febrero 15, 2019
El café está en peligro de extinción y viajar podría salvarlo
Paola Gerez Levy

Una forma de salvar al café de la extinción es visitando su origen.

Para muchos la descripción de una mañana perfecta involucra una taza de café recién hecho que deja en la atmósfera un olor entre dulce, amargo y salado.  Desafortunadamente, este pequeño ritual matutino podría desaparecer, pues este mes se divulgó la noticia de que la planta del café está en peligro de extinción debido al calentamiento global y a la propagación de plagas fúngicas (roya) en América Central y del Sur.

Un estudio publicado en la revista Science Advances anunció que el 60% de las especies de café están en peligro, y el 10% se encuentra en un estado crítico. Esto coincide con otro pronóstico del Real Jardín Botánico de Kew que alertó sobre la posible desaparición del café arábico que representa el 70% del consumo mundial, hacia el año 2080.

Cafetales en México

¿Por qué sólo la planta de café?

El café tiene actualmente la tasa de especies amenazadas más alta en organismos vegetales. Estas plantas crecen en un rango de temperatura muy estricto que se halla en las zonas altas de las montañas tropicales. Ante el inminente calentamiento global, estos pequeños árboles no encuentran temperaturas más frescas porque ya están en lo más alto. Hay que destacar que la amenaza para el café es peor en América Central y del Sur, ya que en esta región existe la roya, un patógeno fúngico que está acabando con los plantíos.

El café en México

Nuestro país figura dentro de los primeros 10 productores y exportadores de café en el mundo. junto con Colombia, Indonesia, Brasil, Honduras, Etiopía y Vietnam. En México, las regiones donde más se cultiva este organismo es en Chiapas, Oaxaca, Veracruz y Puebla y en menor medida en Guerrero.

Cafetales en México

Siempre hay algo que podemos hacer nosotros como sociedad. Una acción básica es tener conciencia ecológica para aportar lo mínimo posible al efecto invernadero. También podemos consumir café nacional y de comercio justo, sin embargo, lo que genera un mayor impacto es hacer viajes de conciencia a los campos de cultivo de México.

Algunas de las mejores opciones se enlistan a continuación:

OAXACA

En este estado el café se cultiva en las montañas de la Sierra Madre del Sur. Hay que destacar que la variedad pluma Hidalgo es originaria de Oaxaca, por lo que en el estado existen varios cafetales especializados. Algunas de las fincas de la región se ubican cerca de las localidades de Huatulco, Copalitilla y Pluma Hidalgo.

Cafetales en México

PUEBLA

El norte de este estado es tocado por la Sierra Madre Oriental; una región con clima húmedo en la que crecen árboles de café criollo. Algunos lugares ideales para conocer cafetales son Xicotepec y Cuetzalan; dos pueblos mágicos en los que además de disfrutar estos espacios naturales, se pueden conocer algunas atracciones culturales y arquitectónicas.

Cafetales en México

CHIAPAS

Este estado es el que más café produce en todo México. Aquí, la zona cafetalera por excelencia se extiende en la cercanía de la ciudad fronteriza de Tapachula, en el corazón de la Sierra Madre de Chiapas. El café que más se produce  en la región es el bourbón, una variedad del arábica que se caracteriza por sus sabores dulces.

Cafetales en México

VERACRUZ

El café en Veracruz se puede encontrar en el centro del estado, donde hay dos pueblos mágicos cercanos a varias áreas cafetaleras veracruzanas son Xico y Coatepec, ambos en las inmediaciones de Jalapa. Además el estado es conocido por cultivar un café criollo de notas un poco ácidas.

Cafetales en México

Una breve guía sobre los componentes del sabor del café

Degustar el café es toda una experiencia para los sentidos, pues en él se involucran el gusto y el olfato. Su sabor se compone de cinco elementos, y se puede reconocer un buen café  partir de la combinación apropiada de estos. Aquí les dejamos una breve guía para que sepan cómo reconocer la calidad de la infusión.

CUERPO: ¿Cómo se siente el café en la boca? La bebida debe de tener un balance, y por lo tanto no debe de ser ni muy aguado, ni demasiado concentrado o pesado.

ACIDEZ: se trata de los tonos agudos de la bebida. Un buen café es agradable, los malos se acercan a lo picante o a lo agrio.

AROMA: es el aroma del café recién hecho. Si tiene tonos frutales, florales o herbales es bueno, sin embargo, no debe oler a madera o a tierra.

AMARGURA: tiene que sentirse, pero no debe opacar el resto de los sabores.

DULZURA: es el sabor que permanece después de tomar un sorbo, y puede denotar a flores, tostado, ahumado o chocolate.

***

También te recomendamos:
Campos de girasoles en México y dónde encontrarlos
Los poéticos campos de lavanda en México
El lobo gris mexicano (y otras razones para viajar al desierto)

Más Leídas

Ver Más