitio web

El Paraíso Zacatecas

¿Dónde dormir?

Mesón de Jobito

Este particular hotel (que obtiene su nombre a partir de un personaje de leyenda) se encuentra dentro de una antigua construcción de 1700. Después de ser una casona, un centro de comercio y una vecindad, ahora sus pasillos largos, paredes amarillas y barandales llenos de flores son una opción ideal para hospedarse en el centro de la ciudad y vivir una experiencia colonial. Cuenta con un restaurante y un bar.

La habitación estándar es una opción apropiada para quienes pasan todo el día fuera explorando Zacatecas. Estos cuartos de techos altos y vigas de madera visibles tienen una cama king o dos matrimoniales, baño completo y vista al pario central del hotel.
Dónde: Jardin de la Madre 108, Centro
Sitio web

Hotel Mesón de Jobito Zacatecas

Quinta Real

Quinta Real llama la atención de los viajeros por su peculiar ubicación en el ruedo más antiguo del continente americano: la antigua plaza de toros de San Pedro. Situado en la ciudad de Zacatecas, uno de los destinos más románticos del país, este hotel es una buena opción para escaparse un fin de semana.

La master suite es espaciosa, cómoda, con una gran vista y está decorada con un exquisito arte mexicano. Es un verdadero templo para el descanso.
Dónde: Segunda de Palomares, Centro
Sitio web

donde-dormir-en-zacatecas

Conoce más de Zacatecas en Facebook, Twitter, Instagram y su sitio web.

Sigue a Travesías en Facebook y Twitter.

***
También te recomendamos
40 formas de vivir Zacatecas

Curio Collection by Hilton llega a Zacatecas
Un paseo necesario (y cultural) por San Miguel de Allende

Más Leídas

Ver Más