septiembre 21, 2018
Campos de girasoles en México y dónde encontrarlos
Frida Méndez

Si hay algo seguro en la vida es que nada es estático. Lo que hoy es, no podrá ser mañana, y nada representa esto mejor que un girasol.

Grandes pétalos brillantes que siguen la luz solar. Los girasoles son flores que llegan a alcanzar más de dos metros de altura y representan simbólicamente, una poesía sobre la fugacidad de la vida: diariamente siguen el camino del sol, desde que amanece hasta que anochece. Así se comportan hasta que, después de un año, alcanzan su tamaño final y florecen sólo unos cuantos días durante el verano.

Esta vida tan corta, junto con su amarillo profundo, ha atrapado a más de un artista. Entre ellos destaca Vincent Van Gogh, quien encontró en esta peculiar flor un escape a su enfermedad mental. A la hora de pintarlos dejaba salir la percepción única que tenía de los colores como el amarillo, consecuencia de su medicación.

Haciendo referencia a artistas inspirados por los girasoles, otro nombre que se asocia con la planta es Diego Rivera, quien las plasmó en distintas ocasiones en sus lienzos que enaltecían la mexicanidad mediante la relación que el país latinoamericano tiene con la flor.

Además del arte, los girasoles son famosos por los campos donde son cosechados. Los estados que más se dedican a su plantación son: Morelos, Nayarit, Campeche, Coahuila, Baja California y Baja California Sur. Gracias al cultivo de estas flores se obtienen diversos productos alimenticios entre ellos la semilla, que contiene altas propiedades nutritivas, y de la que se pueden sacar productos como aceite y harina.

Es estado de Tabasco, aunque no está entre los lugares productores, es relevante dado que en el municipio de Balancán se encuentra un sembradío abierto al público. En él se da oportunidad a los turistas de recorrerlo y disfrutar su aroma en un ambiente amarillo envolvente que lo hace digno para una foto en Instagram.

Este santuario de entrada gratuita ofrece servicios de fotografía profesional con costo, y un corredor cultural y gastronómico; sin embargo, sólo está abierto durante unos días al año que es cuando los campos florecen.

 

 

 

***

También te recomendamos
Burt’s Bees, al rescate de las abejas
Los poéticos campos de lavanda en México
El desierto más grande de Norteamérica, está en México

Más Leídas

Ver Más