marzo 6, 2019
¿Ya conoces el asombroso Jardín Etnobotánico de Oaxaca?
Frida Méndez

Un espacio entre naturaleza, arte, historia y sustentabilidad.

A Oaxaca no le faltan atractivos. Basta darse una vuelta por Monte Albán,  comprender la tradición del mezcal y el mole o atestiguar la belleza de playas como Puerto Escondido y Huatulco son suficientes para querer tomar las maletas y adentrarse en la cultura de este estado.

Entre todas las razones para conocer esta región, hay un sitio en la capital oaxaqueña que tiene un encanto especial. Hablamos del Jardín Etnobotánico de Oaxaca; un espacio lleno historia, arte y naturaleza que además de tener vegetación endémica, muestra de una forma especial la esencia de México.

Jardín Etnobotánico de Oaxaca

De convento a oasis

El jardín forma parte del Centro Cultural de Santo Domingo. Está ubicado en un antiguo convento de frailes dominicos que fue construido entre los siglos XVI y XVII. Más tarde este sitio pasó a ser un cuartel militar y no fue hasta 1993 que, tras una iniciativa del pintor Francisco Toledo en conjunto con la Asociación Civil Pro Oaxaca, nació el proyecto de rescatar el antiguo inmueble y crear en torno a él un jardín botánico que representara y preservará la diversidad vegetal de todo el estado.

Jardín Etnobotánico de Oaxaca

Hay que destacar que en este pulmón verde, la historia y la naturaleza tienen una estrecha relación ya que en el antiguo huerto del convento aún se conservan los canales de riego, el drenaje, los estanques, hornos de cal, lavaderos  y hornos de cerámica que se usaban en el pasado.

Naturaleza de todo el estado

En cuanto a la vegetación que alberga el jardín, las 100 especies que habitan en él son endémicas de 8 regiones del estado de Oaxaca. En el espacio se pueden encontrar especies provenientes de diferentes ecosistemas: de bosques húmedos, de zonas tropicales bajas y de áreas montañosas templadas y frías .

Jardín Etnobotánico de Oaxaca

Además, El Etnobotánico es considerado por el Consejo Canadiense de Jardines como uno de los 10 más importantes de Norte América. Este reconocimiento lo obtuvo no sólo por poseer 10% de la flora total de Oaxaca en sus  2.3 hectáreas de superficie, también por el buen diseño del lugar, el cual corrió a cargo de Francisco Toledo y Luis Zárate.

Un espacio para la sustentabilidad

La belleza del sitio es innegable y aunque cada rincón es único no hay que perderse ese estanque que refleja cactáceas o el Patio Huaje que tiene la función de generar conciencia sobre la importancia de preservar la naturaleza del estado, una premisa que queda en la memoria de cada visitante que va.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

🌵🌵

Una publicación compartida por Alejandro Robles Arias (@alexrobles_a) el

Para ayudar a la conservación de la vegetación endémica, el jardín tiene diversas iniciativas como un banco de semillas, un herbario, talleres y donaciones de plantas a instituciones educativas, parques urbanos y espacios públicos. Así como una biblioteca especializada en flora, vegetación, ecología, historia natural y etnobiología.

Sigue a Frida en Instagram: @fridamendezz

***

También te recomendamos

Los asombrosos jardines para colibríes en la Ciudad de México
Los jardines florales más grandes del mundo están en México
En Xilitla hay un jardín que parece parte de un sueño
El Jardín Botánico de Culiacán; un oasis de plantas y arte

Más Leídas

Ver Más