abril 8, 2019
Debajo de Guanajuato hay túneles, calles subterráneas y pasadizos secretos
Frida Méndez

Calles empedradas, túneles y leyendas. Eso es Guanajuato.

Aunque pocos lo saben, Guanajuato está lleno de caminos, túneles, callejones y pasadizos secretos. Y es que en esta urbe cada esquina tiene una leyenda y una multitud de arterias empedradas plagadas de bifurcaciones y misteriosos recovecos que se hicieron en otro momento de la historia. Estos caminos inadvertidos (que casi siempre están debajo de nuestros pies)  hacen que la ciudad sea perfecta para perderse y entender una parte esencial de lo que es México.

No cabe duda que Guanajuato  se hizo para caminar; para recorrer sus estrechas calles, para entrar a sus callejones y conocer sus monumentos y edificios emblemáticos. También se hizo para que las personas puedan perderse en su enorme laberinto colonial. Un conjunto de caminos sinuosos que existen gracias a la red de túneles que yacen en su interior.

calles subterráneas de Guanajuato

Una ciudad de túneles

Hace algunos siglos el cauce del Río Guanajuato pasaba por debajo de la ciudad, lo que propiciaba que durante épocas de lluvias las vías sufrieran constantes inundaciones. Para evitar esto surgieron los primeros canales de agua; un conjunto de adecuaciones arquitectónicas que con el paso del tiempo se transformarían en ocho kilómetros de  túneles y calles profundas, una red subterránea que actualmente es la más grande del mundo.

Cada pasadizo tiene su propia historia e incluso un nombre propio. Entre los más conocidos están los túneles El Pípila, El Minero, La Galereña, así como la calle El Padre Belauzaran. Sin embargo todo empezó en 1823 con El Cuajín, que fue el primer canal de desagüe de la ciudad, ya que iba de la Hacienda San Agustín (ahora el Mercado Embajadoras) hasta la Presa de los Pozuelos.

calles subterráneas de Guanajuato

Por otro lado, a pesar de que no fue la primera, la calle subterránea emblemática en Guanajuato es la Miguel Hidalgo. La avenida, que en un inicio estaba destinada a ser un desagüe, fue uno de los proyectos más ambiciosos de 1883. Fue construida sobre el Río Guanajuato y ahora es uno de los laberintos más transitados.

Los misterios y leyendas de la ciudad

Sin duda todo ha cambiado y en el presente estos sorprendentes túneles de cantera y piedra de estilo colonial ya no contienen agua, sólo automóviles y una gran cantidad de caminantes que circulan de aquí para allá. No obstante, las leyendas que se crearon a partir de estos espacios siguen vivas y explican de una manera espectacular la importancia del subsuelo en Guanajuato y por qué son uno de los sitios más visitados del país.  Una de las historias más populares es que en estas calle subterráneas se escuchan los lamentos de la Llorona. Asimismo, otros locales aseguran que tras las campanadas de las dos de la mañana aparecen dos monjes franciscanos en busca de las ruinas de su monasterio.

calles subterráneas de Guanajuato

calles subterráneas de Guanajuato

***

También te recomendamos

Los mejores espacios gastronómicos de Guanajuato
La carta de amor que Bruselas le hizo a Guanajuato
48 horas en Guanajuato

Más Leídas

Ver Más