Cambio de ruta: viajar con amigos en tiempos de pandemia
diciembre 16, 2020
Cambio de ruta: viajar con amigos en tiempos de pandemia
Diego Parás

Si viajar con amigos puede llegar a ser un poco complicado, todo parecería indicar que hacerlo en tiempos de COVID-19 sería imposible. No tiene que serlo.

Si viajar con amigos puede llegar a ser un poco complicado, todo parecería indicar que hacerlo en tiempos de COVID-19 sería imposible. Además de tener que hablar sobre temas delicados como el presupuesto que se va a destinar al viaje, ahora hay que añadir las medidas de seguridad que han tomado todos los integrantes las últimas semanas, las que se van a tomar como grupo durante el viaje y lo que va a pasar al regreso.

Viajar en grupo no es una nueva tendencia. Intrepid Travel —considerada por muchos como la empresa de viajes de aventura para grupos pequeños más grande del mundo— vio un incremento en sus reservaciones del 19% en los últimos dos años, según reporta Traveller. ¿Cuál es la diferencia, entonces, de viajar en grupo ahora a como era antes? 

¿Cómo elegir a mi grupo?

Dicen que uno no conoce realmente a alguien sino hasta que viaja con esa persona. Para viajar con amigos en tiempos de COVID-19, al menos hay que conocer las medidas que los candidatos a ser integrantes del grupo han tomado para protegerse de la pandemia. Hay que tener en cuenta que se está formando una especie de burbuja de viaje, como las que hay entre países pero entre familias. Una buena manera para saber quiénes son candidatos a fines a las necesidades del grupo, podría ser contestar juntos las preguntas que recomienda el  Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés) antes de emprender un viaje.

¿Cómo elegir el destino?

A diferencia de otras tendencias que involucran nuevos protocolos o que han surgido a partir de la pandemia, los viajes con enfoque en la naturaleza siempre han estado ahí, sólo que ahora se han hecho aún más claros sus atractivos y ventajas, posicionándose en el radar de un mayor número de personas. En gran medida porque ayudan a cumplir muchas de las medidas sugeridas por la Organización Mundial de la Salud para cuidarnos y ser parte de una reactivación responsable del sector turístico, como optar por los espacios abiertos, mantener la sana distancia y elegir lugares poco aglomerados.

“Cuando empezó la pandemia pensé junto con un grupo de amigos si era buena idea o no viajar y llegamos a la conclusión que la mejor opción era buscar un destino con actividades al aire libre, donde de alguna forma estemos menos expuestos al contacto con otras personas”, asegura Constanza, quien recientemente hizo un viaje al extranjero con 8 de sus mejores amigos. Al no poder viajar con amigos a Europa o Asia por el COVID-19, el grupo de amigos volteó a ver a Estados Unidos como una opción de ecoturismo —a diferencia de haberlo visto como un lugar de grandes ciudades, como siempre—. La respuesta, entonces, fue hacer un viaje por Arizona, Utah y Las Vegas recientemente. Dos semanas de actividades al aire libre en lugares como Sedona, Horseshoe Bend, Lake Powell, Bryce Canyon National Park y Zion National Park.

Antes de iniciar el viaje

Una vez que se elige al grupo, se necesita cierta certeza de que los integrantes no estén enfermos antes de despegar. Una recomendación podría ser llevar a cabo una cuarentena antes de salir o, como lo hizo el grupo de Constanza, los integrantes pueden hacerse una prueba PCR antes de salir.

Para Constanza, una de las claves para que un viaje en grupo salga bien es “que todos tengan los mismos objetivos y que sepan muy bien cuáles van a ser las actividades, incluso antes de despegar”. Para evitar tomas de decisión importantes a medio viaje (una situación que estreza a cualquiera), el grupo de amigos contrató a un agente de viajes para que les diseñara un itinerario a seguir acorde a los gustos en conjunto del grupo.

Durante el viaje

Varios estudios han demostrado que el avión es uno de los lugares donde es más complicado contagiarse de COVID-19, más si es un vuelo corto como el caso de México a Phoenix. Una vez en Estados Unidos, el grupo rentó una camioneta que se convertiría en su principal medio de transporte y burbuja a salvo de COVID-19. “El riesgo nunca va a ser cero, pero hicimos todo para disminuirlo”, asegura Constanza. Entre las actividades que llevaron a cabo están la bicicleta de montaña, rapel, kayak y senderismo en medio del desierto, alejados de las multitudes.

“Ahora en tiempos de pandemia no esperé hacer muchos viajes y éste resultó ser uno de mis favoritos”.

Para reducir aún más el riesgo, se puede hacer el mismo itinerario en una casa rodante, asegura Constanza, “y así evitar contagiarse en los hoteles pero la verdad te sientes muy segura con los protocolos de seguridad”.

Después del viaje

Antes de la pandemia, un viaje se acababa en el momento en que uno aterrizaba en su hogar y podía volver a retomar sus actividades sin mayor inconvenencia, más que el jet lag. Es importante recordar que una de las responsabilidades más grandes que tenemos como viajeros hoy en día es tomar las medidas necesarias para no contagiar a la gente no sólo antes, durante sino también después de un viaje. Esto puede ser en forma de una cuarentena al regresar o hacerse una prueba para asegurarse que no trajimos el virus a casa.

Más Leídas

Ver Más