febrero 1, 2019
Petrificadas y sanadoras: estas son las cascadas de Hierve el Agua
Paola Gerez Levy

Estas formaciones minerales sólo se encuentran en México y en Turquía.

Las cascadas son  un tipo de curso fluvial en el que el agua cae verticalmente. Este viaje abrupto de líquido emite un sonido abrumador y despide una brisa húmeda . Pero además de su belleza, el fenómeno es importante para la geografía, ya que los saltos de agua incluso delimitan países. Algunos ejemplos de esto son las Cataratas del Niagara que divide Estados Unidos y Canadá, las Cataratas del Iguazú que se encuentran entre Argentina y Brasil, y las Cataratas Victoria compartidas por Zambia y Zimbabwe.

Y a pesar de la variedad de saltos de agua que hay en el mundo, en México hay una cascadas únicas, ya que entre otras cosas su caída está completamente paralizada. Hablamos por supuesto de Hierve el Agua, uno de esos sitios que son imperdibles cuando uno  va a Oaxaca.

Hierve el Agua, Oaxaca

Cascadas de roca

Este paisaje, único en América, se encuentra incrustado en una montaña ubicada entre la Sierra Mixe y la Sierra Norte de Oaxaca, a unos 70 kilómetros de la capital del estado. Se compone de dos cascadas de tonalidades beige y varios tipos de amarillo. Una mide 30 y la otra 12 metros de alto y ambas comparten una surrealista terraza de albercas naturales de baja profundidad que ofrecen una vista panorámica a la cadena montañosa que está enfrente.

Hierve el Agua, Oaxaca

Estas albercas se llenan con el agua que brota del borbollón que emerge de un manantial. El flujo continuo hace que se rebase el borde de las albercas y que el agua escurra hacia abajo, mientras se forma de gota en gota una cascada. La imagen que vemos hoy es el resultado de un ciclo que sucede desde hace miles de años.

Hierve el Agua, Oaxaca

¿Por qué se endurece el agua?

El agua del manantial que brota del corazón de la montaña es dura, ya que está altamente concentrada de azufre, potasio, y algunos derivados como carbonato de calcio  que es la base de la cáscara de huevo o del esqueleto de coral. Este último compuesto químico es el responsable de la la petrificación del agua, pues el líquido comienza a solidificarse al entrar en contacto con el aire.

Existe un solo lugar, además de Oaxaca, donde se puede admirar este fenómeno: en Pamukkale, al suroeste de Turquía. En este sitio las  aguas termales están dotadas de minerales que forman terrazas de espejos de agua.

Hierve el Agua, Oaxaca

Mitos y leyendas detrás de las cascadas

Tan sólo por el nombre, parecería que se trata de aguas termales. Pero no: la temperatura de las alberca es siempre fresca y nunca rebasa los 30 grados. La relación con la palabra hervir surgió por cómo brota el borbollón; por los gases que salen a la superficie en forma de burbujas, que engañan a los ojos y que hacen parecer que hay calor involucrado en el proceso.

Cuando el agua contiene azufre, se dice que obtiene cualidades sanadoras, sobre todo para heridas o padecimientos dermatológicos. Cuenta la leyenda del sitio que Condoy, el rey mixe, tomaba baños en las albercas del lugar para curar sus heridas de guerra después de las batallas  entre los mixtecas y los españoles.

***

También te recomendamos:
¿Ya conocen el inadvertido Bosque Otomí-Mexica?
Buenas noticias: la capital de Oaxaca prohibe el uso de unicel
Lugares históricos en México para conocer en este puente
Ojos de agua: un recorrido por los paraísos líquidos que hay en México

Más Leídas

Ver Más