febrero 7, 2020
Bienvenidos a la Peña de Bernal, el tercer monolito más grande del mundo
Paola Gerez Levy

Esta enorme roca de 288 metros de alto es un sitio sagrado para la comunidad otomí-chichimeca.

Pintoresco, de calles adoquinadas y de trazos irregulares, fachadas de colores vivos y lleno de panaderías caseras, San Sebastián Bernal es un pueblo perfecto para viajar en un fin de semana. Sin embargo, lo anterior juega un papel secundario en su atractivo debido a un gran y único factor: que se encuentra a los pies de la Peña de Bernal, una de las rocas masivas más enormes del planeta.

Solo los monolitos del Peñón de Gibraltar y el Pan de Azúcar rebasan en tamaño a la Peña de Bernal; que se formó hace más de 10 millones de años cuando una chimenea volcánica disminuyó su energía a tal grado que el magma de su interior se enfrió hasta solidificarse y crear una protuberancia de 288 metros cuya cima alcanza los 2 mil 515 metros sobre el nivel del mar.

peña de bernal

Foto: Caleb Castillo

Esta piedra ha llamado la atención de los más aventureros, quienes se dedican a escalar sus inclinadas paredes a como dé lugar, para luego bajarlas en tramos de rappel de hasta 60 metros. Existen unas cuatro rutas principales para escalar la Peña, siendo La Bernardina la más común. Por fortuna, incluso los escaladores no experimentados pueden subir y gozar de las vistas panorámicas que desde ahí se tienen de la Sierra Gorda.

Hay un camino para ir a pie pero llega hasta la mitad; después de ese punto es necesario contar con equipo y conocimiento especial, pues la orografía se vuelve más y más vertical. Para esto existen compañías que ofrecen servicios de guía para ascender y descender con ayuda.

peña de bernal queretaro

Foto: Caleb Castillo.

Qué hacer abajo de la Peña de Bernal

Además de la imponente Peña, sobran numerosas opciones de esparcimiento. Para los amantes de la cultura está el Museo del Cine Nacional Rosalío Solano, o el Museo de la Máscara, donde se exhiben una treintena de obras de artesanos locales y otras tantas provenientes de todos los rincones el mundo.

Los amantes del vino no pueden pasar por alto la Finca Sala Vivé, un viñedo de Freixenet México. Este lugar, lleno de líneas de vid y donde se hacen recorridos enológicos, se encuentra a 20 minutos del centro en coche. Para quienes prefieran algo más deleitoso, la recomendación es hacer una parada en Casa Museo del Dulce, donde se pueden ver y probar un sinnúmero de postres de la tradicional marca Dulces Bernal. Llegar a San Sebastián Bernal no es nada complicado, basta manejar poco menos de tres horas desde la Ciudad de México y tan solo 50 minutos desde Querétaro.

san sebastian bernal

Casa Museo del Dulce.

Bernal, un sitio sagrado

Antes de que se fundara el pueblo en 1642 y se explotaran las regiones mineras de los alrededores y se convirtiera en una de las capitales de escalada del país, este sitio era un centro sagrado para las culturas chichimeca y otomí. De ahí que cada 4 de mayo se realice una procesión indígena hasta la cima de la gran roca.

Desde tiempos ancestrales se venera una cruz prehispánica de piedra con un círculo en el centro. Aunque originalmente la caminata se realizaba para pedir lluvia (no olvidemos que esta es la zona semidesértica de Querétaro), hoy la intención es conservar las tradiciones. La dedicación de los peregrinos ha hecho que este evento anual se inscribiera en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO.

Foto de portada: Visit México

***
También te recomendamos:
Cómo surfear en las impresionantes dunas de Veracruz
Sobre el día en que el desierto de Atacama se cubrió de flores
El sorprendente hallazgo de una ciudad maya de 60 mil edificios debajo de la selva

Más Leídas

Ver Más